Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Justos por pecadores

por  Sergio Abrevaya

Presidente del GEN CABA
0
Justos por pecadores

EL Gobierno decretó la suspensión de unas 70.000 pensiones por discapacidad. En medio del ‘dietazo’ en el Congreso, el Ministerio de Desarrollo Social efectuó recortes que se ejecutan sobre sectores de gran vulnerabilidad social.

Hay gobiernos que apelan a malos ejemplos para poder explicar por qué la sociedad argentina, que decidió sostener y facilitar la vida de quienes tienen una discapacidad, puede sacrificar esa decisión por un grupo que falsea el modelo.

Parece una costumbre encontrar pecadores para sacrificar masivamente a los justos.

Es así en los impuestos, en las burocracias estatales, en las reglas de tránsito. Pero el verdadero motivo siempre es otro. Como en este caso, hacerse de una cuantiosa suma prevista en el presupuesto para cubrir el déficit de este año.

Los beneficiarios por discapacidad en Argentina no constituyen un porcentaje mayor al promedio mundial de los países que sostienen a sus discapacitados.

El PRO decidió quebrar la regla en lugar de investigar caso por caso, lo que implica una mala gestión.

Los problemas deben resolverse puntualmente, porque eso nos lleva a preguntarnos: si descubren a diez jubilados falsos, ¿quitarán la jubilación a todos?

Si bien los requisitos de esta reglamentación existen desde hace 20 años y nunca se dejaron de utilizar, ahora quedan afuera del beneficio quienes tengan cónyuges que cobren salarios desde $ 20.000 o tengan autos patentados desde 2014; también beneficiarios cuyos cónyuges perciben una pensión o jubilación y personas con dificultades para moverse de forma independiente, pero que tienen un tutor que cobra $ 21.000.

El Gobierno no tiene miramientos a la hora de reducir el déficit, no achica los grandes salarios de los funcionarios y sigue agrandando el Estado, pero sintió el llamado de atención generalizado. Como cuando ‘recalcularon’ la fórmula del índice de actualización de jubilaciones quitando $ 20 a cada beneficiario para recuperar 18.000 millones al año.

Sólo un Congreso de integración equilibrada le pone freno a estos abusos.

Más notas de tu interes

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar