Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sin presión política, el mercado igual se mueve con cautela frente al dólar

Los operadores especulan con un buen resultado electoral para el Gobierno, pero advierten sobre las tensiones cambiarias típicas del verano.

El dólar extiende el ajuste que inició días antes de las PASO, pasando de máximos de 17,80 pesos y regresando a niveles de $ 17,05-$ 17 actualmente, acompañando incluso el escenario de apreciación que vienen protagonizando el resto de las monedas de la región, tanto el real brasilero como el peso mexicano y el chileno, entre otros.

Desde la city, operadores de una mesa de cambios de un banco local sostienen que la tranquilidad cambiaria responde a una menor tensión política y que el mercado especula con un buen resultado electoral del Gobierno.

Los motivos para dolarizarse se redujeron una vez que se conoció el resultado electoral. Adicionalmente, las altas tasas de Lebacs empujan aún más al billete a la baja ya que hay portafolios que han estado pacificando parte de su cartera, comprando lebacs y especulando con que el tipo de cambio se mantenga no solo a octubre sino también hasta fin de año”, agregan.

Pasar el verano

El mismo analista alerta sobre posiciones de Lebacs para pasar el verano. “El mercado cambiario suele tener mayores tensiones una vez que se acerca el verano y si bien los riegos políticos se redujeron, quitándole presión al tipo de cambio, pensar en un contexto de tranquilidad cambiaria para 2018 lo veo como un error. Ese es un mensaje para los inversores en Lebacs que se han estado posicionando en los plazos más largos. A estos precios, el dólar deberá superar los $ 19,90 pesos para comenzar a quitar el carry trade mediante Lebacs para el vencimiento de mayo. En argentina, en 6-7 meses cualquier cosa puede pasar y lo ideal es siempre tener algún tipo de cobertura en moneda dura", señaló el operador.

La tasa alta fue una aspiradora de capitales y muchas carteras fueron rotando hacia estos activos. “Gran parte de los clientes hicieron una rotación de carteras hacia Lebacs y que, de combinarse con un escenario de tranquilidad cambiaria les puede llegar a permitir alcanzar retornos más que interesantes en dólares. Sin embargo, ver que la inflación sigue siendo un problema a resolver, combinado con el déficit fiscal, son ambos factores fundamentales que le pondrán presión en el mediano plazo al tipo de cambio”.

El BCRA no quiere ni un dólar alto ni tampoco entrar en un escenario de atraso cambiario. El ajuste actual del dólar puede ser aprovechado como una oportunidad de compra de billetes para el Central en su política de acumulación de reservas. Para el trader dicha meta tiene un escollo: “Si el BCRA quiere comprar dólares, deberá pagarlos con pesos. Es decir, insertará pesos al sistema y que son justamente los pesos que busca sacar del sistema mediante las licitaciones de Lebacs. Es la sabana corta. Aunque creo que a estos precios, no solo el Central debería pensar en dolarizarse sino también los inversores particulares, sobre todo para carteras que buscan retornos y coberturas de mediano plazo".

Desde mesas de dinero del exterior, operadores se ven más cautelosos respecto del tipo de cambio. “El nivel del spot está muy estable, apreciándose día a día. Las tasas de futuros bajaron para ubicarse cerca del 22%. Sin embargo sigue siendo atractivo estar largo pesos, preferentemente comprado lebacs, o para los corporates y bancos, vendiendo futuros, para no usar balance”.

Yendo a la parte política, el mismo operador sostiene que “se ve claramente que el caso Maldonado genera ruido social, pero no afecta al mercado en lo más mínimo, y la confianza en el Central se empieza a sentir un poco más. Es el momento en el que la autoridad monetaria debe actuar con suma inteligencia y no dar pasos en falso”.

A modo de resumen, el trader se ve más cauteloso con el futuro del dólar. “Creo que estamos en medio de la calma que antecede al huracán de las elecciones, aunque pienso que, a diferencia de algún meteorólogo extremista, no va a ser más que un viento moderado”.