Zoom Editorial

¿Por qué Guzmán no emite más bonos del Tesoro para financiar el déficit?

En el mercado creen que la inflación de mayo estuvo por debajo del 4%, pero igual sigue preocupando.

En el medio de la segunda ola y a la espera de millones de vacunas, que supuestamente van a llegar para tranquilidad del Gobierno y del resto de los argentinos, la economía de algunos sectores sigue crujiendo.

Y no porque ayer era el vencimiento de u$s 2400 millones que no se pagaron al Club de París (hay 60 días de gracia). El problema más latente está en el día a día. Con la cuarentena que no le da tregua a miles de negocios y donde también se ven afectadas miles de industrias. Si a eso se suma la inflación, la situación de una parte importante de la economía está en una crisis de difícil solución. Es una parte de la economía y no toda, porque los precios de las commodities, y más que nada el de la soja, siguen aportando sonrisas al Gobierno, al campo y también al Banco Central, que vio crecer las reservas este año, en gran parte.

Pero uno de los dilemas que asoma para los próximos meses tiene que ver con qué actitud tomará el Ministerio de Economía para financiar la ayuda para sortear la pandemia. En definitiva, qué decisión tomará el ministro de Economía, Martín Guzmán, para financiar el déficit donde el coronavirus, la cuarentena y la pandemia en general aportan lo suyo.

Dentro de las decisiones de Guzmán está la de pedirle dinero al Banco Central. Hasta ahora, la historia viene moderada. En abril y mayo pidió 100.000 millones de pesos, un número considerado menor, dado el porcentaje que puede pedir de forma anual.

En el mercado consideran que lo ideal es que Guzmán se financie más con el Tesoro y menos con el BCRA. En definitiva es cambiar emisión de bonos por emisión directa de pesos. El riesgo de seguir financiándose con pesos está en seguir agregando nafta el fuego de la inflación.

En el mercado también sostienen que la inflación de mayo estuvo por debajo del 4%. Si se termina confirmando ese dato, más cercano al 3,5% que al 4% es un buen número aunque, claro está, seguimos hablando de una inflación altísima, superada apenas por un puñado de países, aunque la pandemia la sufre el mundo.

La semana pasada, el BCRA tomó la decisión de ofrecerle a los bancos la posibilidad de desarmar sus encajes compuestos por Letras de Liquidez del Central (Leliq), y con ese dinero, comprar bonos que emita el Tesoro. Una vez comprados, esos bonos vuelven como encajes.

La medida es una propuesta, no es compulsiva. El beneficio que tienen los bancos es que el Tesoro pagará más por los bonos que lo que hoy generan las Leliq. El riesgo que ven los bancos es volver a contar con más títulos del Tesoro.

Sin embargo, la discusión es otra. Si la emisión colabora con la inflación en el actual contexto, ¿no es mejor emitir bonos del Tesoro, pagar obvio una tasa mayor, pero tratar de frenar la suba de precios? La respuesta la tiene Guzmán y también el mercado.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios