Todos somos (cada vez más) africanos

El crecimiento demográfico de África se acelera y profundiza una crisis humanitaria que impulsa a muchos hacia la migración.

Hace tiempo que las postales que llegan a los medios de comunicación desde las costas del mar Mediterráneo tienen poco que ver con el paraíso que atrae a los turistas de todo el mundo. Lo que prevalece son imágenes de precarias embarcaciones atiborradas de personas que intentan alcanzar las arenas del continente europeo.

El aluvión migratorio que sufre Europa tiene varias causas, pero la más importante es la severa crisis humanitaria que vive África.

Sin embargo, aunque sabemos que desde hace muchos años que sufre hambrunas, guerras, violencia e inestabilidad política no siempre existió tal nivel de flujo migratorio.

Una de las razones es la explosión demográfica que afecta a varios países de la región, sobre todo del área subsahariana.

Según informes de las Naciones Unidas para el año 2050 el número de seres humanos en el mundo llegará caso a los 10.000 millones desde los 7500 millones que hay en la actualidad, pero el mayor aporte a ese crecimiento lo hará África.

Si la tendencia que se observa hoy se mantiene serán Nigeria, Congo, Etiopía, Tanzania y Uganda quienes aportarán la mitad de ese crecimiento global. Seis países, además, registran el mayor índice de fertilidad. Angola, Burundi, Níger, Somalia, Zambia y Tanzania multiplicarán en 30 años por cinco - al menos- su número de ciudadanos.

En la actualidad habitan África 1250 millones de personas, pero para 2050 serán el doble.

Claro que el problema no pasa sólo por la cantidad de habitantes. Los recursos naturales africanos soportan mucha más población que la que tiene actualmente. El problema es la crisis social y económica que allí se vive.

Esta verdadera explosión demográfica sobrepasa por mucho el nivel de crecimiento de su economía y, sobre todo, la capacidad actual de su clase política para controlarla.

Mientras que la tasa de crecimiento demográfico se dispara y en algunos países subsaharianos se registra un promedio de 6 hijos por mujer adulta, el PBI crecerá a una velocidad mucho menor (entre el 3% y el 4% anual, según el Banco Mundial).

Además, como sucede en todo el mundo subdesarrollado, la distribución de la riqueza es una de las peores del mundo, lo que agrava el problema.

Algún distraído podría aportar como solución un gran operativo de anticoncepción y de educación sexual. Algo que los organismos internacionales, como la OMS entre otros, intentan aplicar con éxito relativo.

Pero si Europa realmente quiere dejar de recibir barcos cargados de africanos la solución no es aumentar el control de sus fronteras. El continente responsable de haber colonizado y desorganizado la vida tribal de esos pueblos debe responder de otra forma: colaborar fuertemente en el desarrollo económico de sus países.

Hace unos 200.000 años, los primeros Homo Sapiens iniciaron su lenta, pero consistente conquista de todos los ambientes del globo terráqueo desde el corazón de África. Hace algunos siglos, los africanos fueron obligados a abandonar su tierra y a servir como esclavos en las plantaciones americanas, más tarde los europeos conquistaron sus tierras y crearon fronteras donde no las había.

Si es cierto que finalmente "todos como africanos", tal como señalan los antropólogos desde que comenzaron los descubrimientos de los fósiles humanos más antiguos del mundo, la frase tendrá cada vez más peso en tanto sean empujados al mar hacia una nueva conquista: la de la supervivencia.

Tags relacionados
Noticias del día