¿Por qué el trabajo remoto es progreso para Latinoamérica?

El talento está en todas partes y hoy es cada vez más fácil acceder a él. Gracias a la eliminación de barreras geográficas y laborales, nuestros trabajadores se ven beneficiados ya que su productividad mejora, al separar los momentos de trabajo y ocio que le brindan energía vital como el contacto familiar o con amigos, sin duda alguna la flexibilidad es clave. Además de que se fomenta la diversidad y la inclusión, y es gracias a esa diversidad que se estimula la innovación y el crecimiento escalable.

Según el BID para 2025 Latinoamérica requerirá de aproximadamente 1.2 millones de desarrolladores de software. Teniendo en cuenta esto, será fundamental desarrollar nuevas habilidades para ser más competitivos en el mercado laboral del futuro, adicionalmente para romper los techos de cristal debe haber un progreso en las posiciones de liderazgo de las compañías tecnológicas, donde se incluya a las mujeres quienes históricamente han tenido menos presencia en esta industria. Pasar de un 80/20 a un 50/50 en la disminución de brechas es tarea de todos.

De las habilidades más requeridas en el futuro serán aquellas difíciles de reemplazar por la tecnología como la creatividad, la comunicación, el trabajo en equipo y el pensamiento crítico. Pero también habrá unas que desarrollar como la inteligencia artificial y la ciencia de datos.

La virtualidad eliminó todas las barreras geográficas, dándole mayor relevancia al trabajo remoto. De hecho, el Foro Económico Mundial estima que, en los próximos 5 años, se generarán 150 millones de nuevos empleos tecnológicos.

Latinoamérica está viviendo un momento único para escalar y crecer el sector empresarial en mercados internacionales, sin importar el tamaño o la industria.

Regreso a la oficina: un poco de home office y mucho de terceros lugares

El mundo quiere minimizar la inequidad entre naciones y el trabajo remoto es una manera de hacerlo. Hoy en día ser nómada digital brinda apertura al mercado laboral global, aumenta la relevancia y la preocupación por cuidar los entornos, generando así una mayor conciencia sobre la sostenibilidad, fomenta el turismo de trabajo en un 50% y genera nuevas ocupaciones en distintos sectores.

Las mujeres son las más afectadas con la transición, aunque no las únicas. La baja participación en el sector tecnología, la alta brecha salarial y la falta de mujeres en posiciones de poder limitan significativamente el desarrollo de los géneros. Entonces, por más que el trabajo remoto contribuya a disminuir la inequidad entre países, no la elimina y retarda cualquier posibilidad de progreso.

No debemos olvidar que la descentralización de las ciudades hace que llegue personal altamente cualificado a medianas y pequeñas urbes, trayendo consigo cambios, fomentando la transferencia de conocimiento e impulsando la inversión local, todo esto genera ecosistemas locales fuertes y polos de progreso menos centralizados y más equitativos.

Los nómadas digitales comienzan a tomarse la economía y con ello, las oficinas pasan a ser espacios flexibles y cómodos, de integración con los colegas, buscando el confort de los trabajadores, son más una opción que una obligación. Y si además les brindamos la confianza junto con la responsabilidad a nuestros equipos, el progreso de la región seguirá siendo exponencial.

Tags relacionados

Comentarios

  • MA

    Marcelo Andretti

    07/09/21

    vaga de mierda, seguí fomentado el home pajing, mientras el pais se desmorona. Todos en casita contentos. "hay que laburar para que me paguen sueldo?? Ufaaa"
    basta de invento feminista de brecha, a ganarse todos la plata

    0
    1
    Responder