OPINIÓN

Un nuevo pacto ligado a necesidades electorales

Los sindicatos rompieron el pacto originario al abandonar el objetivo concertado de incrementar los salarios del 2021 en el 29%, y ahora todos aspiran a superar la inflación del IPC del Indec reabriendo las paritarias. Es un nuevo pacto ligado a las necesidades electorales del oficialismo, ya que en las encuestas, el salario los ingresos y la economía conforman la preocupación principal de la opinión pública, desplazando la corrupción, la inseguridad y la pandemia al segundo lugar o tercer lugar.

En rigor, el plan original trataba de retraer los ajustes para que no se convirtieran en un motor de la remarcación anticipada de precios. El modelo fracasó, como viene ocurriendo sistemáticamente.

Desde la década de los 60' se ha establecido que cuando dos partes que negocian y cuentan con los mismas herramientas y con los mismos límites, los resultados tienden a un equilibrio originado en el hecho de que ambos contaban con de los mismos recursos disponibles. Esta es una de las aplicaciones del "Equilibrio de Nash".

En la realidad cotidiana, el debate negociación y eventual conflicto entre las partes tienen un mismo objetivo, el nivel inflacionario medido oficialmente por el Indec. En consecuencia, los salarios siempre terminan logrando un equilibrio entre la pérdida del poder de compra y el porcentaje que deben corregirse para recuperarlo. Por lo tanto, en la Argentina no existen aumentos de salarios, solo existen ajustes por inflación para tratar se preservar el poder de compra perdido.

Ahora, los gremios tienen un argumento adicional, y es el de la proximidad del acto electoral, donde el oficialismo, para poder atravesar una elección decorosa tienen que extremar esfuerzos, y el aporte de los sindicatos peronistas sería el de presionar al sector empresario para que coloque más dinero en el bolsillo de los trabajadores.

Deberíamos recordar a los que creen que los mercados operan conforme a la voluntad de los gobernantes, que la única fórmula para aumentar los salarios reales no es ganándole la carrera a la inflación, sino fomentando la inversión y mejorando la productividad para que las empresas resulten más competitivas y logren rentabilidad.

Algunos observadores sostienen que la necesidad de recuperar confianza y votos es tan importante, que se estaría dispuesto a promover medidas que configuren una bomba de tiempo que estallaría después de las elecciones. Basa con observar el ritmo de devaluación del dólar, todos los meses inferior a la inflación, que en algún momento requerirá de una devaluación para volver a equilibrar los valores.

En cualquier caso, los salarios que se habían acordado en torno del 29% no eran sustentables con una inflación proyectada para el 2021 del 45/50%, y los sindicatos no podían sostener ante las bases que los aumentos de este año perdieran valor venal. Es por ello, que se presentaron rápidamente una serie de casos que rompieron el frente, y transformaron el 29% de aquel momento en un juego de dos pilares, a saber: el primero es que ahora el aumento es del 40 o 45% conforme evoluciona la inflación, y el segundo es que antes de fin de año o a comienzos del 2022 habría una cláusula de revisión, en lo posible después de las elecciones de medio término. Si bien no es una cláusula gatillo que hace automático el ajuste, está claro que es una cláusula de resguardo casualmente fijado para después de las elecciones, por si los coeficientes se vuelven a disparar.

Es así que camioneros logró un aumento no acumulativo del 45% en tres tramos (20% julio, 12,5% en noviembre y 12,5% en febrero 2022) y un bono de fin de año, el sindicato del personal de seguridad privada logró el 45,4% en tres tramos (julio, octubre y enero 2022), el personal del Congreso Nacional también logró un 40%, el personal del PAMI también alcanzó un 43% y un bono de $20.000.

Por su parte, la Asociación Bancaria de Sergio Palazzo alcanzó un valor similar y cláusula de revisión, y tienen aspiraciones análogas el sindicato de la alimentación liderado por Héctor Morcillo y por Rodolfo Daer, Empleados de Comercio ronda el 40%, Fatsa y la industria farmacéutica sigue la inflación del Indec vencida. Foeva, representando a los trabajadores vitivinícolas, acordó el 57% dividido en cuotas remunerativas y no remunerativas más un bono.

Continuamos. Los estatales de Neuquén, representado por ATE, lograron un 53,09% en cuotas que van de mayo a diciembre; los trabajadores del ANSeS firmaron el 45,5% en cuatro cuotas; el Suterh acordó un 44,8% en cuatro tramos y un bono. El personal doméstico recibió un 42% en cuatro cuotas, y el sindicato de la televisión y las productoras acordaron un 41,5% en cuotas más una suma fija de $25.000. La UOCRA acordó 35,8% en cuatro cuotas y cláusula de revisión, actividades más castigadas como UTA, los plásticos y estatales acordaron porcentajes menores pero todos con cláusula de revisión.

Si consideramos que en muchos acuerdos se pactó también una recuperación del valor retroactivo adeudado en el 2020, y que agregan un valor adicional con un bono genérico, o con un bono Covid, o con una suma fija a pagar generalmente cerca de las vacaciones, este año los salarios van a superar el 50% de aumento, lo que nos coloca al borde del abismo frente a cualquier evolución razonable de la economía accionando bajo semejantes parámetros.

Con este nuevo retroceso, experimentaremos nuevamente un déjà vu con la amenaza de nuevos debacles económicos, sin dejar que la economía reacciones por sus propias reglas. Bertrand Russell decía que para qué cometer reiterar errores viejos habiendo tantos errores nuevos por cometer, en un contexto en donde se insiste tanto en fracasar que finalmente se terminará fracasando.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios