Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Mantienen el impuesto al lujo y por inflación más 0 km serán alcanzados

A fin de mes vence el impuesto interno que pagan los vehículos con precios superiores al público de $ 520.000. El plan oficial es volver a revisar el esquema en 2018

Mantienen el impuesto al lujo y por inflación más 0 km serán alcanzados

Las automotrices ya se preparan para lo que será un nuevo impacto impositivo. Sucede que a fin de mes vence el impuesto interno que pagan los vehículos con precios superiores al público de $ 520.000. La intención oficial es que hasta fin de año se mantendrá ese piso y volverá a revisarse recién para 2018.

La consecuencia directa es que ante el ajuste en los valores que tendrán los autos como consecuencia de la inflación –y sobre todo teniendo en cuenta que muchas marcas apenas remarcaron por la gran guerra de precios que hay– habrá más modelos alcanzados.

Entre las automotrices hay incertidumbre ante el impacto que tendrá esta decisión. En momentos en que el Gobierno recibe constantes pedidos del sector para encarar una reforma impositiva que permita ganar competitividad, que un gravamen afecte a más modelos de producción nacional es un mala noticia.

Hoy, el impuesto interno alcanza a casi 40% de los autos, alrededor de 430 modelos. Muchos de ellos se encuentran entre los más vendidos de las marcas.

Durante el gobierno anterior, se lo llamó impuesto a los autos de lujo, pero con los ajustes de precios que hubo en los últimos años y ya que el piso para tributar no se movió al ritmo de la inflación, muchos modelos que no son considerados premium quedaron alcanzados. Desde comienzo de año y por seis meses, hubo una modificación en la escala. Hoy no pagan el impuesto interno los autos con precios de venta al público de hasta $ 520.000. Entre ese valor y $ 1,2 millón pagan 10%. Sobre lo $ 1,2 millón, la carga sube a 20%. De esa forma continuarán siendo las bandas.

Para las terminales, el mayor problema de que no se modifiquen las escalas para tributar este impuesto interno pasa porque para algunos de sus modelos que están en el límite del piso será imposible aumentar los valores al público. Deberán "plancharlos" para no verse impactados.

Otra preocupación de las automotrices es que los modelos producidos en la Argentina perderán competitividad en relación con los importados, situación que puede tener impacto negativo en el plano laboral.

En promedio, el valor de los autos 0 kilómetros aumentó en lo que va del año 6%, mientras que la inflación casi duplicó el porcentaje.

En esa situación de "precio límite" se encuentran modelos cuya comercialización es central para las terminales. Por caso, una versión intermedia de la Honda HRV que se fabrica en Campana o del Ford Focus Titanium, que se produce en General Pacheco.

Pero todas las automotrices tienen modelos en el límite. El Renault Fluence, el Citroen C4 Lounge, el Peugeot 308 y el Chevrolet Cruze II según los cálculos realizados por una consultora privada se encuentran en esa situación. Otros modelos ya se encuentran alcanzados por el impuesto pero incluso podrían pasar a la siguiente franja con 10 puntos porcentuales más de carga tributaria.

La cuestión impositiva es central en las negociaciones que llevan adelante las automotrices con el Gobierno en el marco del "Plan 1 millón", por el que se intenta que la producción nacional se duplique hacia 2020. Actualmente, más del 40% del valor de un auto son impuestos y en el sector calculan que más de un 20% se exporta, quitando competitividad a la industria argentina. Si bien en mayo las cifras de exportaciones dieron un resultado positivo, todavía los volúmenes siguen siendo bajos. Con Brasil, el principal destino de las ventas argentinas, sin muestras de recuperarse el panorama no es alentador.