Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El sendero del empleo, entre el fuero laboral y el letargo de la economía

La difusión de datos desfavorables de desocupación por parte del Indec fueron el argumento que algunos analistas estaban buscando para entender la repentina ofensiva oficial sobre la industria del juicio y su efecto negativo sobre el empleo. El Gobierno, empezando por el presidente Mauricio Macri, salió a manifestar con dureza -pero hasta ahora con pocas evidencias- que el crecimiento en la cantidad de litigios laborales está favorecido por la acción perniciosa de un conjunto de abogados, jueces y peritos.

El jefe de Estado apuntó a Héctor Recalde, abogado laboralista y jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria. Es sin duda un hombre con amplia influencia en la justicia laboral, incluida la designación de jueces.


Pero la denuncia solo alcanza a poner un poco más de luz en el accionar de un fuero complejo y colapsado. La realidad del desempleo parece estar más en otro lado.

Es cierto que la cantidad de juicios solo en la ciudad de Buenos Aires creció más del doble entre 2011 y 2016.

Y que cuando afecta a muchas empresas medianas o chicas, ese stock de 80.000 pleitos abiertos trunca la posibilidad de contratar nuevo personal.

La nueva ley de ART permitió bajar 20% el inicio de causas en la justicia laboral, pero su aplicación aún es acotada porque debe ser ratificada por el resto de los distritos. El Gobierno es conciente de que debe avanzar en reformas estructurales para darle más previsibilidad a los costos que afrontan las empresas, tanto impositivos como de aportes, contribuciones y seguros.


El sector privado todavía no se siente incentivado a poner en marcha proyectos de inversión que sumen empleo. Avanza poco y lento. Mucho más si el foco se hace en la industria.

Al Ejecutivo aún le resta mucho por hacer si quiere que la justicia laboral deje de ser una mochila en la creación de empleo. Pero no es lo único. También debe lograr que la economía salga de su letargo.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar