Zoom Editorial

Ser y parecer, la versión económica del dilema que patentó un emperador

Ser y parecer son el origen de un antiguo y complejo dilema para la clase política. La lección que dejó el emperador Julio César no estaba pensada para impresionar a los electores de Roma (de hecho, la frase estaba dirigida a su esposa, de la que se divorció por una actitud que consideró inapropiada) pero repercute en las democracias modernas, en las que el doble discurso no solo no escandaliza a nadie sino que es casi una herramienta de gestión.

En la Argentina, con su singular capacidad de avanzar siempre un paso más allá de los límites, el dilema de ser y parecer se presenta además como una paradoja: es más importante lo segundo que lo primero. El Gobierno no quiere alejarse de la liturgia peronista, y por esa razón ensaya y pregona políticas que defienden ese espíritu, como los controles de precios y la participación del Estado en la economía (que sumó días atrás la mayoría accionaria de IMPSA, la compañía fundada por Enrique Pescarmona). Pero en el ser, los números traducen una disciplina fiscal que ni el propio ministro de Economía promociona.

Vale en este punto un asterisco. Martín Guzmán no es Ricardo López Murphy y los gastos del Estado no están bajando como parte de una política activa para lograr ese objetivo. El menor rojo fiscal es el resultado de mayores ingresos, logrados por la altísima presión tributaria vigente (en donde hay que destacar el aporte solidario y las retenciones que dejó la súper soja) y un gasto que se fue licuando porque creció por debajo de la inflación. Esa combinación, no obstante, le permitió al Gobierno reducir sensiblemente el déficit primario de los primeros cinco meses y apelar a menos emisión para financiarlo (0,6% del PBI contra casi 4% en 2020, según Ecolatina).

En el contexto de un gobierno que quiere revivir un poco la actividad económica para animar el consumo en la segunda mitad del año, la foto fiscal y cambiaria no es mala, pero no se parece a lo que una parte del Frente de Todos desea mostrar. Y por esa razón, los elementos que tiene a mano el Poder Ejecutivo para crear alguna expectativa de cara al mediano plazo, son subestimados en el discurso oficial. El titular de Economía expuso ante un calificado auditorio empresario, y las señales que dio fueron tan magras que no logró ilusionar a ninguno de los presentes (que además lo escucharon en una fría mañana al aire libre).

Los problemas económicos de la Argentina son variados y de distinta intensidad. Pero los más difíciles de resolver son internos y conceptuales. Están relacionados a las distintas visiones que conviven en la coalición oficialista, y que no permiten que "ser" y "parecer" sean un mismo objetivo, y no distintos, como ocurre hoy. Ni los inversores que nos financian con su ahorro, ni los países que nos prestan su capital, ni la sociedad que aspira a crecer y desarrollarse pueden sentirse atraídas por un proyecto de país que tiene tantos libretistas como actores.

Tags relacionados
Noticias del día
Dinero digital

Billetera virtual vs. home banking: cómo se elige usar cada canal y para qué

Billetera virtual vs. home banking: cómo se elige usar cada canal y para qué
La cantidad de usuarios y de transacciones a través de billeteras digitales ha crecido largamente en los últimos meses. Pero en una división de tareas, las operaciones con billeteras son las más espontáneas, de ocasión y menores montos. Según UDE Link, para grandes transacciones, impuestos y servicios, domina aún el home banking,

Compartí tus comentarios