Viernes  30 de Septiembre de 2016

Europa tiene que actuar para frenar el malestar que atraviesan sus bancos

El Commerzbank quizás se esté arrepintiendo de haber instalalado una réplica de un "diplodocus" a escala en su lobby de Francfort a principios de este año. Esta semana, con la creciente preocupación por la solidez financiera del sector bancario alemán, el dinosaurio se ganó una mención de Andreas Dombret, un alto funcionario del Bundesbank. La supervivencia depende de la capacidad de adaptarse a las condiciones cambiantes, comentó. Desde la crisis financiera, las condiciones en las que operan los bancos se modificaron _por la baja de las tasas de interés, el cambio demográfico y la nueva competencia, además de la regulación. Algunos bancos ya están extinguidos, y el tamaño no es garantía de supervivencia.
Dadas estas dudas existenciales sobre el futuro de los bancos europeos, la última intervención de Valdis Dombrovskis, el director de estabilidad financiera de la UE, es en el mejor de los casos miope. El vicepresidente de la Comisión Europea prometió oponerse a las reformas que exigirían a los bancos europeos recaudar más capital: específicamente, está luchando contra las enmiendas a los estándares internacionales para bancos que brindarían a las entidades menos discreción en la forma en que miden el riesgo de sus inversiones _y por lo tanto, la manera en que calculan el nivel del capital que deben reservar para absorber pérdidas.
La presión política sobre Dombrovskis es innegable. El último derrumbe del precio de las acciones de Deutsche Bank, la entidad de préstamos más grande de Alemania, refleja la fuerte inquietud sobre la posición de capital que tiene el banco para el caso de que se vea obligado a pagar cualquier porción significativa de la multa por u$s 14.000 millones que pidió el Departamento de Justicia norteamericano. Los inversores temen que muchos bancos alemanes e italianos estén en situación similar. Hay una comprensible resistencia a imponer nuevas cargas sobre los bancos de la eurozona, que emitieron más de 250.000 millones de euros en capital nuevo entre 2007, cuando estalló la crisis global, y 2014.
Las entidades financieras sostienen que cualquier incremento en sus costos simplemente las obligaría a restringir el crédito a la economía real. Sostienen que los cambios en discusión golpearían a los bancos europeos más que a sus pares norteamericanos, en parte debido a las diferencias en los mercados hipotecarios. Ellos también afirman que más cambios en las normas, tras años de una reforma regulatoria, serían contraproducentes. La incertidumbre asusta a los inversores y les complica más captar capital.
Sin embargo, esos argumentos son inverosímiles. Las modificaciones propuestas por el Comité de Basilea sobre Supervisión Bancaria no son un nuevo cambio radical en la regulación pos crisis. Son un intento por evitar que los bancos hagan trampa con las normas que ya están en vigencia.
Actualmente, a los grandes bancos se les permite usar sus propios modelos internos para calcular los activos ponderados por el riesgo (APR) - una medición crucial para determinar el monto de capital que deben reservar. Sin embargo, con el correr del tiempo fueron disminuyendo los APR en proporción a los activos totales.
Es un problema que el actual régimen regulatorio dependa de los requisitos de capital ponderado por el riesgo. Todo el proceso es subjetivo por naturaleza. Los bancos están mejor posicionados para evaluar los riesgos que están asumiendo, pero tienen un incentivo para subestimarlos. Los reguladores pueden tratar de evitar abusos, pero les es difícil criticar lo que esencialmente es una decisión arbitraria.
Sería preferible poner más énfasis en el ratio de apalancamiento - la barrera que exige a los bancos reservar un porcentaje fijo de acciones comunes en relación a los activos totales. Acá, el actual requisito es de un irrisorio 3%.
Dombrovskis debería prestar atención al mensaje claro de preocupación que están transmitiendo los inversores. El objetivo de la comisión debería ser que el sistema sea seguro y proteger a los contribuyentes - no simular que todo está bien.
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,840356,500060,0000
DÓLAR BLUE-3,333364,750065,2500
DÓLAR CDO C/LIQ1,1070-74,6594
EURO0,415964,967865,2380
REAL0,411614,141414,1976
BITCOIN-1,59607.940,00007.944,4700
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000054,8125
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,819760,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,806561,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000056,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000132,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS6,00001,591,50
DISC USD NY2,078583,0081,31
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,083031.995,1300
BOVESPA-0,2700105.015,7700
DOW JONES-0,950027.025,8800
S&P 500 INDEX-0,39192.997,9500
NASDAQ-0,83008.156,8530
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,2415343,0944342,2677
TRIGO CHICAGO0,9515194,9254193,0882
MAIZ CHICAGO-1,0766153,7340155,4072
SOJA ROSARIO0,0000243,0000243,0000
PETROLEO BRENT-0,934759,350059,9100
PETROLEO WTI-0,370953,730053,9300
ORO-0,34181.487,20001.492,3000