Zoom editorial

Ganar tiempo o extender la agonía: la diferencia es tener un plan

Los pros y las contras de extender plazos para vacunar a la población y atender las obligaciones por la deuda externa.

La Argentina observa la recta final del primer semestre de 2021 angustiada por la necesidad de prolongar un factor tan inflexible como el tiempo y, así, afrontar dos de las mayores dificultades que la aquejan: la crisis sanitaria y la deuda externa.

Las cruces tachan los días del almanaque y los círculos rojos que resaltan las fechas importantes se ven cada vez más grandes sin una solución a la vista.

Las promesas de una inmunización masiva durante el verano sucumbieron con los problemas de provisión de vacunas. Así, hoy se transita el segundo otoño en pandemia y la nueva ola de coronavirus golpea con intensidad a una población que, mientras espera que se acelere la llegada de las dosis necesarias para su inoculación, revive los fantasmas de un confinamiento que ahogó a la economía en 2020 y que ahora amenaza con limar la esperanza de una recuperación.

La deuda interna

La tensión es palpable en el sector comercial y abarca a todas las pequeñas y medianas empresas que viven el día a día. Por ello, no solo sufren las restricciones actuales sino que miran con gran temor los períodos de cuarentena intermitente que se plantea desde el Gobierno para atravesar el invierno. "Es como cortarle el combustible a una máquina, se para inmediatamente", alertan desde un sector que no ve al Repro como una solución y pide que si se cortan los ingresos, también se frenen las obligaciones impositivas, entre otras.

Las pymes representan cerca del 70% del empleo formal y más de 40% del PBI argentino. Ya arrastraban el efecto de la caída del consumo por lo que, para muchas, la cuarentena supuso en 2020 un capítulo final. Se cerró el 16% de los comercios en todo el país y hay rubros que cayeron más del 30%.

Así, "ganar tiempo" para un proceso de vacunación lento mediante el confinamiento de la población podría tener un efecto positivo en la reducción de contagios, pero también significaría extender la agonía de un sector que invirtió en medidas sanitarias y cumplimientos de protocolos para no volver a atravesar por esta situación en 2021. Sin un plan adecuado, su salud correrá serio riesgo.

La deuda externa

La misma ecuación se puede establecer con los acreedores externos. Se acerca el fin de mayo y el vencimiento de un préstamo de 2400 millones de dólares con el Club de París podría activar mañana la cuenta regresiva de un default incómodo para un país sin financiamiento externo. 

Más allá de las declaraciones políticas de rigor, el pedido de una extensión del plazo a los países europeos solo podrá encontrar una respuesta favorable si es respaldado con un programa que garantice el cumplimiento a futuro.

La necesidad de atender la crítica situación social en plena pandemia no parece encontrar grandes reparos, inclusive en el FMI, pero agregarle hojas al almanaque requiere, al menos, trazar la ruta que se seguirá para fijar una nueva fecha de destino, de manera que la concesión otorgada implique ganar tiempo y no solo perderlo.


Tags relacionados

Comentarios

  • JCA

    Julio César Aguirre

    27/05/21

    Sí, Censura. Voy a leer en otro lugar. The Washington Post en inglés es menos antiargentino que esto.

    0
    0
    Responder
  • JCA

    Julio César Aguirre

    27/05/21

    Censura ?

    0
    0
    Responder
  • JCA

    Julio César Aguirre

    27/05/21

    Antes, hace mucho, leía Clarín y me comí todas sus mentiras. Luego recurrí a La Nación, pero avisado de lo que representa. Luego escapé porque eran intolerantes y ya sabemos qué (polenta es la palabra que usan sus lectores). Me vine a El Cronista para descubrir que los nuevos dueños no han cambiado la filosofía exclusiva de la siempre bombardeante derecha liberal, conservadora o lo que sea. La verdad, no puedo mas que irme a la Deutsche Welle, la BBC o hasta el RT. Son insoportables, nada les viene bien, como dice Orlando Balart.

    0
    0
    Responder
  • OB

    Orlando Balart

    27/05/21

    otra vez solicitando un plan es inacabale,luego hablaran de los testeos,luego hablaran de las vacuna,luego de la crisis economica NUNCA VA A HABLAR DE LA GENTE COMUN siempre siguiendo una bajada de linea liberal.nunca inclusiva.-

    1
    0
    Responder