Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un festival ecléctico con cerveza premium

Dos fechas, tres escenarios y más de 40 bandas marcaron el regreso del BUE.

A diez años de su última edición, volvió el icónico festival que marcó tendencia en Argentina. Iggy Pop, Pet Shop Boys y The Libertines, fueron sólo algunos de los protagonistas que brillaron este fin de semana en Buenos Aires y sellaron su gloriosa vuelta a escena.

Deslumbrante, moderno y único en su curaduría artística y calidad de producción, desde sus inicios el BUE se consolidó como una marca emblema y espacio de encuentro entre artistas nacionales e internacionales de diferentes generaciones y estilos. A diferencia de otros festivales contemporáneos, siempre ha sabido sorprender al público con line ups que marcan tendencia en la escena musical sudamericana y su regreso no fue la excepción.

Con Heineken como Main Sponsor del encuentro, fueron dos días a pura música en sus diferentes géneros y figuras internacionales de primer nivel que sacudieron los escenarios de Tecnópolis. Algunas clásicas y esperadas, como como Iggy Pop que lideró el show más rocker de la primera jornada y Pet shop Boys que, entre el pop y la electrónica, deslumbró al público con juegos de luces y láseres psicodélicos. También, fue el debut de bandas que nunca habían venido a Argentina, como Wilco y los británicos The Libertines que despertaron mucha expectativa en la previa del festival y no defraudaron a sus fanáticos en su performance.

 

Fiel al estilo que caracteriza al BUE, Heineken brindó una experiencia diferente a sus asistentes acompañados toda la noche de su cerveza. Bajo el insight Live Your Music, la marca sorprendió, en uno de los escenarios principales, con un Sight Garden, un jardín cervecero exclusivo con accesos y palcos especiales que dieron una vista cercana a los artistas en escena. Algunas de las personalidades que no quisieron perderse el encuentro fueron Esteban Lamothe, Benjamín Amadeo, Mike Amigorena, Florencia Torrente y Benito Cerati, quienes bailaron los clásicos de las bandas del momento. No sólo pasaron famosos locales, el lugar tuvo la visita especial de Capital Cities, el dúo estadounidense de indie pop, liderado por Ryan Merchant y Sebu Simonia, que sorprendió a todos los asistentes.

El Heineken Arena no pasó desapercibido y fue una de las sorpresas de la jornada, donde pasaron artistas como John Grant, Juana Molina, Dj Paul Kalkbrenner y el esperado y aclamado Wilco.           

“Este es sólo el comienzo de nuestro camino con la música. En esta oportunidad, decidimos acompañar el regreso del Festival BUE porque es el lugar ideal de encuentro con nuestro público. Nuestra marca entiende que la música es el lenguaje más universal que existe, por ello, no sólo la comparte, sino que busca llevar a los consumidores a que abran su mundo a nuevos horizontes, descubriendo nuevas bandas, incitándolos a que exploren, a que disfruten y a que vivan la música además de escucharla”, comentó a El Cronista, Loïc de Laubrière, Country Manager para Cono Sur de Heineken.

 

El Festival también tuvo su sello verde: se promovió un consumo de alcohol moderado siendo el primer evento musical con venta libre. Los consumidores tenían a su disposición, pipetas para medir si nivel de alcohol. Además, bajo el concepto Rock & Recycle, se fomentó un cuidado del medio ambiente durante el evento. Con el objetivo de recolectar el plástico utilizado para servir cerveza durante el recital, a aquellos consumidores que acercaban 5 vasos al espacio de reciclaje, podrían participar por una cerveza. A medida que pasaban las horas, se multiplicaban los consumidores que deseaban conocer si se trataba de su día de suerte. Al final de la jornada, se reciclaron más de 15000 vasos de plástico.

Con momentos brillantes y una vuelta gloriosa e inolvidable, volvió el BUE, un festival a la altura que dejó la vara bien alta y mucha sed de música para su próxima edición.