Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Presupuesto 2018: más que el gasto, lo que cambiará es el financiamiento

Una de las preocupaciones que tiene por delante el Gobierno, es cómo equilibrar un 2018 en el que tiene que ejecutar una reducción nominal del gasto, para achicar el déficit en un punto del producto, y al mismo tiempo mantener la actividad económica en movimiento para conseguir una mejora de 3,5% del PBI.

En la presentación del nuevo Fondo para el Desarrollo de la Infraestructura, que financiarán el BID y el Banco Mundial, el Ejecutivo ya consiguió una herramienta valiosa: u$s 900 millones de dólares que le permitirán redireccionar fondos a otros rubros del Presupuesto, del mismo modo que los aportes que nutrirá el régimen de propiedad público-privada.

El fondo que solventarán los organismos multilaterales hará foco en obras viales y en proyectos ligados a la energía, tanto a la generación como a la transmisión. El PPP, en tanto, es un poco más generoso en términos de impacto, ya que las áreas en las que puede ser aplicado son más amplias.

Según dijo Marcos Peña en su último informa legislativo, la inversión en infraestructura pasará de 2,6% a 3,5% del PBI. Y más de la mitad de ellas serán bajo esta modalidad. Eso implica que en términos nominales su utilización liberará recursos públicos por casi un punto en comparación a los volcados en 2017. Por lo pronto, el Gobierno ya lanzó proyectos hídricos, viales y de salud, entre otros rubros, por más de u$s 14.000 millones.

El Gobierno no quiere vender antes de las elecciones un ajuste fiscal. Por eso el proyecto que está recibiendo los últimos retoques en la Jefatura de Gabinete antes de que sea presentado este viernes al Congreso, mostrará aumentos en varias áreas (Desarrollo Social, Educación, Salud) y en otros una variación igual o menor a la inflación proyectada, de 15% promedio (el BCRA se fijó como techo 12%).

La apuesta oficial es que la inversión movilice el numerador (el PBI) y que un gasto cuasi congelado en términos reales mejore la ecuación. El número más delicado a mirar en el proyecto no será el déficit, sino el financiamiento.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar