Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"El valor del fallo está en el futuro, si baja el mínimo no imponible"

Luego del fallo que declaró inconstitucional que los haberes de los jubilados paguen impuesto a las Ganancias, el juez Luis René Herrero, que es uno de los dos jueces de la Sala II de la Cámara Federal de Seguridad Social que firmó en ese sentido, explicó que "el valor que tiene el fallo es más importante en el futuro, si los mínimos no imponibles empiezan a bajar y a incluir a más jubilados", como sucedió hasta diciembre pasado cuando se elevaron con una nueva ley.

Acostumbrado a dictar fallos de mucha trascendencia en gobiernos anteriores, explicó que redactó su voto en mayo del año pasado, pero dada la implicancia del fallo, recién "estuvo maduro" para salir esta semana. Y entiende que tanto ANSeS, como AFIP y la Procuración del Tesoro pueden apelar el fallo, para defender la recaudación impositiva que se perdería si quedara firme.

—¿Quiénes pueden apelar la medida?
—Pueden apelar AFIP y ANSeS. ANSeS es sólo agente de retención. Los fondos van a rentas generales, entonces la parte afectada sería la AFIP, a la cual ordenamos que se notifique para que ejerza su derecho de defensa. Pero la notificación le va a llegar mañana. Y la Procuración del Tesoro puede hacerse parte, pero eso lo decide el Gobierno. El Estado tendrá que pensar cómo se va a defender ante la Corte para defender la recaudación.

—¿El fallo no pone en riesgo la recaudación de impuestos?
—Nosotros hacemos un análisis de la Constitución Nacional, desde el artículo 14 bis y los tratados internacionales que consagran derechos a la Seguridad Social. En el tema de la recaudación, lo que se saca de un lugar se comienza a sacar de otro sector para compensar. Esas son decisiones que toma el Gobierno según las conveniencias. Es un aspecto en el que no entramos. Hay que ver qué decide la Corte.

—¿Cuál es el efecto de la sentencia?
—Si se interpone un recurso extraordinario de ANSeS o AFIP, se suspende la ejecución de la sentencia hasta que la Corte se pronuncie. Si la Corte confirma la sentencia, quedarían exentos todos los jubilados. Si la Corte la revoca, la ley de ganancias se seguiría aplicando.

—La Corte se puede tomar su tiempo...
—La Corte no tiene plazos para decidir. Y las sentencias de los tribunales inferiores no se pueden ejecutar hasta que la Corte se pronuncia. Hay una movida para que las sentencias de la Corte tengan plazo.
Nosotros hace un año que venimos preparando el fallo. Los tres jueces votamos en el mismo sentido, pero sólo figuramos dos por razones médicas. Mi voto lo redacté en mayo de 2016. Es un tema no sencillo desde el punto de vista jurídico por sus implicancias y consecuencias económicas, y eso hace demorar el fallo. Ningún tribunal, salvo una cámara federal que citamos en la sentencia, declaró la inconstitucionalidad de ganancias sobre los jubilados. En la Ciudad es el primer pronunciamiento.

—¿Por qué no hubo un fallo similar antes?
—Habitualmente los jueces rechazaban los planteos o no los hacían los jubilados. Los jueces seguimos reflexionando y salen decisiones como ésta. Este fallo es transparente: por primera vez dicta la inconstitucionalidad de la retención de ganancias sobre los retroactivos y el haber jubilatorio. Podría haber salido el año pasado; no elegimos momentos. No estaba maduro. Y el fuero está colapsado.

Posiblemente ahora se activen los casos de Ganancias. El tema es que el mínimo no imponible lo sube y lo baja el Gobierno y a veces se plancha por la inflación. Si bien el fallo estaría aplicado a 300.000 jubilados, el valor que tiene es más importante en el futuro, en esta economía que es tan dinámica, si los mínimos empiezan a bajar y a incluir a más jubilados. De confirmarse la inconstitucionalidad, se confirmaría que en el futuro, aunque baje el mínimo no imponible, ya no alcanzaría a los jubilados. El fallo se debe analizar en un contexto de espacio y tiempo más amplio que el de hoy.