Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Petrobras viene desmontando su operación en la Argentina

Para la petrolera brasileña, el país ya no es un eje estratégico, según revela el diario Valor, pero no apuesta a dejar el mercado. Especial en Cronista.com

Petrobras viene desarmando cuidadosamente su presencia en Argentina desde 2009. Vendió el área de fertilizantes a Bunge, echó 400 empleados y se deshizo de la refinería San Lorenzo, que le provocaba perjuicio por la alta carga impositiva cobrada a las empresas de gran porte. El grupo Oil M&S, del empresario Cristóbal López, compró 363 estaciones de servicio de la estatal brasileña.  La distribución de combustibles era muy amplia en relación a la producción de petróleo y exigía gastos con importaciones.

La producción de petróleo y gas está en caída. En 2005 y 2006 Petrobras produjo cerca de 140.000 barriles de petróleo equivalente (petróleo y gas) por día y el año pasado la producción fue de 98.000 barriles. La quita de la concesión de Veta  Escondida, en Neuquén, con potencial de recursos no convencionales, afectó la intención de Petrobras de enfocarse en la exploración y producción de crudo.

La reducción de la presencia tiene razones financieras, provocadas por factores políticos en el sector que inviabilizaron nuevas inversiones aplicadas a la búsqueda de nuevas reservas. Y la producción existente provenía de campos maduros que comenzaron a perder productividad. Actualmente, el valor de libros de Petrobras en Argentina es de u$s 2.300 millones y su deuda total es de u$s 1.600 millones.

Un proyecto de modernización de la refinería de Bahía Blanca, la única de la estatal en el país vecino, no habría sido aprobado por el consejo de administración de la empresa en Brasil. Pero una fuente conocedora de la situación indicó que el gobierno brasileño no quiere que Petrobras salga de Argentina.

Otra fuente consultada por Valor describió el achicamiento de la compañía petrolera en Argentina, acentuado en 2009, como  una “construcción de la derrota”, en referencia a la decepción que trajo el país, que junto a Estados Unidos era la mayor apuesta de Petrobras en su estrategia de internacionalización diseñada en la pasada década.

La estatal llegó a Argentina por la distribución, con la compra en el año 2000 de  Eg3, después de un intercambio de activos con Repsol. Pero en 2002, con la adquisición de Pérez Companc por u$s 1.100 millones, seguida por la petrolera Santa Fé, de Devon (u$s 89 millones), fue que su posición se tornó relevante en el país. En esa época, el entonces presidente de Petrobras, Francisco Gros, afirmó que Argentina era la “primera parada” de la estatal en el exterior, justificando la opción por el vecino país en que Argentina era la segunda mayor economía de América del Sur y socio preferencial de Brasil en el Mercosur. Pero las expectativas no se confirmaron.

La presidenta de Petrobras, Maria das Gracas Foster se reúne hoy con el ministro de Planificación argentino e interventor de YPF, Julio De Vido, en Brasilia. Una fuente cercana indicó que durante un encuentro entre un funcionario de Petrobras, la semana pasada, antes de conocerse la decisión del gobierno de Cristina Kirchner de estatizar YPF, un funcionario argentino dijo que la empresa brasileña tendría un papel importante “en lo que sucedería”, sin más detalles.

Petrobras aplicó u$s 10 millones en exploración en Argentina en los últimos tres años para cumplir el programa exploratorio de las áreas y perforó un pozo que resultó “seco” en ese bloque. La ejecutiva de Petrobras dijo el martes en un evento del Instituto Brasileño de Petróleo (IBP) que el plan era perforar otros seis pozos.