Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Software para educar más y mejor

Conozca los principales desarrollos en soluciones de gestión para escuelas y universidades del país. La experiencias, los casos de aplicación y la alternativa del software libre.

Hasta mediados de la década del 90, los colegios y las universidades contaban con modelos de gestión pequeños y dispersos, que obstaculizaban el libre flujo de la información entre docentes, estudiantes y autoridades. A esto se sumaba la realidad de equipos obsoletos y el poco entrenamiento en el uso de las tecnologías.

Gracias a los avances tecnológicos, las instituciones cuentan hoy con soluciones integrales de gestión que les permiten lograr un mejor seguimiento y control de las operaciones académicas y administrativas. Los nuevos desarrollos posibilitan bajar los costos de distribución y otorgar transparencia a los procesos; como así también optar por sistemas basados en la experiencia del software libre.

Gestión integral

“Un buen software de gestión debería integrar distintas funcionalidades: lo vinculado al manejo de aranceles, la parte académica, la de recursos humanos y liquidación de salarios; en escuelas de negocios, la rentabilidad de los recursos in company, entre otros procesos", sostiene Guillermo Vivot, director General de Softland Argentina, compañía especializada en el desarrollo de software de gestión para empresas medianas y grandes.

Desde hace pocos meses, la Asociación para la Promoción Deportiva, Educativa y Social (APDES), una asociación sin fines de lucro que integra a 20 colegios y jardines de infantes de diferentes zonas del país, utiliza el software educativo de Softland para la gestión de sus 6.000 alumnos y 1.200 empleados. Por ahora está en la primera etapa, que consiste en la implementación del Colegio del Buen Ayre, el Jardín de infantes el Buen Molino y el colegio Los Molinos, en la provincia de Buenos Aires. “El desafío es definir e implementar un modelo de gestión único que se aplique al resto de los colegios, para luego facilitar su replicación. El proyecto incluye el diseño y desarrollo de un producto vertical para la gestión académica de instituciones educativas”, aclara Vivot.

Los beneficios de contar con un adecuado software de gestión recaen sobre todos: las autoridades, los docentes y los alumnos. “A la institución, la gestión académica le facilita distribuir a los estudiantes por asignatura, así como en aulas y horarios. Gestiona los exámenes, las calificaciones y las actas. Permite emitir diversos certificados derivados del expediente académico. Facilita la obtención de listados de alumnos por curso, asignatura y grupos. Calcula el importe de la matrícula considerando diversos parámetros: titulación, número de asignaturas nuevas o repetidas, descuentos especiales, becas, entre otros”, explica Aníbal Carmona, presidente de Unitech, empresa especializada en informatizar la gestión pública y en soluciones de Gobierno. El ejecutivo agrega: “Al alumno le permite obtener información actualizada de su expediente en forma más ágil e, incluso, si el software permite acceso a Internet, puede consultar él mismo el estado de su carrera, matricularse, inscribirse en exámenes”.

Carmona cuenta que, entre los casos de aplicación, se encuentra el ITBA, que desde hace más de diez años utiliza el software TRAMIX Educación y los servicios de Application Management Services (AMS), de Unitech. También el CONICET y la Universidad de la Punta utilizan la tecnología. En este sentido, María Clelia Odicino, Secretaria Académica de la ULP, cuenta que “el objetivo es contar con una plataforma digital de aprendizaje destinado a todos los alumnos de la universidad, del proyecto ´Todos los chicos en la red´ y de sus docentes. Lo más importante de esta implementación es que ahora la provincia de San Luis contará con una plataforma virtual para tomar exámenes en forma online”, cierra Odicino.

Educación y software libre

En la actualidad, son varios los especialistas y movimientos que promueven el software libre en el ámbito educativo. Una de las experiencias locales más importantes en el desarrollo y aplicación de esta filosofía en educación es la de SIU, el Consorcio de Universidades que desarrolla soluciones informáticas y brinda servicios para el Sistema Universitario Nacional y distintos organismos de gobierno. “El objetivo del proyecto, que nació a partir de un préstamo del Banco Mundial, era tener información y datos de calidad de las Universidades Nacionales para los distintos organismos que la requieran”, explica María Luján Gurmendi, directora Ejecutiva de SIU. En diciembre de 2003 caducó el financiamiento disponible por este préstamo, y la Secretaría de Políticas Universitarias y el Consejo Interuniversitario Nacional acordaron buscar esquemas de funcionamiento y financiamiento que lo hicieran sustentable en el tiempo. A fines de 2007 se inició una nueva etapa para el SIU, cuando se conformó en un Consorcio de Universidades.

La Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires implementó el sistema SIU Guaraní en 2002, que registra la actividad del alumno desde que ingresa hasta que egresa. “En ese entonces, el decano me convocó para que evaluara el estado de situación a nivel informático. En mi estudio destaqué como tema prioritario la necesidad de encarar una mejora drástica de la gestión de los alumnos”, explica Ana Gutman, coordinadora del Área Informática de la Facultad. A pesar del diagnóstico inicial, la ejecutiva aclara que el proyecto tuvo resistencias, pero que, “con decisión política y voluntad de encarar un cambio cultural”, la implementación del proyecto fue posible.

Por último, Gutman reconoce lo interesante de la experiencia de desarrollo cooperativo al que hacía referencia Gurmendi: “La dinámica del SIU, las reuniones de usuarios, las reuniones de técnicos, los foros y todas las herramientas que se fomentan me resultaron muy positivas. Incluso aprendí del intercambio de otras universidades, donde encontré respuestas a problemas ya solucionados por otros”.

Aurelia Rego

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar