Resistir la devaluación o pasar a pobres al 80% de los argentinos

La mayor licitación en pesos. Nunca se juntó tanta cantidad y los resultados le permiten a Economía financiar el corto plazo y descomprimir 2021. Así tomó el Gobierno ayer la colocación de títulos del Tesoro por unos u$s 3185 millones, en su estrategia de quitar pesos del mercado para ponerle un freno a la presión devaluatoria que sufre el peso en las últimas semanas.

Según informó el Ministerio de Economía, solamente con el título atado a la moneda norteamericana denominado Dollar Linked recaudó el equivalente a u$s 1660 millones ($ 129.804 millones, más del mitad del total), y la tasa que se pagará será del 0,1%.

La licitación resultó mejor de lo esperada por el mercado financiero y el propio Gobierno.

La otra cuenta que saca el Gobierno es que en octubre logró $ 420.583 millones y que le queda un saldo positivo de $ 250.000 millones. "Vamos a precancelar $ 100.000 millones que nos prestó el Banco Central. Ya le habíamos devuelto $ 26.000 millones", dicen en Economía.

Hasta ahí lo positivo en materia de colocación de deuda. Por el lado del dólar, ayer el dólar blue acompañó las medidas y bajó $ 9 al cerrar en $ 181.

Lo positivo de ayer contrasta con lo que pasó la semana pasada, cuando el Gobierno sufrió el viento en contra de un mercado muy a gusto con desprenderse de los pesos.

En el Ejecutivo creen que hay una corrida generada por quienes quieren forzar una devaluación. Y que ese mismo mercado hizo circular ayer que quienes compraron los títulos fueron "manos amigas" para ayudar a bajar la brecha entre el blue y el oficial.

En el mercado, en cambio, la lectura es otra. Lo que se cree es que hay que esperar unos días para saber si las medidas que tomó Economía tienen el efecto deseado. Si el dólar blue baja y el contado con liquidación hace lo mismo, la medicina aplicada habrá sido la correcta. Si ocurre lo contrario, el dólar blue seguirá su camino al alza.

Así y todo, en el Gobierno dicen que si el mercado quiere forzar una devaluación va a chocar contra la pared, porque hay reservas suficientes para garantizar las importaciones para la producción hasta que vuelvan a ingresar, a partir de marzo del año próximo, los dólares de la cosecha.

Pero la incertidumbre está instalada. De eso no hay dudas. Tampoco hay dudas de que quienes tienen capacidad de ahorro prefieren deshacerse de los pesos. En el interior, la construcción empieza a despegar; la venta de autos no está mal. El que no compra 0 Km o construye compra dólares, pero no se queda con los pesos en el colchón. El riesgo de una devaluación hoy es volcar a millones de argentinos a la pobreza. El riesgo de no hacerlo está en si la devaluación llega igual.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios