Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Si este año la inflación ronda el 20%, no es una meta nada despreciable"

La vicepresidenta a cargo del Poder Ejecutivo blanquea ante 3Días la nueva pauta inflacionaria que maneja el equipo económico para 2017.

Mientras el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, ratificó que esa entidad, pese a tres meses complicados en materia de inflación, no modificará la meta anual del 17%, la vicepresidenta a cargo del Ejecutivo, Gabriela Michetti, pronunció ayer en voz alta lo que hace varios días el equipo económico viene insinuando por lo bajo: que la pauta del 17% es cosa del pasado, dada la evidente dificultad que el Gobierno tendrá para cumplir con una meta que el mercado ya hace rato puso en tela de juicio. Michetti conversó con El Cronista en su despacho de la Casa Rosada, poco antes de reunirse con el presidente ecuatoriano Rafael Correa. Y dijo: "Si bien es probable ya que no lleguemos al 17%, por lo menos va a estar en torno al 20%, que tampoco es una inflación en relación con lo que veníamos, nada despreciable en términos de tendencia a la baja para la proyección que queremos tener cuando en 2019 dejemos el país como queremos: con un dígito".

La Vice también le reclamó al sector empresario una mayor contribución, "como hacen los más humildes y la clase media" para sacar adelante al país, al quejarse por "esa lógica adquirida de aumentar los precios por las dudas".

Sobre las advertencias de algunos kirchneristas de que la Casa Rosada prepara un severo ajuste para después de octubre, se despachó: "No tienen autoridad moral después de haber dejado 30% de pobres en el mejor momento histórico de la Argentina".

Los principales dirigentes de Cambiemos, desde Macri para abajo, están planteando las elecciones de octubre como una disyuntiva entre la continuidad del cambio y la vuelta al populismo. Después de casi año y medio de gestión, ¿no le parece que la gente espera evaluar resultados más que consignas?-Obviamente que en cada elección se evalúan resultados. La gente está exigiendo y no hay un discurso o un relato que gane por sí mismo. Pero sí creo que la obra pública en la calle, que es mucha, en este momento la mayor después de 50 años, y que llega muy claramente a la gente en situaciones cotidianas, desde la cloaca, el asfalto, la ruta que se arregla, los metrobuses y la conexión urbana en transporte público... Yo creo que todo eso la gente lo ve y dice: "estamos en un camino de evolución de lo que nosotros ponemos en impuestos en cosas que nos vienen bien". Hay sectores de la economía, sobre todo del interior del país, a los que les está yendo muy bien. El campo, por ejemplo, pero con toda la agroindustria, no solo por el precio de la commoditie, hay una industria asociada que tiene que ver con maquinaria, autos, camionetas, herramientas... que son industrias pequeñas y medianas que les esta yendo muy bien, algunas han levantado el 80%. Después hay otros sectores salpicados de la economía que están teniendo un pequeño repunte, y otros a los que todavía nos les ha llegado. En un año y medio -que es en definitiva lo que la gente va a evaluar-, dada la situación que todo el mundo sabe en la que estaba la economía, sobre todo de las provincias como la de Buenos Aires... me parece que la gente está muy consciente de que el trabajo es un trabajo serio, para poner raíces al crecimiento de la Argentina.

¿Se puede cambiar estructuralmente a la Argentina en cuatro años, más cuando encima tenés elecciones cada dos?
-Diría que no es que el país va a cambiar en cuatro. Lo que va a pasar es que el país va a tener, si podemos continuar con este proceso de seriedad, saneamiento, sentido común, razonabilidad... Los países del mundo a los que le va bien, tendrán matices, pero todos más o menos hacen lo mismo. No es que hay una gran dispersión como en el siglo XX, como en una época de la guerra fría y posterior, que todavía quedaban los más reguladores, los menos reguladores, hoy todos los países a los que les va bien hacen la presencia del Estado en aquellos lugares donde tienen que hacerla, que es igualación de oportunidades, educación de calidad, salud pública de calidad, seguridad, justicia, y después el resto es facilitar a la sociedad que crezca con la iniciativa privada y genere riqueza, porque esa riqueza te permite tener recursos para estos ámbitos. No hay mucha magia para hacer y estos cuatro años, si no tomamos atajos, que es el verdadero desafío que tenemos, vamos a dejar un país en 2019 que va a estar en condiciones de decir ahora sí hay raíz para el crecimiento de 25 años, sin caerse uno solo. Como hace Australia, todos los años creció. Tuvo la raíz para eso.

Al Gobierno le está resultando difícil generar confianza en que ese proceso va a ser permanente para atraer inversiones y convencerlas de que el populismo no vuelve...
- En términos de las inversiones anunciadas, y las que ya están operativas, no es que no hay nada, porque pareciera que les falla el tema de la inversión, y no. La inversión están creciendo y está creciendo claramente en relación a lo que teníamos en años anteriores, que directamente había desaparecido. En los siete países que visite el año pasado, ya tenemos puestos operativos en la Argentina más de u$s 3000 millones de inversión. Y otro tanto que se van sumando de a poco. Y el Presidente ha hecho otro tanto. En el total de inversiones anunciadas hay 50.000 millones para los cuatro años. Me parece que para traer más, que es verdad lo que decís, porque me pasa a mí, estos más de 3000 millones están, pero otro tanto, o mucho más, es el que me dice: "¿Es verdad que van a seguir así, que éste es el proceso que la Argentina va a continuar? ¿Y qué va a pasar en octubre?". El fortalecimiento del proceso en octubre, si podemos ganar esas elecciones, va a ser fundamental, porque muchos empresarios nacionales y extranjeros están mirando eso. Porque hay una diferencia entre un cambio que propone un gobierno y un partido y un grupo de dirigentes, que están convencidos que hay que ir para ese lado, a que una mayoría de la población también lo quiera y lo haya decidido. La elección de octubre es importante para confirmar si realmente la Argentina en su gran mayoría de ciudadanos ha decidido tomar este camino.

Hay quienes como De Mendiguren creen que éste es el plan económico de Cavallo y Martínez de Hoz y no ven vocación política del Gobierno de frenar la bicicleta financiera...
-Es un proceso que vos estás equilibrando, y en el medio también es cierto que hay ganancia financiera. No tiene nada que ver el proceso de Cavallo y Martínez de Hoz con esto por una sencilla razón, que es la apertura externa. La idea del liberalismo de los 90, que además no solo la llevó Cavallo adelante sino varios países, era de una apertura, la idea del mundo era la liberalización de aranceles, de medidas fitosanitarias, de lo que sea... Este contexto es distinto y este gobierno es distinto, porque nosotros creemos mucho en la industria nacional y queremos que la industria nacional se desarrolle. No queremos ni hacerla bolsa, como se hizo bolsa en los 90, porque se abrió de una manera irracional la economía, pero tampoco queremos que sea una industria que por estar tan protegida termine teniendo los precios que tiene y le cueste tanto al argentino el poder adquisitivo en relación con otros países. En otros países vos ganás menos dinero en sueldo pero tu capacidad de compra es mucho mayor, porque los precios son más baratos porque las empresas de esos países compiten. Mientras vamos preparando el país para la competitividad externa, para la productividad, vamos gradualmente haciendo un proceso de apoyatura a las empresas.

Los empresarios no piden hoy devaluar, pero sí que les bajen impuestos para ganar esa competitividad que les falta.
-Sí, ¿pero cuando vamos a poder bajarlos? Cuando también hayamos hecho algún trabajo sobre el déficit público, porque si no tenemos hoy la entrada que tenemos y los impuestos, ¿cómo hacemos para proteger a todas las personas que no tienen trabajo hoy? Ese equilibrio entre la generación de empleo, entre que vas liberando planes porque la gente va ganando empleo, entre que vas logrando que el Estado tenga menos gasto porque también hay gente que puede pasar al sector privado con un empleo genuino, de producción, y no de estar con una cobertura de empleabilidad que es menos ficticia, todo ese proceso requiere de un enorme balance, porque además tenemos que bajar la inflación. Si no bajamos la inflación, tampoco vamos a tener un proceso sano de inversiones, porque los países compiten hoy con las mejores imágenes y las mejores realidades, entonces si Chile está más atractivo que Argentina, o Perú o Colombia, las inversiones se van para esos países.

El Gobierno tenía prevista una meta de inflación de máximo el 17% para este año y todo indica que no se va a cumplir. ¿Pecaron de optimistas? ¿De cuánto va a ser la inflación 2017?
-Yo creo que vamos a estar, por lo menos es lo que dice el equipo económico... Creo que igual que el primer semestre del año pasado, siempre es el semestre de más inflación y luego, como pasó el año pasado, pensemos que el último semestre fue 9%, entonces me parece que si bien es probable ya que no lleguemos al 17%, por lo menos va a estar en torno al 20%, que tampoco es una inflación, en relación con lo que veníamos, nada despreciable en términos de tendencia a la baja para la proyección que queremos tener cuando en 2019 dejemos el país como queremos: con un dígito. Si bien es cierto que hay condiciones reales de costo argentino alto, porque el flete, la ruta, no tenemos trenes etc. o cuestiones laborales, también es cierto que hay sectores que tienen una lógica y una cultura adquirida de ir aumentando precios por las dudas.

¿Cómo se modifica esa lógica?
-No hay una cultura todavía aprendida en este momento que toda la Argentina necesita que pongamos esfuerzo, porque si lo pone la gente que menos tiene, lo tiene que poner también el que más tiene posibilidades de hacerlo. Si bien las reglas de juego de nuestro gobierno no es meternos en la actividad privada como para presionar, apretar empresarios ni nada, hay que pensar que en este momento de la Argentina hay que apostar a generar un poquito más de confianza. El sector empresarial es siempre el que más cuesta, el sindical también se resiste con el tema de la productividad.
Si bien es cierto que no hay que apelar a la voluntad, los dirigentes no nos tenemos que callar, porque si los más humildes hacen esfuerzos, la clase media hace esfuerzo, también hay que hacerlo desde otros lugares. El mecanismo que estamos poniendo de instrumentos de defensa de la competencia me parece que es el más sano. También es un tema cultural, iremos ganando terreno, hay que hacer mucho más.

El kirchnerismo vaticina que después de octubre se viene un ajuste feroz. ¿Es así?
-Lo mismo dijeron cuando en 2015 íbamos a acceder a la gestión e hicieron toda la campaña de miedo, de que íbamos a sacar los planes sociales, a dejar a la gente sin posibilidad de protección social, sacar las becas, comernos a los chicos crudos y no se cuántas variables de ajuste. La verdad es que no fue así. Sí se hicieron aumentos importantes, pero en términos de lo que significa un ajuste, que es una cosa brutal como en los 90, esto no fue así. Pagábamos como ciudadanos aberraciones (por las tarifas de servicios públicos) que hizo el populismo para que después terminen pasando estas cosas, porque después parece que la culpa fuera nuestra.

Digamos que el primer cimbronazo, las primeras medidas, dejaron más gente en la pobreza...
-¡Veníamos del 30% en el mejor momento económico de la historia del país! Es un pecado de los más imperdonables que tuvo el kirchnerismo, vivir hablando de la protección social cuando en el mejor momento de la historia económica del país, donde entraron divisas por el precio de las commodities, por la atracción de las economías asiáticas, pero además por la presión impositiva, porque pasaron de 28% per cápita al 45 ó 50%... esa brecha de dinero que tuvieron de recaudación fue brutal. Rogelio Frigerio me decía que más o menos alcanza en los últimos 10 años a u$s 690.000 millones. Sumale a eso todos los recursos de las retenciones y de las commodities que crecían a lo loco y ¡30% de pobres!

El lema de este Gobierno es pobreza cero...
-Por eso creemos que si solidificamos las bases de una seguridad jurídica, una previsibilidad, un gobierno que hace las cosas gradualmente.... Creo que esa autocrítica de haber dejado al país sin reservas, con 30% de pobreza, con todas las tarifas de todos los servicios planchadas que el Gobierno pagaba y pagaba porque le entraba plata por todos lados, y además con una corrupción galopante, donde toques, existe... La verdad no tienen ninguna autoridad moral para decir "esto no me gusta, aquello no se cuanto".

¿Cómo cree que se lee en el exterior que una figura emblemática en la defensa de los DD.HH como Hebe de Bonafini esté hoy procesada por corrupción?
-Me da un dolor enorme por lo que fueron y son las Madres en el mundo entero por el tema de la defensa de los DD.HH. Ahora, de ninguna manera porque esto sea doloroso y no nos guste, y esa imagen de las Madres en el mundo que siempre fue un orgullo, tampoco vamos a ser en función de eso defensores de la impunidad. Porque si la Justicia encontró que hay cómo probar que esa fundación hizo lo que hizo, y yo soy testigo que en la ciudad de Buenos Aires cuando comenzamos la gestión en 2007 ya había problemas para encontrar los papeles y ver dónde estaban las casas que se habían pagado, si eso pasó, es terrible y creo que la que va a tener que dar cuentas a las Madres será la señora de Bonafini. Las Madres no se van a ver manchadas por lo que haga o haya hecho la señora de Bonafini. Las tenemos que distinguir.

A De Vido le dictaron la falta de mérito y la UIF apeló. ¿Hay sectores de la Justicia que todavía protegen al ex ministro?
-Creo que definitivamente tenemos la Justicia todavía muy cooptada por sectores militantes. Y la Justicia tiene que ser independiente. Si nosotros tenemos algo que lograr en este proceso de saneamiento de la Argentina, lo primero que tenemos que salvar es la Justicia, y eso va a llevar tiempo porque hay jueces que, como además todavía tienen muchos años por delante en la Justicia, y fiscales, son militantes. Y además tienen la osadía de manifestarlo a los cuatro vientos. Obviamente cada persona tiene su ideología, ahora, lo primero que uno espera de un juez, de un fiscal, es que eso quede en el ámbito de lo privado, porque uno necesita que los jueces hablen por sus fallos. Y que sean lo más ecuánimes y equilibrados e independientes.

¿No daña también la imagen del Gobierno que Macri sostenga a Arribas, pese a las denuncias de corrupción en su contra?
-Creo que en este caso el Presidente tiene la convicción absoluta, porque es amigo de Arribas, de que esto sería una injusticia. Entonces está muy tranquilo, de la misma manera que yo lo veo tranquilo a Arribas de que esto es un manejo raro que se va a terminar cayendo a pedazos, porque no hay como probar, según Arribas, que realmente existieron esas transferencias de dinero. Encima a una persona que entonces ni siquiera estaba en el ámbito público, estaba en el sector privado. Él dice que lo único que van a poder probar, es lo que ya dijo que era cierto, porque fue real y fue una cosa privada que no tenía nada que ver con una coima de ningún tipo. Por otro lado, hay cosas raras. El Gobierno vino a luchar contra la corrupción, fortalecer las instituciones y traer más transparencia, con lo cual la ciudadanía puede tener la total tranquilidad de que va a haber luz en este tema, como hay luz en todos los casos en los que hay alguna denuncia, que hay un montón basadas en cualquier disparate, y terminan cayéndose. Absoluta tranquilidad de que el Gobierno no va a proteger ni va a salvar a nadie que haya hecho algo incorrecto.

¿Qué es lo raro que ve detrás?
-Me llama la atención que de la única persona que habló este señor (por Meirelles) sea de Arribas. Y hay tantas vinculaciones ya en causas que han salido a la luz del gobierno anterior, con el tema del Lava jato, que yo digo qué casualidad que se acuerda solo de Arribas, que ni siquiera era funcionario. No cierra.

Las críticas de Carrió a Lorenzetti complican la relación institucional con la Corte?
- No, no son cómodas, pero me parece perfecto que si Lilita siente que tiene que hacer eso, y está convencida, lo haga. Es preferible que podamos dilucidar todas las cuestiones sobre la mesa y generar toda la transparencia posible y no quedarnos con que unos piensan una cosa y otros piensan otra y la gente esté en el medio y no sabe que hacer. Prefiero que se exprese de esta manera y sea público y termine como tiene que terminar: o nos equivocamos o había alguna realidad.

Lousteau, Stolbizer y Cristina, según Michetti

Tras haber competido con Horacio Rodríguez Larreta por la candidatura para gobernar la Ciudad en 2015 -y haber sido derrotada-, Michetti dice que prefiere no meterse en la puja entre el jefe de gobierno y Martín Lousteau por la posible vuelta electoral del ex embajador en los EE.UU. al territorio porteño. "Tengo mi opinión, pero la expreso en privado. Tengo buena relación con Horacio pero también muy buena con Martín", se excusa. Sí celebra, por otro lado, el pase de Graciela Ocaña al espacio de Cambiemos. "Me parece buenísimo que se haya sumado. De hecho hay dirigentes de otros partidos que realmente están más cerca de Cambiemos que del lugar donde están".

¿Quién, por ejemplo?
- Siempre pienso en Margarita (Stolbizer). Ella va a decir que no, que tiene sus diferencias ideológicas, pero yo, con el respeto, la admiración y la amistad que tengo con ella, creo que está más cerca nuestro de lo que cree. Me gustaría que se sumara.

¿Es bueno o no para el Gobierno que Cristina sea candidata en octubre?
- Esas cosas de la política especulativa no sirven. Cada vez que ganamos las elecciones, lo hicimos pensando cómo somos nosotros mejores para ofrecerle algo a la gente. Si nos metemos en el maremoto de la política endogámica, no comprendés lo que le está pasando a la ciudadanía.

CFK dice que el macrismo ganó por una estafa electoral...
- Es necesario cuando uno pierde una elección hacer evaluación interna de por qué perdió. Hay muchos kirchneristas que han tenido una dignidad mucho mayor y han dicho la verdad, que dejaron 30% de pobreza en el mejor momento histórico del país, problemas de división muy potentes porque trabajaron mucho sobre el conflicto... lo han dicho. Entonces ella también podría hacer ese esfuerzo y le haría mejor.

Dixit

- “Este proceso no tiene nada que ver con Cavallo o Martínez de Hoz. Creemos mucho en la industria nacional y queremos que se desarrolle”
- “Tampoco queremos que sea una industria que por estar tan protegida termine teniendo los precios que tiene y le cueste tanto al argentino el poder adquisitivo en relación a otros países”
- “Si bien es cierto que hay condiciones reales de costo argentino alto, también lo es que hay sectores que tienen una lógica y una cultura adquirida de ir aumentando precios por las dudas”
- “No hay una cultura todavía aprendida que toda la Argentina necesita que pongamos esfuerzo, porque si lo pone la gente que menos tiene, lo tiene que poner también el que más tiene posibilidades de hacerlo”
- “En el caso Arribas, hay que tener la absoluta tranquilidad de que el Gobierno no va a proteger ni va a salvar a nadie que haya hecho algo incorrecto”.
- “Creo que tenemos la Justicia todavía muy cooptada por sectores militantes. Tiene que ser independiente”

Comentarios8
Hugo Strawich
Hugo Strawich 21/05/2017 04:20:34

"la inflación es incapacidad para gobernar" quién lo dijo?

Luis José Mattiuz
Luis José Mattiuz 19/05/2017 05:22:46

¿ Por qué me censura Cronista ? . ¿ No le gustan los números del IPC Congreso ?

Luis José Mattiuz
Luis José Mattiuz 19/05/2017 05:19:49

Sería un excelente resultado . Tomando valores de IPC CONGRESO : 2012 -- 25.2% ; 2013 -- 27.8% ; 2014 -- 38.7% ; 2015 -- 27.7% ; 2016 -- 40.7% . Los números mandan .

Alfredo Federico
Alfredo Federico 19/05/2017 11:59:30

20% ya habia antes de tu llegada. dos años ya van que retrocedimos. la cuestion es como bajar la inflacion con crecimiento no con desempleo y endeudamiento

Raúl Alberto
Raúl Alberto 19/05/2017 11:02:37

paciencia, los milagros economicos no sirvieron, hay que laburar y tener paciencia

Raul Miranda
Raul Miranda 19/05/2017 11:01:19

Defendiendo lo indefendible...

Leonardo Blues
Leonardo Blues 19/05/2017 10:40:01

Cuando llegue a 25% saldra a decir... " es lo que estimabamos, haremos el esfuerzo juntos para llegar al 5% prometido" Michetti humo

Raúl Alberto
Raúl Alberto 19/05/2017 11:01:52

la iglesia de viudas kukas queda en kakafate