Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gustavo Segré: “Para el mercado, la opción menos mala es que siga Temer”

“La economía (brasileña) estaba despegando, y al avión le sacaron las turbinas justo en ese momento”, argumentó el analista económico en una entrevista con El Cronista.

Gustavo Segré: “Para el mercado, la opción menos mala es que siga Temer”

Gustavo Segré, analista argentino en la consultora Center Group, San Pablo, Brasil, dijo que si la crisis por las denuncias por haber avalado la corrupción contra el presidente Michel Temer hubiera ocurrido dentro de un mes “hubiera sido irrelevante” porque hubieran estado votadas todas las leyes pro mercado que están en el Congreso y la tímida suba de la demanda ya hubiera empezado a tener efecto en la producción y el empleo. “Al avión le sacaron las turbinas cuando estaba despegando”, enfatizó.

—¿Se profundiza la crisis política y da marcha atrás la mejora económica con la decisión del presidente Temer de no renunciar?

—El punto es que no hay opciones buenas, la búsqueda es de la menos mala, y para el mercado la opción menos mala es que siga Temer, porque la economía estaba despegando, y al avión le sacaron las turbinas justo en ese momento. Si Temer renunciara o lo destituyeran, la única vía abierta es la elección indirecta porque la los que los diputados y senadores eligen entre ellos a un nuevo presidente, porque la Constitución dice que ya no puede haber una elección directa hasta dentro de dos años. Y cualquiera de esos diputados y senadores está siendo investigando. Para poner otro que está en la misma situación, más vale dejar a Temer y que lo investiguen.

—Temer negó haber avalado coimas...

—Un ministro de la Corte ya anunció que el Máximo Tribunal levantará el sigilo (secreto de sumario) sobre las declaraciones (que señalan a Temer –de hecho, horas después de esta entrevista la Corte divulgó el audio-) y ese cuerpo ya abrió la investigación sobre la conducta del Presidente.

—¿La Corte quiere que caiga el Gobierno?

—La Corte les pega a todos porque está a favor de la Constitución. La Policía y el Poder Judicial son los únicos respetados hoy en Brasil. De todos modos, la investigación no se resuelve hasta dentro de un año y medio, ya llegan las elecciones y cuando Temer se va, termina el juicio, y si es culpable, va preso.

—¿Se frenan las leyes que están en el Congreso y que hubieran significado reformas pro mercado?, ¿cómo va a reaccionar la economía real?

—Sin ninguna duda, se van a frenar las reformas. Dentro de un mes, esto hubiera sido irrelevante. La economía estaba en un punto de inflexión: en el primer trimestre creció 1,12% respecto del mismo período del año anterior. La inflación se mantuvo en 3,80% en los últimos 12 meses, por debajo de la meta, algo que jamás se pensó que podía llegar tan rápido. La tasa de interés bajaba abruptamente porque la Selic (tasa de interés referencial) seguía a la inflación. Al poder pagar cuotas más baja, personas de menos recursos aumentan la demanda y eso podía aumentar la producción y el empleo. En ese contexto sacan las turbinas y ahora arreglate: cae la Bolsa y sube el dólar a raíz de la incertidumbre. Lo que quiere Temer es ganar tiempo. Y todo va a depender de que tenga apoyo para la gobernabilidad. Los diputados y senadores operan para la cámara de televisión y entre ellos dicen otra cosa, hay un cooperativismo impresionante por temor a ir presos. Acá hay un dicho según el cual los diputados y senadores duermen a partir de las 6 porque a esa hora los busca la policía, si no fue hasta esa hora, ya no va por otro día.

—En Brasil hay 1.890 dirigentes políticos denunciados por corrupción. ¿Aguanta la gente los 2 años que marca la Constitución brasileña para que haya elecciones y pueda surgir una nueva opción?

—Para que surja un presidente por la vía directa de una elección popular, se debe reformar la Constitución. Supongamos que ante las presiones sociales, los partidos aceptan: el candidato con más intención de votos es Lula Da Silva, que va a tener en julio la primera sentencia para ir preso. Como opción nueva aparece John Doria, intendente San Pablo y empresario, buen gestor, pero gobernar un país sin Congreso que lo apoye, no puede. Y los actuales legisladores no van a renunciar porque quieren conservar los fueros, así la Corte va a demorar tres años en poder enviarlos a prisión. Y seguramente van a intentar volver a ser electos para mantener esos fueros.

—¿Y el malestar popular en las calles?

—La gente hace lío cinco días y cuando la cosa económicamente sigue mejor, no sale más a la calle. El secreto brasileño es la economía

—Hoy hubo que suspender el funcionamiento de los mercados en San Pablo, ¿qué va a pasar en los días que vienen? ¿los capitales van a huir de Brasil o van a encontrar un equilibrio?

—Después se acomodan.

—¿Seguirá la devaluación del real?

—La devaluación fue sólo de 8% ante una crisis tan importante, lo que hace pensar que la economía no está tan inestable. Yo prevería un real a u$s 3,20 o u$s 3,35, ahora pienso que hay que aumentar un poco pero es muy temprano para saber a cuánto.

—¿Qué puede pasar con la actividad económica y el desempeño PBI?

—El crecimiento esperado de entre 0,5% y 0,7% podría ser menor, o si se equilibra, ser mayor. Todo depende de cómo se resuelvan los acuerdos para buscar un fin que le sirva al país. Hace falta un gesto patriótico del Congreso que diga: votemos las leyes necesarias, pero por ahora hay salvese quien pueda en el corto plazo

—¿Cómo afecta toda esta situación los negocios con Argentina?

—Este año la situación será catastrófica. El déficit comercial es de u$s 6.500 millones a u$s 7.000 millones, algo que nunca ocurrió, y el punto es que el problema no está en la demanda brasileña sino en la oferta argentina. Brasil envía más productos manufacturados e intermedios y menos básicos, y Argentina aumenta los básicos, pero disminuye fuerte los manufacturados.