Zoom editorial

Volatilidad cambiaria, más temida por los inversores que la inflación

Las colocaciones en fondos de inversión con instrumentos que ajustan por inflación vienen cayendo 20% en lo que va del año: dólar mata inflación.

Los datos de colocaciones de plazo fijo en el sistema financiero reflejan dos aspectos de la complejidad del momento.

De acuerdo con las cifras del Banco Central, el mes pasado el crecimiento de esos depósitos fue menor que el de la inflación.

Si el IPC de mayo creció, según el consenso de los pronósticos en torno del 9%, el stock a plazo fijo evolucionó siete por ciento. Esto se explica por dos razones.

Por un lado la aversión al riesgo de permanecer por 90 días bajo un esquema de actualización de UVA para ganarle a la inflación. Pero, sobre todo, porque el inversor minorista le escapa incluso a la actualización por inflación. Prefiere ajustarse en moneda dura.

Por cierto, las tasas de interés de referencia del Banco Central con TNA del 97%, que implican una tasa efectiva de 154%, tampoco compensan a la inflación proyectada para los próximos 12 meses por el mercado.

Límite a las tasas

Y hay un consenso entre los especialistas y del Banco Central que un aumento mayor de la tasa no servirá ni para frenar eficazmente la inflación y por el contrario seguirá alimentando el stock de pasivos remunerados. Apenas frena cierta corrida al dólar. Poco más.

En cambio, vemos por estos días una preferencia por la cobertura cambiaria. Se ve en los flujos a los fondos de inversión de instrumentos dólar linked, que recibieron en lo que va del año flujos netos equivalentes al 9,6% del saldo de lo que tenían a fin de año.

Según datos de MegaQM, los fondos de hard dólar recibieron flujos netos del 6,7 por ciento. Mientras tanto, los fondos de instrumentos que ajustan por CER perdieron casi 20% a pesar de la ganancia que habilitaría la creciente inflación de los últimos meses: los inversores medianos y grandes también se protegen de una devaluación.

Este escenario preventivo se complica más cuando se observa la dinámica del sector externo. A pesar de los numerosos y progresivos cepos al acceso al dólar oficial, "no se logra atenuar la demanda estructural" para importaciones y el pago de algunas deudas, definen en Mega QM.

Según su análisis, en las últimas semanas y con el cierre del programa del "dólar soja 3" se aceleraron las liquidaciones de los productores que empezaron a correr contra la caída de los precios internacionales y porque se aceleró el ritmo de la cosecha, que aún está por debajo de los promedios históricos. Los analistas renuevan, en ese contexto, alguna expectativa por una nueva versión de dólar soja.

Ahora todas las expectativas se centran en las fuentes de divisas para cubrir la falta de u$s 20.000 millones por efecto de la sequía. Intensas negociaciones con el FMI y con autoridades chinas que, vistas desde la perspectiva de inversores minoristas, prefieren posicionarse en todo lo que suena a dólares.

Temas relacionados
Más noticias de dólar
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.