Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los socios potenciales que mira Cristina para la YPF estatal

La articulación de la nueva YPF con socios internacionales con capacidad técnica y financiera será la clave para dinamizar las inversiones en exploración y explotación de hidrocarburos. ExxonMobil, Total, Statoil, Sinopec, Chevron, EOG Resorurces y CNOOC, el socio chino de Bulgheroni, son algunas de las compañías extranjeras que integran la lista de posibles interesadas.

En respuesta a una consulta de la senadora mendocina Laura Montero (Alianza Frente Cívico Federal), Axel Kiciloff, viceministro de Economía y subinterventor de YPF, brindó detalles de la segunda fase del proceso de expropiación de la petrolera, que consiste en asociarse con compañías internacionales para incrementar las inversiones en exploración y producción de hidrocarburos.
El economista señaló que entre los jugadores que integran esa lista figura la norteamericana ExxonMobil, la mayor petrolera del planeta, que a fines de marzo envió a Buenos Aires una comitiva de ejecutivos de los EE.UU. para reunirse con el ministro de Planificación, Julio De Vido, y con el propio Kiciloff.
La articulación con inversiones internacionales se explica por dos grandes motivos. En primer lugar, por el aspecto económico: desarrollar nuevas reservas -y en especial, poner en valor los recursos no convencionales de la cuenca Neuquina- exigirá desembolsos siderales. "Sólo en Neuquén habrá que colocar más de u$s 28.000 millones en los próximos seis años", indica Héctor Mendiberri, subsecretario de Hidrocarburos de la provincia que gobierna Jorge Sapag.
Con YPF recién expropiada, y con el fantasma del default aún rondando por la inconclusa negociación con el Club de París, es imposible para la Argentina conseguir por sí sola esos fondos en el mercado de capitales. "Sin embargo, una petrolera de calibre podría acceder al financiamiento necesario", admiten allegados a la Secretaría de Energía, que dirige Daniel Cameron.
La petrolera china Sinopec cumple con esos requisitos. En los últimos días, trascendió que la empresa -que desembarcó en el país en 2010 con la adquisición los activos de OXY- estaba en negociaciones con Repsol para comprar la participación mayoritaria de la compañía española en YPF.
Fuentes cercanas a Planificación, incluso, dejaron entrever que la segunda petrolera del gigante asiático podría desembolsar u$s 10.000 millones para acelerar la producción de hidrocarburos.
La segunda razón es la tecnológica. Para certificar en reservas el potencial de los yacimientos no convencionales hay que recurrir a equipos de última generación -máquinas de fracturas hidráulicas, insumos químicos y superbombas, entre otros- y a formas novedosas de explotación prácticamente desconocidas en la Argentina. Por eso se apunta a captar el interés de productoras norteamericanas, que cuentan con más de 30 años de experiencia en la producción de shale gas. En los EE.UU. la oferta de tight gas (de arenas compactas) y gas de esquisto o shale gas representa un 23% de la producción total.

Desembarco en el país
Muchas de esas petroleras ya están radicadas. Chevron es una de las que, antes de la expropiación, estaba negociando con Repsol el acceso a Vaca Muerta, la formación de la cuenca Neuquina que cuenta con recursos recuperables -aunque aún no certificados como reservas- por 764 trillones de pies cúbicos (TCF), según un informe de la Agencia de Energía de los EE.UU. Desde la compañía, operadora del yacimiento Trapial, que aporta 5300 metros cúbicos diarios (m3/d) de crudo -es la sexta productora del país-, recordaron que el año pasado, durante la visita oficial a los Estados Unidos, el presidente para América latina de Chevron, Ali Moshiri, le manifestó a De Vido el interés de elevar las inversiones en Neuquén.
Otra de las empresas que nombró Kiciloff en el Congreso es EOG Resources, una petrolera con poca trayectoria por estas tierras, aunque con mucha experiencia en la explotación de shale oil (petróleo extraído directamente de las formaciones de roca generadora o roca madre). Su desembarco en Neuquén se produjo a principios de 2011, al adjudicarse dos áreas de exploración (Bajo del Toro y Cerro Avispa) licitadas por la empresa provincial neuquina Gas & Petróleo. En diciembre pasado, la firma se asoció con Medanito -una petrolera independiente de capitales locales que cuenta con respaldo financiero del Banco Mundial- para desarrollar las áreas Aguada del Chivato y Aguada Bocarey, con potencial no convencional.
Una camino similar trazó ExxonMobil, que también firmó un acuerdo con Gas & Petróleo, y a su vez se asoció con la canadiense Americas Petrogas y con la local Ingeniería Sima para explorar las áreas Bajo del Choique y La Invernada. Luego, sumó algunas áreas más para controlar, hoy en día, 800.000 acres -algo así como 320.000 hectáreas- en Neuquén. La operadora norteamericana habría, a su vez, firmado un pre acuerdo con YPF para explorar los bloques Loma del Molle y Pampa de las Yeguas I, según trascendió a principios de año. Aunque habrá que esperar que la nueva gestión de YPF se expida sobre el tema para confirmar o descartar la existencia de ese documento.

A la expectativa
Otra de los grandes players de la industria mundial que mantuvo conversaciones con Repsol para participar del desarrollo de Vaca Muerta es la anglo-holandesa Shell. Sin embargo, tras la estatización, sus chances se redujeron drásticamente debido a la pésima relación entre la petrolera y el Gobierno, con denuncias penales del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, contra el presidente de la compañía en la Argentina, Juan José Aranguren, de por medio.
Aún así, Shell apuesta a ganar terreno en la explotación de shale oil en Neuquén. A fines del año pasado, compró el 65% de dos yacimientos neuquinos a Medanito. Se trata de Sierras Blancas y Águila Mora, donde podría invertir u$s 200 millones en cinco años. En realidad, la que encarará la tarea es O&G, una subsidiaria que reporta directamente al exterior.
Entre las tapadas figura la noruega Statoil, que con bajo perfil ha escalado hasta el top five de las mayores productoras de crudo del planeta. La empresa nórdica, que financia buena parte de sus proyectos con dinero provenientes de la seguridad social (fondos jubilatorios), mantuvo en marzo reuniones con directivos de Gas & Petróleo para acceder a campos con oportunidades de shale oil.
También europea, aunque oriunda de Francia, Total fue otra de las que sondeó el terreno para incorporar nuevos yacimientos. De hecho, ayer acordó con el Gobierno iniciar conversaciones para ampliar en 2 millones de metros cúbicos diarios la producción de gas de dos yacimientos, en los que está asociada con YPF. La petrolera tiene una vasta trayectoria en el upstream local: es la primera productora de gas del país, con un 29,8% de la oferta del fluido. Opera el campo Aguda Pichana, aledaño a Loma La Lata, el mayor yacimiento de YPF en Neuquén. A su favor cuenta con una estructura operativa y logística aceitada, y con un fluido diálogo con funcionarios del gobierno nacional. De hecho, fue la primera en salir a anunciar públicamente su intención de elevar las inversiones en la Argentina, tras la expropiación de Repsol.
Pan American Energy (PAE), la segunda productora de crudo, cierra la lista de los posibles socios de YPF. La operadora de British Petroleum (BP) y Bridas, que es controlada por la familia Bulgheroni, siempre mantuvo excelentes nexos con el kirchnerismo y además, cuenta con liquidez para invertir. Es que en 2010, los hermanos Bulgheroni vendieron por u$s 3100 millones la mitad de Bridas a CNOOC, una de las mayores petroleras de China, siempre ávida de sumar nuevos yacimientos de hidrocarburos. z we

Más notas de tu interes

Comentarios2
Editor80 CMS
Editor80 CMS 21/04/2012 06:04:08

nadie tiene pruebas de daño ambiental, son solo especulaciones de los terroristas ecológicos.

Editor80 CMS
Editor80 CMS 20/04/2012 06:45:02

Pero nadie se ha planteado en daño ambiental de la extracción de shale gas