Una marca: la ciudad del conocimiento, una apuesta al futuro

Cuando comenté entre algunos colaboradores la idea de traer 3 millones de visitantes a Bariloche y la región me dijeron: ¿vos estás loco? Les dije, convencido, que no. Como ingeniero nuclear que soy, argumenté que siempre creemos que todo puede ser posible, y que los sueños tienen una forma de concretarse si se los persigue a conciencia.

Si logramos que asistan 3 millones de personas a la región para la Expo Mundial 2027, vamos a generar un movimiento en la economía local, regional, y nacional, nunca antes visto. Eso se traducirá en puestos de empleo, ingreso de divisas, posicionamiento de nuestra ciudad y país, y un salto cuantitativo para el desarrollo de la ciencia y la tecnología, que es el otro gran polo que tenemos como baluarte y con un potencial para expandir.

Estas exposiciones, que convocan a países de todo el mundo, son la plataforma para compartir avances, innovaciones, inventos y cultura. La primera Exposición Universal se celebró en Londres en 1851. Desde entonces, se han organizado más de 70 exposiciones mundiales y especializadas en Europa, Asia, Norteamérica y Oceanía. Sin embargo, ninguna se ha realizado en Sudamérica.

En este aspecto, la expo podría dejarnos un legado muy importante para el futuro de Bariloche, pero también para la provincia y el país, y que es 'la ciudad del conocimiento'.

Los barilochenses estamos muy orgullosos de que nuestra ciudad sea una de las cinco del mundo con chances de ser sede de la Exposición Mundial 2027. Este camino, que empezó hace nueve meses, se va recorriendo paso a paso con la ilusión de llegar a buen puerto. El Estado nacional, el provincial y el municipal, trabajan conjuntamente para que podamos ser la primera ciudad de Sudamérica en donde se realice.

La propuesta temática que hemos hecho para esta exposición de tres meses de duración, y en la que estimamos participarán más de 80 países, se titula: Naturaleza y Tecnología. Queremos poner en discusión un nuevo comienzo del planeta, en donde la producción, la tecnología, y el mundo del trabajo tengan como prioridad el cuidado de la naturaleza.

Sustentabilidad, inclusión, energías renovables, cambio climático, y la inserción del mundo del trabajo y la producción, serán partes de los aspectos que formarán parte de este momento cumbre para nuestra ciudad, para nuestra provincia, para nuestro país y el resto del mundo.

Más allá de la muy necesaria infraestructura que habrá que construir para llevar adelante esta exposición, tanto en el predio ferial como en la ciudad, Bariloche parte de una muy buena base para recibir a los casi tres millones de visitantes que se esperan.

En los últimos años, tanto el sector público, como el privado, han trabajado fuertemente para mejorar la ciudad tanto para visitantes, como para sus propios habitantes. Sólo en los últimos seis años se han llevado a cabo 300 obras públicas, y esperamos concretar más.

Pero una vez que la Expo 2027 pase por la ciudad, es necesario que deje un legado.

Nosotros entendemos que el mundo está cambiando y la inserción de nuestro país y economías locales dependerá de la inteligencia con que afrontemos este nuevo escenario, que parece dividirse entre los que generan energía y los que producen alimentos. Argentina, afortunadamente, posee ambas características.

Los 450.000 m2 del predio destinados a la Expo 2027 dentro del Parque Industrial y Tecnológico (PITBA), pondrán un 'broche de oro' a un trabajo que venimos haciendo a medida del conglomerado educativo, científico, tecnológico, y empresarial que ha ido creciendo en la ciudad.

La 'ciudad del conocimiento' será un emblema nacional y sudamericano, destinado a formar a nuestros hijos y nietos para que tengan trabajo en el mundo que viene y para el cual hay que educarse. Esa condición es necesaria para preparar a las nuevas generaciones de acuerdo a los sistemas productivos que están incorporando tecnología, software, y que tienen la profunda necesidad de cuidar el mundo que habitamos. No podemos quedar afuera de ese proceso global, que ya está en marcha.

Uno de los pensadores más relevantes de la ciencia y tecnología en nuestro país se llamó Jorge Sábato. Es, además, el gran impulsor de la ciencia de materiales en Argentina y como si fuera poco trabajador de la Comisión Nacional de Energía Atómica de gran arraigo en Bariloche a través del Centro Atómico Bariloche, el Instituto Balseiro y empresas de tecnología. Gran parte de su pensamiento filosófico fue el fundamento para la existencia de INVAP como empresa de tecnología. No sé si lo escucharon, pero las siglas de INVAP significan "investigación aplicada" y eso tiene profundamente que ver con el pensamiento de Sábato.

El muy conocido triángulo de Sábato define de manera visual la relación entre desarrollo de conocimiento, empresa y Estado, en una serie de vinculaciones necesarias. Quizás el mejor ejemplo de este sistema de vinculación es INVAP mismo.

En Bariloche hemos trabajado mucho este sistema de vinculación, y creemos que este legado nos va a permitir dar un salto cualitativo. Cuando Sábato propuso este sistema de vinculación, estábamos inmersos en otro país y otro mundo. Y si bien las ideas persisten, hoy aparecen actores nuevos e instituciones modernizadas. Pero la idea principal todavía es útil.

El legado que proponemos para esta Expo, es hacer realidad (en una sola locación) la idea de este triángulo, con la potencia que esto necesita. Es decir, sector público, sector privado, e instituciones del conocimiento, en un moderno espacio para pensar el mundo que viene, el país que viene, la provincia que viene, y la ciudad que viene. Y no sólo eso: trabajar para insertarse en ese escenario y ofrecer toda nuestra capacidad desarrollada que ya es muchísima y es reconocida en el mundo. Pero podemos ir por más.

'La ciudad del conocimiento', no será ni más ni menos que un lugar en donde van a convivir la generación de conocimiento a través de universidades, centros de investigación y desarrollo, las empresas en sus distintas variaciones, y el Estado como órgano facilitador de los procesos.

Proponemos un espacio sinérgico donde los procesos de relación entre desarrollo del conocimiento y empresa se den casi naturalmente. Donde se den procesos de crecimiento mutuo, donde se traccionen entre las partes.

Los 250 mil metros cubiertos, más otros a construir posterior a la expo, contendrán universidades, institutos de desarrollo, empresas, espacios para start up e incubación de proyectos, facilidades de coworking , centros de formación públicos y privados. Habrá incluso institutos de formación secundaria para que desde la adolescencia nuestros jóvenes puedan empaparse del desafío del desarrollo tecnológico para un mundo sustentable.

Además, se dispondrá inteligentemente de espacios comunes para fortalecer el encuentro como centro de convenciones, anfiteatro, lugares recreativos, restaurantes y cafeterías, estarán dispuestas para que sean espacios de encuentro, debate, y difusión.

En una ciudad donde la tecnología es una parte muy importante de su desarrollo, daremos un paso más en esto que nuestro país y el mundo necesita que es "juntar las partes", ponerlas en una misma dirección que garanticen el crecimiento sostenido y el desarrollo de las sociedades, en este nuevo escenario geopolítico.

Por eso, les proponemos al mundo un nuevo comienzo, que se origina en el fin del mundo. Un comienzo en donde podemos ser protagonistas.

Temas relacionados
Más noticias de Bariloche
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.