Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Proponen subsidiar la infancia para anticiparse a futuras crisis de empleo

El desafío es invertir en la educación y salud de los niños y la mujer para que se conviertan en una fuerza laboral que genere crecimiento económico y sustentabilidad fiscal

Proponen subsidiar la infancia para anticiparse a futuras crisis de empleo

Debido al envejecimiento de la población, a la menor cantidad de nacimientos y al esfuerzo fiscal que demanda el pago de las jubilaciones, el sistema previsional argentino enfrenta el desafío de volverse sustentable en el tiempo. Una de las sugerencias de los expertos es poner el foco en las transferencias de recursos hacia la infancia para aumentar la productividad de la fuerza laboral, mantener el crecimiento económico y evitar los subsidios a los jubilados de altos ingresos.

Así coincidieron en una jornada sobre los desafíos económicos del envejecimiento poblacional en el país Rafael Rofman, economista del Banco Mundial (BM); Fernando Filgueira, de la ONG Eduy21; el economista y profesor universitario José María Fanelli, y el economista Eduardo Levy Yeyati, del espacio Argentina 2030, que organizó el encuentro junto con el BM.

Según indicó Rofman, el 20% del PBI que hoy se destina al gasto social se duplicará al 42% por los cambios demográficos en 2100 si no se modifican las políticas públicas (cuando la población mayor a 65 años alcance el 29%).

"El desafío es mantener el sendero de crecimiento económico sostenido en un contexto de caída de la fuerza laboral", dijo Rofman, porque el tamaño de la población ocupada tiende a decaer por el envejecimiento.

Para ello indicó que es necesario incrementar el nivel de productividad invirtiendo en capital físico (hoy la tasa de ahorro es sólo del 10 al 20% del PBI), capital humano (aumentando la cobertura y pertinencia de la educación) y en tecnología.

Para Filgueiras, el modo de transferencias entre generaciones "en un contexto de envejecimiento no es sostenible". Coincidió en mejorar el capital humano, físico y la tecnología, lo que "requiere espacio fiscal para generar inversiones en la infancia, para generar productividad, y en la mujer, para lograr una mayor incorporación al mercado laboral".

Dijo que en América latina "el músculo distributivo al inicio de la vida es débil y genera limitaciones para invertir en mejorar la productividad en el capital humano", en los sectores medio y medio bajos.

Indicó que el actual sistema de pensiones limita la inversión en la infancia y propuso moverse a un modelo no contributivo para contener el gasto en el adulto mayor, con garantías de cobertura básica. "Debido al envejecimiento, con el subsidio a las pensiones más altas, nos quedamos sin espacio fiscal para invertir en transferencias monetarias a las familias con hijos, licencias por maternidad, sistemas de cuidado a la primera infancia y al preescolar".

Fanelli coincidió en la necesidad de "poner más fondos en los chicos" porque "un 45% de los chicos son pobres".

Pero señaló que Argentina está inserta en una trampa de crecimiento, porque tiene un ahorro bajo y un gasto previsional alto. "No podemos tocar el gasto previsional y para crecer necesitamos aumentar el ahorro", dijo. Recordó que el peso del sector público sobre el sector privado es de un 40% del PBI: "El que puede pagar impuestos es el que tiene que generar la productividad y es al que más impuestos le cobran".

Argentina cuenta con el "bono demográfico" para hacer sustentable el sistema previsional, ya que hasta 2040 el porcentaje de la población en edad de trabajar aumentará hasta alcanzar niveles históricamente altos generando la posibilidad de incrementar el ahorro y la inversión.

Para Yeyati, el "bono demográfico" es un "arma de doble filo" porque agrega gente al mercado de trabajo, pero que hay que educar y capacitar profesionalmente para que sea productiva, lo que requiere que haya pertinencia entre lo que se enseña y lo que demanda el mercado. Y advirtió: "Si tenemos éxito en el shock de oferta, si la mujer se incorpora al mercado de trabajo o hay un aumento de la productividad, es necesario un aumento de la demanda de trabajo".