Zoom editorial

Sube la pobreza y el mercado no ve una devaluación en el corto plazo

La falta de dólares no se discute. De hecho, el Banco Central (BCRA) mantiene una férrea defensa de las reservas basadas en un cepo estricto. Si en lugar de faltar, sobraran, el cepo se hubiese convertido en parte de la tumultuosa historia económica argentina.

Sin embargo, que falten dólares no es sinónimo de devaluación.

En el oficialismo aseguran que una devaluación no es necesaria por varios motivos, entre los que esgrimen, por ejemplo, el crecimiento de las exportaciones industriales (más 20%). Otro punto es que la emisión se frenó y el Gobierno comenzó a repagar deuda seduciendo a los inversores con tasas. Pero como las tasas que se pagan están por debajo de la suba del Producto Bruto Interno (PBI), no representa una preocupación. La preocupación se puede producir si los inversores le dan la espalda al Gobierno y no renuevan la deuda.

Dólar blue bajo presión: qué puede pasar con su precio antes del fin de semana largo

Otro tema que los analistas ponen sobre la mesa es que una devaluación provocaría aumentar la pobreza estructural de la Argentina. Un tema para nada menor teniendo en cuenta los últimos datos que hablan de pobreza e indigencia.

La tasa de pobreza llegó al 43,1% durante 2022 y afecta a 17 millones de personas según el informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que publicó El Cronista y NA.

En tanto, 8,5 millones de personas son indigentes, que equivalen a una tasa del 8,1%.

A su vez, el trabajo remarcó que la pobreza aumentó 15 puntos porcentuales en la última década como consecuencia de un deterioro general que incluye las condiciones económicas, sociales y laborales.

Horacio Rodríguez Larreta sobre Vialidad: "Era impunidad o justicia, y se hizo justicia"

El último dato oficial del INDEC corresponde al primer semestre del año cuando indicó que la pobreza en la Argentina era del 36,5%. El organismo volverá a publicar su estimación en marzo de 2023.

La UCA puso de relieve que la actual asistencia social que es dispensada por los tres niveles del Estado impide que la pobreza llegue al 50% y que la tasa de indigencia alcance el 20%.

El trabajo además muestra que el segmento de pobres se alimentó por sectores de clases de trabajadores de sectores medios y populares que son aquellos en los que más impacta la falta de trabajo y la inflación.

Al respecto, señaló que, si la tasa de inflación descendiera a un dígito, la tasa de pobreza podría caer entre 10 y 15 puntos.

El relevamiento mostró que el 40% de los hogares en los que habita el 50% de la población ha recibido algún tipo de asistencia oficial o programa complementario.

Condena a Cristina: primeras reacciones de la política

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.