Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Corte ratificó que buscadores de internet están amparados por la libertad de expresión

El máximo tribunal reafirmó su doctrina en materia de responsabilidad de los buscadores y los calificó como “meros intermediarios que se limitan a mostrar contenidos ajenos”.

Corte ratificó que buscadores de internet están amparados por la libertad de expresión

La Corte Suprema de Justicia de la Nación reafirmó hoy que los buscadores de internet “son meros intermediarios que se limitan a mostrar contenidos ajenos” y su actividad se encuentra amparada por la “libertad de expresión”.

Así lo sostuvo el máximo tribunal en un fallo dividido que contó con el voto mayoritario de los jueces Elena Highton de Nolasco, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, contra la decisión de los jueces Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda.

La Corte Suprema mantuvo en la causa “Gimbutas” la doctrina del fallo “Rodríguez, María Belén”, en el cual se había resuelto que la actividad de los buscadores de internet se encuentra amparada por la libertad de expresión.

La demanda había sido promovida por una mujer cuyo nombre aparecía en Google relacionado a páginas de contenido sexual.

Según explico la Secretaría de Comunicación y Gobierno Abierto en base al fallo del tribunal, la responsabilidad surge, en supuestos excepcionales, "cuando los buscadores no actuaran diligentemente a partir del efectivo conocimiento de la ilicitud de dichos contenidos".

En esta línea, Rosenkrantz explicó que quien consiente mediante una manifestación de voluntad positiva que su imagen personal sea alojada en alguna página de internet y conoce que internet funciona con buscadores, consiente también que los buscadores faciliten al público usuario el acceso a dicha imagen.

Por lo tanto, y en virtud del modo en que el Código Civil y Comercial regula los efectos del consentimiento, descartó que los buscadores sean responsables aun cuando –por hipótesis- se pudiese considerar que de alguna forma captan, reproducen o ponen en el comercio la imagen personal de quien se siente agraviado.