U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

El creador del concepto BRIC, Jim O´Neill, aconseja a Brasil mayor esfuerzo fiscal

El economista Jim O'Neill observa con preocupación la valorización del real y su efecto sobre la competitividad de sectores de la economía brasileña que no producen commodities. Para el creador del concepto Bric (grupo de países que reúne a Brasil, Rusia, India y China), el gobierno brasileño debe realizar un esfuerzo fiscal más fuerte, para que el peso del combate a la inflación no quede totalmente sobre los hombros del Banco Central (BC). Nuevas subas de los intereses provocarían una valorización aún mayor del cambio, en un momento en que las tasas en los países desarrollados están por el suelo. Además de afectar a segmentos como la industria manufacturera, el real apreciado puede crear un problema en la balanza de pagos en el futuro, dijo el economista inglés, actual presidente de Goldman Sachs Asset Management. Según O'Neill, además de los intereses altos, los términos de intercambio (la relación entre precios de exportación e importación) tienen un peso importante para explicar la valorización del cambio.

z Valor: El acuerdo para subir el techo de la deuda americana evitó una quiebra, pero implica cortes de gastos públicos en un momento en que la economía aún está débil. ¿Los cortes pueden comprometer una recuperación que es frágil, y eventualmente llevar a la Fed a mantener el estímulo monetario por más tiempo?
Jim O'Neill: Los mercados están claramente preocupados con eso. Si se miran los mercados de bonos, acciones y monedas, los títulos americanos tuvieron una fuerte alza, a pesar de todo el foco en la deuda soberana de Estados Unidos. Aunque la Fed haya dejado claro que no pretende ofrecer un relajamiento cuantitativo en un futuro próximo, es probable que caminen en esa dirección si siguen saliendo malos datos económicos, como PBI débil, desempleo alto y persistente y mercado inmobiliario débil. No estoy previendo que la Fed promoverá una nueva rueda de aflojamiento cuantitativo, pero si la economía se mantuviera débil, lo hará.

z ¿Cómo la incerteza en el escenario global, marcada por el bajo crecimiento en Estados Unidos y la crisis de deuda en Europa, afectará a Brasil y otros emergentes?
- Aunque el impacto de la crisis en Estados Unidos y Europa haya sido modesto en el mundo pos crisis, son las mayores economías del planeta, al lado de Japón. Una fuerte desaceleración adicional de las economías de esos países no es buena para nadie, incluyendo Brasil. Pero si la desaceleración ayuda a reducir los precios de las commodities y, la inflación, eso permitirá a los bancos centrales de mercados en crecimiento terminar el aprieto monetario antes de lo esperado.

z ¿El crecimiento de China e India compensará el bajo crecimiento de los países desarrollados, manteniendo los precios de las commodities en niveles elevados?
- Creo que no, una vez que los bancos centrales de esos países están subiendo los intereses. Sospecho que los precios de muchas commodities deben caer.

z Usted no cree en una caída de las commodities, lo que podría afectar a exportadores de productos primarios como Brasil. Sin embargo, los inversores parecen preocupados con una recesión en Estados Unidos. ¿Eso no podría provocar un derrumbe de los precios de commodities?
- Creo que los mercados están más preocupados con Europa y la estabilidad, o falta de estabilidad, de la unión monetaria europea. Si la situación no se estabiliza rápido, el riesgo de una ampliación del contagio aumenta, lo que no será bueno para nadie, ni para el crecimiento global ni para los precios de las commodities. Ese no es mi escenario central, porque creo en una caída moderada de los precios de las commodities, aunque el riesgo está aumentando.

z El real parece sobrevaluado, lo que causa estragos en algunos sectores de la industria. ¿En qué medida la valorización del cambio es un problema?
- La fuerza del real es de hecho un problema. Está creando algo como una "enfermedad holandesa" para Brasil, reflejando los términos de intercambio favorables, debido a los precios elevados de las commodities, como los intereses altos. Es un problema porque coloca mucha presión sobre los sectores manufactureros y no dependientes de las commodities que tienen que competir a nivel internacional. En última instancia, eso puede crear otro problema de balanza de pagos en el futuro.

z Desde octubre de 2010, el gobierno brasileño adoptó varias medidas para intentar detener la valorización del cambio. La semana pasada, se anunciaron medidas de actuación en el mercado de derivativos. ¿Ese es el mejor camino para enfrentar la valorización del real?
- El problema fundamental son los intereses altos en Brasil, en un momento de tasas tan bajas en los países del G7. Hasta que eso cambie, medidas como esas tendrán algún impacto en el momento del anuncio, pero no van a sustentarse.

z ¿Qué es más importante para explicar la valorización del real? ¿Los términos del intercambio o los intereses?
- La combinación de los términos de intercambio y de intereses reales elevados provoca el fortalecimiento del real. Si los dos se revirtieran, también se revertirá la fuerza del real. En algún momento, eso probablemente ocurrirá, pero el tema es que no podemos decir cuándo.

z La inflación en doce meses superó el techo de la meta perseguida por el Banco Central este año, de 6,5%, con los precios de los servicios con suba de 9% en ese período. ¿En qué medida las perspectivas para la inflación en Brasil son preocupantes?
- No estoy excesivamente preocupado. La economía está desacelerando en dirección a un ritmo de 4%, probablemente consistente con un crecimiento potencial de 4% a 5%, y sospecho que las presiones inflacionarias cederán en los próximos meses.

z Los intereses reales son muy altos en Brasil, pero varios analistas creen que el Banco Central debería haber subido más las tasas este año. ¿Brasil precisa una política monetaria más apretada?
- Brasil precisa una política fiscal más apretada. Dado el problema del cambio, las autoridades no pueden colocar todo el peso del ajuste cíclico sobre el Banco Central. El gobierno debe reducir más los gastos públicos, para evitar aumentos adicionales de los intereses.

z En 2010, el crecimiento brasileño fue de 7,5%. Usted fue el primer economista que citó la posibilidad de una expansión del orden de 7%. Para 2012, hay consenso de que será del orden de 4%. ¿Cree que el PBI potencial está en ese nivel?
- Creo que el crecimiento potencial es posiblemente próximo de 5%, pero definitivamente no es 7%. Pero es posible que ese número esté creciendo. En ese sentido, es muy importante que las presiones inflacionarias alcancen el pico en breve, para permitir que ahorristas e inversores puedan convivir con esa tendencia más optimista. Los próximos dos o tres trimestres serán un momento importante para Brasil.

z Usted fue muy optimista en relación a Brasil en los últimos años. Hoy, Brasil enfrenta presiones inflacionarias, un cambio super valorizado, intereses elevados y un marco fiscal complicado. ¿Continúa siendo optimista en relación al país?
- Para mí era muy claro que los últimos seis a nueve meses serían un momento de grandes desafíos para Brasil. Continúo siendo optimista en relación al mediano y largo plazo, pero los próximos dos o tres meses requerirán algunas soluciones para el tema de la inflación y el problema del cambio, teniendo como tela de fondo las delicadas situaciones en Estados Unidos y Europa. El motivo de mi visión favorable es que creo que de un país de alta inflación Brasil pasó a ser uno de baja inflación, lo que significó un gran cambio para la nación. Como resultado, muchas personas de los grupos de renta más baja están en los primeros niveles de transformación de sus vidas. La demanda doméstica tiene a ser estructuralmente fuerte.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés