Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Desafíos institucionales de las Multilatinas

El boom de las Multilatinas, empresas medianas y grandes de países latinoamericanos que han decidido su internacionalización, es un nuevo fenómeno al que se hace referencia de manera seguida últimamente. Sin embargo, los desafíos transformacionales que tienen por delante son grandes.
Si bien la caracterización es algo difusa, se trata de empresas nacidas en latinoamérica cuyos inversores son locales, pero con visión internacional. Por ello, además de consolidar su presencia regional se instalan como actores globales y compiten en el primer mundo.
Para sorpresa de muchos, el crecimiento de estas compañías en los últimos años, ha sobrepasado al de sus pares multinacionales. La legión local se compone por empresas diversas, desde el gigante de aviación brasileño a la compañía regional de celulares del globito colorado, pasando por la compañía que desde hace décadas exporta caramelos made in Argentina.
Esta gesta no es solo resultado de un simple oportunismo de coyuntura, o consecuencia de la búsqueda de un flujo de caja balanceado, sólido y diversificado, también es una pieza en el engranaje de la innovación.
La creación de nuevos conocimientos se ha vuelto cada vez más crítica para las empresas en todos los niveles. Nuevos productos, servicios o mercados demandan el desarrollo de nuevas capacidades y talentos a nivel del conocimiento humano y organizacional. En este marco, la empresa como organismo vivo necesita de los mercados globales, terrenos propicios para la adquisición de todo este compuesto de valor agregado.
De manera paralela, se ha comprendido que tarde o temprano, la competencia multinacional llega a los feudos locales, por lo que este fenómeno expansivo constituye a la vez un golpe de ataque y una toma defensiva. El crecimiento hacia mercados mundiales, es también una estrategia de supervivencia y aseguramiento del liderazgo local que en muchos países las Multilatinas poseen.
Es interesante y paradójico que la decisión de volverse en jugadores de peso internacional también pueda acercar beneficios a sus liderazgos locales.
Hay un eje de motivación común en todos estos nuevos cambios: el mercado es el mundo y los competidores pueden estar en cualquier parte. Por ello, se trata de generar empresas o ámbitos de actuación lo suficientemente integrados e internacionales para poder competir, y sobrevivir.
Para esta aventura internacional, las Multilatinas cuentan con algunas ventajas en cuanto a su capacidad de desenvolvimiento. Acostumbradas a operar en entornos económicos de incertidumbre y en marcos institucionales complejos, imprevisibles y menos nítidos, estas empresas y sus líderes tienen una gran gimnasia en cuanto a la anticipación, capacidad de reacción y prospectiva. Como resultado, el entrepreneurial character del empresario latinoamericano tiene una mayor capacidad de adaptación, gran habilidad para improvisar y una aptitud permanente para sobreponerse a situaciones adversas.
Sin embargo, los éxitos en el extranjero no se producen sin antes manifestarse los dolores de parto. Los nuevos aprendizajes, llegan en ocasiones a manera de síntesis de un proceso en el que las contradicciones entre las culturas organizacionales y de mercado se manifiestan.
Las Multilatinas por lo general son empresas líderes en sus países y en sus sectores. En consecuencia a nivel gerencial hay, de manera local, un desarrollo dado sobre la manera de conducir los negocios y también sobre el entendimiento de cómo contener las contingencias en un ambiente que se conoce muchas veces de memoria. Pero cuando la empresa inicia el proceso de internacionalización, todo lo nuevo entra en tensión con lo conocido en todos los niveles y procesos gerenciales.
Es en este terreno, a nivel cultural y de conocimiento cuando se producen muchos de los desafíos, ya que el marco conceptual y paradigmático siempre es diferente. Esto se maximiza cuando se inicia el proceso de inversión extranjera en países cuyas condiciones institucionales y de mercado son superiores. La exigencia es mayor.
Esto involucra, además de lo estrictamente técnico, una gran labor de decodificación de lo nuevo a los efectos de minimizar las asincronías. Aquí, los asesores y equipos gerenciales deberán actuar como buffers de los dolores de parto hasta que el resto de la organización comience a asimilar la nueva cultura de manera dosificada.
Esta labor que debe ser de ejecución pero a la vez de traducción y contención por parte de todos los equipos técnicos que conforman la primera línea de desembarco hacia el resto de la organización abre nuevas oportunidades para los perfiles profesionales de quienes participan en estos procesos.
Gerentes y asesores no son solo medios para el desembarco sino también instrumentos activos de un proceso de cambio organizacional de gran valor para las Multilatinas, para sus inversores y para Latinoamérica.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar