U$D

LUNES 18/02/2019

Proponen aumentar tributos a las personas físicas

Jorge Gaggero, investigador del Cefid-ar e integrante del Plan Fénix, dijo que el sistema tributario favorece la fuga de capitales y la utilización de paraísos fiscales. Los principales problemas –consideró– son que no se gravan las ganancias de capital, que son muy bajos los impuestos patrimoniales y que la tasa del Impuesto a las Ganancias es muy alta para las empresas y muy baja para las personas.
“La composición del sistema impositivo en la Argentina es tal que en muchos aspectos favorece las actividades especulativas, de rápida maduración de negocios, donde no se anclan capitales, por ejemplo construir countries o especular en el sistema financiero”, sostuvo Gaggero, y añadió que por el contrario, se penaliza la actividad productiva, donde los capitales se hunden por 20 años.
Algo que favorece la fuga es que no existe en el país tributación sobre la ganancia de capital, consideró Gaggero, y agregó que “los ricos sólo pagan Ganancias por la cuarta categoría cuando son directores de su propia empresa y por el monto que se asignan como directores, que son marginales respecto de sus ingresos”. Y propuso que esas rentas especulativas sean gravadas nuevamente por un tributo a las ganancias de capital como el Impuesto sobre las Ganancias Eventuales que existió en Argentina y se derogó en los ’90.
Respecto de la imposición sobre las actividades productivas, Gaggero dijo que “un arancel de 35% para una empresa formalmente constituida es altísimo a nivel internacional”.
Enumeró que la media de la alícuota marginal de empresas en el mundo es 29% y en Latinoamérica es 27%.
Otro punto que subrayó Gaggero es que “la propiedad está gravada a un nivel infame en la Argentina, ya que se atrasan las valuaciones y las alícuotas son bajas. Ese es el impuesto más anclado que hay en el país, la propiedad no fuga y eso lo gravamos bajo”, se quejó.
Como tercer aspecto analizó cómo está operando el impuesto a las personas físicas respecto del gravamen societario.
El impuesto máximo de 35% para personas físicas es igual al de la empresa, recordó. En consecuencia –dijo–, “estamos regalando recaudación potencial a favor de fiscos extranjeros de modo alevoso. Esto es fuga lícita con patente estatal. Las multinacionales, cuando remiten dividendos, los pagan a los accionistas en el país de origen, pero el conjunto de multis que han invertido en la Argentina tienen, en sus países de origen, impuestos marginales máximos sobre las personas de 45%, 42% muy frecuentemente, 40% muy pocos casos”.
“Para no violar los tratados para la evitar la doble imposición, no superando la alícuota marginal máxima del país del que viene el capital, por ejemplo, 45%, uno podría retenerle en frontera la diferencia entre el 35% que paga acá la empresa y ese arancel que uno le cobra porque estableció esa alícuota máxima para las personas”, indicó Gaggero y recordó que “ese sistema lo tuvimos en el país”.
El economista calculó que, si se toma una alícuota conservadora de 40%, lo que perdió el país en 2005 por esos 5 puntos no retenidos, sólo en el caso de la remisión de utilidades de las multinacionales, fueron u$s 700 millones.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés