U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Boda gay: para Bergoglio es una “movida del Diablo” y Kirchner lo acusó de presión

Se difundió una carta del cardenal en la que ratifica su fuerte rechazo al tema, luego de que se conocieran divisiones en la Iglesia al respecto. Kirchner destacó su voto a favor

El ex presidente Néstor Kirchner criticó ayer a la Iglesia Católica, a la que le atribuyó “presiones” contra el proyecto de ley para permitir el matrimonio de personas del mismo sexo, luego de que se difundiera una nota del cardenal primado Jorge Bergoglio, en la que el prelado aseguró que la iniciativa es “una movida del Diablo” que de sancionarse “puede herir gravemente a la familia”.

“Cuando se tiene que presionar es porque hay muy pocos elementos para convencer”, evaluó el diputado nacional y secretario general de la Unasur al alentar el voto favorable a la propuesta que no alcanzó dictamen de mayoría en el Senado y deberá definirse el próximo 14 de julio en el recinto de la Cámara alta. “La Argentina debe dejar definitivamente las visiones discriminatorias y oscurantistas”, reclamó Kirchner tras un acto en la Casa Rosada, donde además lamentó “el carril que le han dado algunos a este tema” y aseguró tener “una absoluta tranquilidad de conciencia” por “haber votado a favor del matrimonio igualitario, a favor de la igualdad de derechos”. Su apoyo a la iniciativa se plasmó en la única sesión legislativa a la que asistió el ex presidente. “Los argentinos nos merecemos un país libre, amplio y con derechos iguales para todos”, aseveró Kirchner, además titular del PJ.

La Iglesia no replicó sus dichos del ex presidente, pero ratificó el texto de una carta de Bergoglio advirtiendo que el proyecto de matrimonio homosexual conlleva “la destrucción de la familia”. El primado argentino interpretó como “una movida del Diablo” el avance legislativo del proyecto y alentó a acompañar “esta guerra de Dios” contra la posibilidad de que una pareja homosexual pueda casarse. Convocó además a participar del acto interreligioso previsto para el próximo martes 13 de julio, a las 18.30, frente al Congreso, para manifestarse en defensa del “matrimonio varón-mujer”.

“No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”, señaló el arzobispo, quien solicitó “a San José, a María, al Niño” que “defiendan a la familia argentina” y “acompañen en esta guerra de Dios”.

Divisiones en la Iglesia

En medio del debate, se profundizaron en los últimos días las divisiones en el seno de la Iglesia Católica, con sacerdotes que reclaman dejar atrás “la discriminación” frente a la radicalizada postura de la cúpula religiosa. “Nosotros apoyamos absolutamente la ley de matrimonio homosexual porque nos parece que es hora de sanar una larga herida de discriminación de las comunidades homosexuales. Es importante que haya una voz de la Iglesia distinta a las de la jerarquía”, señaló el sacerdote Nicolás Alessio, miembro de un grupo de religiosos de la provincia de Córdoba.

Ese colectivo está integrado por 12 sacerdotes y es conocido como Grupo Angelelli.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar