ANÁLISIS

Populismo sin plata

Las disputas en el seno de la coalición de gobierno han alcanzado niveles insólitos. La Vicepresidenta critica al programa económico y los ministros del Ejecutivo le responden criticando decisiones adoptadas durante su segundo mandato presidencial. Lo curioso es que todos hablan como si fueran columnistas de un programa televisivo y no actores centrales en el proceso de toma de decisiones que llevó a la tasa de inflación actual.

Ahora que sabemos que el déficit fiscal y los subsidios elevados no forman parte de un programa económico consistente sería interesante que el Ejecutivo aclarara porqué aceptó que los subsidios económicos al sector privado aumentaran de 1,5% del PIB en 2019, a 2,5% en 2020 y a 3% del PIB en 2021. O puesto de otra manera porqué toleró, pasivamente, que los entes reguladores redujeran las tarifas de gas y electricidad en términos reales durante 2021 al aumentarlas en menos de un tercio de lo incluido en el presupuesto para ese año.

También sería interesante que el Ejecutivo explicara porqué decidió avanzar con el "plan platita" del segundo semestre de 2021 que requirió una emisión del BCRA para el Tesoro similar a la observada durante el segundo semestre de 2020 (ajustado por inflación) cuando la pandemia había cedido en su intensidad y el PIB había recuperado buena parte de lo perdido durante 2020.

O que explicara porqué aceptó aumentar el gasto del segundo trimestre de este año en alrededor de 200.000 millones de pesos gastando los recursos que habría producido la aceleración de la inflación o los que surgen de la contabilidad creativa de contar como ingresos diferencias en el valor de colocación de los bonos respecto de su valor nominal.

Mientras tanto observamos más propuestas de aumentar el gasto a través de una nueva moratoria previsional que según sus autores no tendría costo fiscal. Curiosa interpretación a la luz de los resultados de las moratorias anteriores. Curioso también cuando existe un mecanismo para dar una cobertura a gente que no aportó a través de la PUAM. Claro que la moratoria es más generosa: se adelanta 5 años la percepción de ingresos en el caso de las mujeres y se paga un haber 25% más alto. Para quienes creen en las "virtudes" del déficit fiscal parece demasiado pedirles que los autores de este proyecto hagan cuentas intertemporales, como requiere cualquier evaluación profesional de una reforma previsional.

También sería interesante preguntarse si ha empezado la puja distributiva. Mientras algunos ministros discuten por las cifras históricas de salario real eligiendo como base de comparación la que más conviene a cada uno, podemos repasar los datos del salario promedio de los asalariados formales. Medidos por el RIPTE y ajustados por inflación los salarios en marzo 2022 eran 1% más bajos que los observados en el año 2019 y 3% más bajos que los del primer trimestre de 2020 previo a la pandemia. En otras palabras, luego de una fuerte caída en 2018, los salarios reales formales están más o menos estancados. Pero la nominalidad es muy diferente. En el primer trimestre de 2022 los salarios subieron 18%, porcentaje bastante más alto que lo observado en el mismo período de años recientes y mucho más alto que el 11% que promediaron los aumentos por trimestre durante 2021. Y ya sabemos que la Vicepresidenta ha celebrado que los sindicatos logren aumentos nominales elevados en las negociaciones paritarias recientes.

Mientras tanto, el tipo de cambio real multilateral está alrededor de 4% apreciado respecto de lo acordado con el FMI. Si se trata de evitar el atraso cambiario, la depreciación mensual seguirá siendo importante. Eso se suma a aumentos salariales más altos que en el pasado. Aún si dejamos de lado las herejías fiscales/monetarias como explicación de la inflación y vamos a teorías de inflación de costos ¿cómo se espera bajar la inflación en ese contexto?

Las consecuencias de este vodevil quedan algo tapadas por los excepcionales términos del intercambio que alcanzaron un récord en el primer trimestre de 2022. Prendamos las velas para que el precio del yuyito se mantenga altísimo porque si merman los flujos de dólares y sin stocks de reservas en el BCRA el intento de hacer populismo sin plata corre un serio riesgo de estrellarnos.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • RN

    Raul Nieto

    Hace 27 segundos

    Muy expuesta la falsedad del enfrentamiento en los que integran el grupo político gobernante y muestra que lo único que buscan es mantener los privilegio y la impunidad del poder que les daría si ganan en 2023

    0
    0
    Responder