Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La hora del microcrédito

ROBERTO BERTOSSI Investigador CIJS / UNC

0
La hora del microcrédito

Mientras esperamos ir saliendo de índices de pobreza e indigencia humanamente inaceptables y mientras se aúnan esfuerzos para la generación de nuevos puestos de trabajo decente, porqué seguir desdeñando las bondades productivas del microcrédito a microempresas personales o famiempresas en todo el país. Precisamente los más empobrecidos (+/- 32%) y desocupados (9,2% tasa de desempleo), difícilmente reúnan el cúmulo de requisitos para acceder a un crédito formal de la banca oficial.

Entonces en ese mientras tanto, un instrumento financiero como el microcrédito genuino, resulta crucial e impostergable en pro de impulsar o reimpulsar micro emprendimientos urbanos y rurales. Desde promoción, fomento y organización de changarines, peores rurales, destrezas y tamberos desocupados; soluciones habitacionales, proyectos de elaboración de múltiples y diversas aplicaciones o software (educación, medicina, comunicaciones, negocios, industriales, investigación, etc.), cerrajeros, albañiles, pintores, electricistas, gasistas, plomeros, peluqueros, horticultores, fruticultores, floricultores, avicultores, apicultores, etc.; hasta viveros, lavanderías, taller de soldaduras, carpinteros, servicios de limpieza, apicultura, repostería y artesanías, hilados de lana, telares artesanales, orfebrería, confección de uniformes laborales y ropa blanca, huertas comunitarias, herrería de obras, cerámica, fábricas de ladrillos, guarderías; servicios de computación, servicios de fotografía, serigrafía y ploteados en chapa y cartelería, cultivos bajo cubierta y ranarios, tunares; caprinos - llamas, alpacas y tantos otras artes, oficios, destrezas o talentos dormidos u ociosos, etc.; para los marginados del sistema laboral/productivo con miras a ir recuperando la más digna autosatisfacción de sus necesidades físicas básicas más apremiantes.

Lejos del faro del Premio Nobel (de la paz) Muhammad Yunus o padre del microcrédito (para quién, el microcrédito es un derecho humano y la garantía, una esclavitud), los fondos públicos legalmente afectados en Argentina a estos programas, en su inmensa mayoría jamás fueron invertidos conforme su afectación ni recuperados conforme a derecho y justicia.

Cerquita de Yunus identificamos y destacamos entre otros a la Fundación Pro Vivienda Social (FPVS) que viene promoviendo la urbanización de barrios de bajos ingresos del nordeste del Gran Buenos Aires. Inicialmente, fue a través de microcréditos solidarios para el mejoramiento de viviendas, otorgados ya a 8700 familias a partir de 2002, con un programa de infraestructura de servicios básicos; lo cual ahora está replicando y expandiendo parcialmente el programa Mejor Hogar del Plan Procrear mediante microcréditos para distintas soluciones habitacionales; etc.

Capacitar, conectar, impulsar, innovar, simplificar y sembrar microcréditos responsablemente, son algunos de los verbos que mejor conjugan en un trabajo articulado para desarrollar creativos e invalorables micro emprendimientos productivos, como modelos de inclusión y participación económica duraderas.

Vistas las consideraciones precedentes podemos concluir que es hora del microcrédito urbano y rural en términos de política social mediante un programa-convenio operativo, federal e interministerial (Producción, Trabajo, y Desarrollo Social) con el Banco Nación, el cual debería incluir discriminaciones crediticias y tributarias positivas, simplificaciones administrativas, etc.; sin perjuicio de su complementaria reproducción convergente por todas las provincias, repotenciando el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

A propósito de desburocratizar, acaba de conformarse la primera sociedad por acciones simplificadas (productos para celiacos), la cual en 24 horas vía Internet se constituyó este 1´ de septiembre en el ámbito del Ministerio de Producción nacional.

Por último, impulsar este microcrédito no será más que cumplir con la manda constitucional en esto y aquellos de proveer lo conducente a la generación de nuevos puestos de trabajo, a la formación y reconversión profesional y tecnológica de los desocupados y más.

Finalmente, será una buena política diferenciada en términos financieros y productivos en pro de ir recomponiendo, equilibrando y compensando un crecimiento y desarrollo más armónico de la Nación.