Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Pescarmona, cada vez más cerca de tener que dejar el control de Impsa

El empresario venderá sus acciones y dejará su puesto como parte de una propuesta aceptada por la mayoría de sus acreedores que debe tener aval judicial antes de fin de mayo

Pescarmona, cada vez más cerca de tener que dejar el control de Impsa

Con el aval de un grupo de importantes bancos acreedores a su propuesta de reestructuración de la deuda, Enrique Pescarmona está cada vez más cerca de dejar el hombre fuerte de Impsa. Esto se debe a que, como parte de su promesa de normalizar un pasivo de u$s 1400 millones a través de un Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE), el empresario saldrá del directorio de Impsa y cederá el 65% de las acciones para garantizar la continuidad del holding. El miércoles pasado, la Corporación Interamericana de Inversiones (CII); el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); la agencia de crédito a la exportación de Canadá (EDC) y los bancos Bradesco y Raiffeisenbank‘ aceptaron los términos del APE. Así, la propuesta ya cuenta con el apoyo de acreedores que representan en conjunto el 69,5% de la deuda total. Es decir, se supera el 66,6% que exige el artículo 73 de la Ley 24.522 de Concursos y Quiebras para que una propuesta de reestructuración sea aprobada.

El dato fue informado por Impsa a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y ahora resta que el juzgado a cargo de la causa autorice el final de procedimiento que derivará en la salida de la familia fundadora de Impsa y el pase del control a los acreedores. "La compañía continuará trabajando a los efectos de culminar exitosamente el proceso de reestructuración de su deuda", asegura el holding en la carta enviada a la Bolsa en la cual se recuerda que la propuesta de APE fue presentada en enero pasado. Además, los plazos de salida se acortan cada vez más ya que el asesor financiero contratado por Impsa para liderar el repago del pasivo tiene hasta el 31 de mayo para iniciar la liquidación de las acciones y deberá ser completado en un plazo no mayor a 24 meses. Otra de las iniciativas que contempla el APE es la venta de Impsa si es que aparece una oferta acorde.

También se les ofrece a los acreedores la emisión de nuevos instrumentos de deuda por u$s 472 millones equivalentes, divididos en u$s 150 millones de Bonos Par sin reducción de capital, y u$s 322 millones de Bonos Descuento que tendrán un factor de canje de aproximadamente 0,326 centavos de Bono Descuento por cada peso de deuda elegible, más la transferencia a un Fideicomiso del 65% de las acciones de Impsa en beneficio de los acreedores. Impsa, hoy proveedora global de equipos para energías renovables, había entrado en default en 2014 producto en gran medida de contratos impagos por proyectos energéticos en Venezuela y Brasil. El 30 de octubre de 2014, Impsa entró oficialmente en default. Fue después de que el grupo no pudo cumplir con el pago de u$s 20 millones de intereses de una serie de Obligaciones Negociables (ON) que tenían vencimiento en 2020 y corresponde a una emisión por u$s 390 millones realizada por WPE International Cooperatief U.A. Se trata del brazo financiero de WPE, a su vez controlada por Venti, holding creado en enero para unificar sus ingresos en pesos y reales y que tiene sede en Luxemburgo. La compañía debía haber cumplido con esta obligación el 30 de septiembre, pero no lo hizo. Tenía 30 días para modificar su decisión y negociar con sus acreedores, lo cual tampoco cumplió. Al frente del proceso para refinanciar el pasivo se encuentra Daniel Marx, ex secretario de Finanzas, y actual socio de la consultora Quantum.

A fines del año pasado, la firma presentó formalmente su propuesta de reestructuración. El convenio creó la figura de un fideicomiso que contendrá el 65% de las acciones a ser vendidas por Impsa.