Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Más cámaras empresariales apoyan a Macri en su señalamiento de "mafias" en la justicia laboral

Más cámaras empresariales apoyan a Macri en su señalamiento de

Las cámaras empresariales salieron en masa a apoyar las duras palabras con las que el presidente Mauricio Macri se refirió la semana pasada a la justicia laboral.

A la Unión Industria Argentina, la Asociación de Bancos Extranjeros (ABA), el Instituto para el Desarrollo Empresario Argentino (IDEA), la Cámara de Comercio, la CAME, la Copal y la Sociedad Rural, en las últimas horas se sumaron la Cámara Argentina de la Construcción, la de Sociedades Anónimas (CSA) y la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac).

La CSA emitió un comunicado en el que señaló que considera "imprescindible que, a fin de evitar efectos "disvaliosos como resultado de decisiones judiciales, formular políticas públicas que persigan el objetivo de proteger los derechos de los trabajadores y brindar un marco regulatorio coherente para estimular las inversiones".

Por su parte la CAC expresó su "total apoyo" a los dichos del presidente Macri.

Gustavo Weiss, titular de la cámara, dijo "este es el camino para ser más competitivos y promover así el clima de inversiones".

Por su parte, la central del transporte carretero de carga dijo que se "une a la preocupación" del Presidente. Mientras comienza las discusiones salariales con Camioneros, la entidad emitió uno de los comunicados más en línea con los dichos presidenciales y su señalamiento de "mafias" y de una carga ideológica en ese sector.

"El creciente desborde que se ha experimentado en la interpretación judicial de lo que refiere al Derecho del Trabajo, sumada a la sesgada designación de magistrados durante la última década, se traduce en verdaderos excesos en mano de ciertos operadores del derecho. Éstos conjugan una inadmisible carga ideológica con una total ausencia de objetividad y, ciertamente, conspiran contra la subsistencia de las unidades de producción y, con ello, del empleo y la inversión.