Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Venden en Asia un terreno en u$s 3000 millones

Ubicado en el corazón del centro financiero de Hong Kong, se acaba de vender el terreno más caro del mundo. Se trata de un predio hoy ocupado por una playa de estacionamiento de 2880 metros cuadrados que fue comercializada en u$s 3000 millones, según datos del Departamento del Suelo de Hong Kong. La compañía inmobiliaria Henderson Land, propiedad de la segunda familia más rica de Hong Kong, fue la compradora tras superar ocho ofertas de sus competidores. Con el precio pagado superó el valor proyectado que llegaba a los u$s 2830 millones. La parcela está ubicada en Murray Road, en el distrito de Central, el corazón comercial y financiero de la ciudad. Y podría convertirse en un emblemático edifico comercial de hasta 43.200 metros cuadrados cuyo valor superaría los u$s 60.000 por metro cuadrado, según un comunicado emitido por los nuevos propietarios tras cerrar la operación.
Henderson Land es controlada por el multimillonario Lee Shau-kee, la segunda persona más rica de Hong Kong. Con la operación, logró quedarse con el primer espacio de uso comercial ubicado en una zona de primera calidad que sale a la venta en dos décadas.
Henderson Land se impuso a la de otros gigantes inmobiliarios locales como Cheung Kong Property Holdings o Sun Hung Kai Properties y lo pagado por el inmueble tiene que ver con la poca cantidad de terrenos disponibles en Hong Kong, donde el porcentaje de oficinas vacantes es inferior al 2%. En abril una oficina ubicada en la calle de Queen’s Road alcanzó los u$s 50.000 por metro cuadrado. La transacción llega justo después de que la Autoridad Monetaria de Hong Kong (su banco central) ordenara a los bancos una reducción de hasta el 40% de los préstamos destinados a las empresas inmobiliarias, respecto al 50% anterior.