Perú en la elección de su bicentenario

Dos partidos políticos van a la segunda vuelta electoral para elegir al Presidente que dirigirá los destinos de la nación andina.

En las recientes elecciones generales de Perú, se presentaron 20 movimientos y/o partidos políticos para elegir representantes ante el Poder Legislativo y 18 candidatos a la Presidencia de la República (Poder Ejecutivo). De un total de 25,172,957 electores, participaron 17,635,814 de ciudadanos (70.059%) y dejaron de participar 7,537,143 (29.941%), siendo la tasa de ausentismo más alta de las elecciones peruanas.

La mayoría de los movimientos políticos que compitieron, estuvieron liderados por personas o personalidades que buscaron alcanzar el sillón presidencial al frente de movimientos o partidos políticos sin bases cohesionadas a nivel nacional, y peor aún sin idearios o doctrinas definidas sobre su posición en el escenario político (centro, derecha o izquierda).

Según la normativa electoral peruana, es un requisito para participar en las elecciones, presentar un plan de gobierno. Del análisis de los planes de gobierno, la mayoría carece de suficientes datos e indicadores que muestren cuáles son los principales problemas estructurales del Estado peruano, y peor aún, cómo es que se va a dar solución a las problemáticas. De allí que el discurso electoral, y las emociones (o temores), nuevamente se convirtieron en un factor determinante al momento de elegir.

Balotaje en Perú: Pedro Castillo dice que las próximas elecciones serán "una competencia entre ricos y pobres"

En ese contexto, las elecciones de los peruanos al Legislativo han permitido que 10 agrupaciones alcancen el mínimo necesario de votos para conformar bancadas o agrupaciones parlamentarias; por lo que, al igual que en las elecciones del 2016, se tendrá un Congreso fragmentado. En cuanto a los candidatos a la Presidencia han sido 2 opciones muy opuestas entre sí (izquierda y centroderecha) los que han alcanzado la mayor cantidad de votos, y deberán definir cuál de las dos gobernará el país en una segunda vuelta electoral. Al 99.631% de las Actas Contabilizadas, los 2 partidos políticos que van a la segunda vuelta electoral para elegir al Presidente que dirigirá los destinos de la nación andina son:

- PERÚ LIBRE, con su candidato José Pedro Castillo Terrones, que obtuvo 2,722,468 (18.95%) de votos válidos.

- FUERZA POPULAR, con su candidata Keiko Sofia Fujimori Higuchi, que obtuvo 1,925,540 (13.40%) de votos válidos.

Perú Libre, con un pensamiento de izquierda, se convierte en un partido de alcance nacional en el año 2012, aunque surge del denominado Movimiento Político Regional Perú Libre fundado en el año 2007 y presidido hasta hoy por Vladimir Cerrón Rojas, quien alcanzó 2 veces la presidencia regional de Junín y fue suspendido en su segundo ejercicio presidencial por una sentencia condenatoria por el delito de negociación incompatible, por haber favorecido a un Consorcio con el pago de gastos adicionales en la ejecución de un proyecto de saneamiento.

Más allá del Partido que lo acoge y sus líderes, el candidato Pedro Castillo Terrones, es un sindicalista del magisterio, que estuvo al frente liderando una de las huelgas del sector educación más largas de los últimos tiempos. Es oriundo de la región Cajamarca, una de las labrantías más grandes y hermosa de Perú, y al mismo tiempo un espacio de explotación minera de oro, que le ha generado a la región uno de los presupuestos regionales más elevados.

Fuerza Popular, con un pensamiento de derecha, surge en el año 2010 como un partido de alcance nacional que fusionó los partidos (Cambio 90 y Nueva Mayoría) que permitieron acceder a la Presidencia de la República a Alberto Fujimori Fujimori (padre de la fundadora) en 3 elecciones consecutivas. Una de sus primeras misiones partidarias, fue lograr una presencia nacional a través de los Comité distritales, provinciales y regionales, alcanzando sus mejores resultados en las elecciones de gobiernos regionales y locales en el año 2014, y en las congresales del año 2016.

