Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El polo, una excusa para atraer al turismo de lujo

Aprovechando el prestigio mundial del polo argentino, hoy se ofrecen paquetes turísticos que combinan enseñanza de español, clases de polo y visitas a estancias

El polo, una excusa para atraer al turismo de lujo

Argentina es uno de los países mejor posicionados en el mundo del polo por la calidad de sus jugadores, caballos e instructores y cada año llegan miles de extranjeros para jugar o presenciar este deporte.

Así como el fútbol, el tango y la gastronomía resultan un enorme atractivo turístico, el polo puede traccionar a aquellos viajeros de mayor poder adquisitivo, deseosos de combinar el recorrido por las ciudades y paisajes naturales argentinos con clases de idioma español y la práctica deportiva.

Con esta idea, el reconocido polista Eduardo Novillo Astrada y el emprendedor Emiliano Néspola crearon The Polo Week, una propuesta que "se sustenta en tres pilares fundamentales: el deporte, la educación y el turismo de lujo", describe Néspola, quien descubrió la veta de negocio mientras cursaba un posgrado en Marketing en Nueva Zelanda y detectó la avidez del público internacional por este tipo de viajes que van más allá del turismo clásico.

"No puede ser que tengamos en Argentina valores tan importantes vinculados al polo, y que no salgamos a mostrar esto al mundo, con lo que en definitiva reforzamos la idea de que se trata de un deporte cerrado y para unos pocos", comenta Néspola, quien practica este deporte desde su adolescencia.

"Justamente, nuestro emprendimiento no apunta a quienes ya conocen o practican polo, sino a un público no iniciado, pero de alto poder adquisitivo, que está buscando nuevas experiencias y aprendizajes", destaca el emprendedor.

Los paquetes que ofrecen parten desde los u$s 1000 diarios y van desde una única jornada o "Polo Day" que incluye traslado a una estancia o club de polo, clínica deportiva, desayuno y almuerzo típicos (asado) y asistencia a una práctica o exposición, hasta quince días corridos para asistir al Argentina Polo Open, el campeonato más importante de esta disciplina a nivel mundial.

Estas opciones combinan la asistencia a espectáculos deportivos, clases de idioma, alojamiento en estancias y en hoteles de lujo, shows de tango, comidas típicas y traslados, pudiendo combinarse con visitas a atractivos turísticos internacionales como el glaciar Perito Moreno, las cataratas del Iguazú, los paisajes de la Puna en el Noroeste, circuito de viñedos en Cuyo u otras opciones que los viajeros decidan, ya que los paquetes se arman "a medida".

En cuanto al tipo de viajeros a los que apuntan, están en primer lugar estudiantes de universidades extranjeras, altos ejecutivos y familias, provenientes de países donde existe una pujante clase media alta como China, Emiratos Arabes y Rusia.

La temporada alta para este tipo de turismo va de septiembre a diciembre y coincide con el Abierto de Polo Argentino, un acontecimiento que convoca cada año a más de 15.000 espectadores por partido.

"En la Argentina hay casi cien clubes de polo. La mayoría están en la provincia de Buenos Aires, pero también en Tucumán, San Juan, Córdoba o Catamarca", cuenta Néspola. Queremos llevar a viajeros para que, con la excusa de este deporte, conozcan un poco más del país y su gente".