Su candidata Keiko Fujimori Higuchi, desde que fundó su partido en el año 2010 lo ha presidido y liderado. Ha sido candidata a la presidencia en el año 2011 y 2016 y nuevamente se presenta en el 2021. Ha sido Congresista y capacitada en asuntos de políticos y públicos, denotando la escuela recibida en el cuidado que emplea en sus expresiones y puestas en escena políticas.

Pues bien, en el nivel de la estructura organizacional, a diferencia del resto de movimientos o partidos políticos que tentaron el sillón presidencial, tanto Perú Libre como Fuerza Popular, son dos partidos políticos que se soportan en una verdadera movilización y organización partidarias. Perú Libre soportada en el sindicalismo del magisterio, docentes y profesores; y, Fuerza Popular en sus líderes locales al frente de sus Comités Distritales, provinciales y Regionales. Ahora bien, desde un inicio de la Campaña, la cancha estuvo inclinada a favor de Pedro Castillo quien empezó su recorrido nacional presencial, y fue el primer candidato contagiado de SARS-COV-2 desarrollando el COVID-19; mientras que Keiko Fujimori, se veía impedida (por decisión judicial) de poder salir fuera de Lima para hacer Campaña.

En el nivel de comunicaciones, ambos candidatos manejan un discurso muy distinto en forma y opuesto en contenido. Debemos recordar que, en Perú tenemos una gran dispersión de la población, pues existen 94.922 centros poblados, de los cuales 81.119 tienen menos de 150 habitantes (Censo Nacional 2017), es decir, más de 12 de 33 millones de peruanos, se encuentran allí situados; y son 5 los departamentos que agrupan el mayor número de centros poblados Puno (9,9 %), Cusco (9,4 %), Áncash (7,8 %), Ayacucho (7,8 %) y Huancavelica (7,1 %).

Mientras la lengua y habla de Pedro Castillo es oriunda de las regiones andinas, y más allá de lo que dice su plan de gobierno, su interlocución con los pobladores es horizontal en el plano de comunicaciones y su discurso refleja una realidad: el olvido o ausencia del Estado, o la distancia entre las políticas públicas y las ejecuciones de obra a favor de los ciudadanos en las zonas más alejadas. De otro lado, en el caso de Keiko Fujimori, sus spots estuvieron muy bien cuidados en cuanto a imágenes (rodeada de mujeres, manteniendo el distanciamiento, por ejemplo), y su discurso popular siempre fue mejor recibido por los niveles socioeconómicos A, B y hasta C.

De allí que no es extraño que en las 8 Regiones con la mayor dispersión poblacional y Centros Poblados (57,477, 60,6%), Pedro Castillo alcanzó 2.6 millones de votos, mientras que Keiko Fujimori, se acercó a los 500 mil votos.

Así, el Perú llega a la segunda vuelta electoral con un enfrentamiento de dos posiciones políticas opuestas o antagónicas; de un lado, el Partido Perú Libre, como representante de la izquierda, con presencia de dirigentes comunistas, que mantiene un discurso reivindicacionista dirigido al poblador olvidado por el Estado; y de otro lado, el Partido Fuerza Popular, que, partiendo de abajo y cuesta arriba, mantiene una exposición de sus propuestas orientado a los niveles socioeconómicos A, B y C; mientras que el discurso de sus militantes se centra en (des)calificar la posición política de su opositor, apelando a las emociones.

200 años atrás, el Perú debía ser liberado del imperio español para consolidar la libertad en América del Sur, y el proceso independentista requirió la unión de fuerzas desde el Sur primero con José de San Martín desde el Río de la Plata, y desde el Norte después con Simón Bolivar desde la Gran Colombia. Siendo República, se caracterizó, la mayor parte del tiempo, por ser un país conservador y eje geopolítico del Pacífico, y de la Región, junto a Chile y Colombia. Hoy, desde el Sur y Norte, se repite el proceso de conquistar el bastión geopolítico, y esta vez desde Bolivia con Evo Morales, Uruguay con Pepe Mujica y Ecuador con Rafael Correa, se alienta una postura política de izquierda para Perú.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios