Para poder invertir, primero se necesita aprender a ahorrar

Los deseos de vivir de la Bolsa, comprando y vendiendo acciones, siguiendo al mercado desde cualquier parte del mundo aumenta de forma exponencial gracias a la Internet. Sí bien el mercado argentino aún es muy chico, no podemos dejar de lado el crecimiento que experimenta año a año.

Pero, antes de hablar de poder vivir de las finanzas, hay varios puntos previos que desarrollar. Uno de ellos y, posiblemente el pilar fundamental, es el ahorro. Se trata de la acción de separar una parte de los ingresos que obtiene una persona o empresa con el fin de guardarlo para su uso en el futuro, ya sea para algún gasto previsto o imprevisto, emergencia económica o una posible inversión. Y esta última parte de la definición, es la que interesa.

Para que exista inversión previamente debe haber existido una acumulación de capital (financiero en este caso) que se ajuste a nuestros objetivos y deseos. Es un error pensar que se necesitan sumas exorbitantes para poder operar en Bolsa, es más, actualmente muchos brokers ofrecen la posibilidad de abrir una cuenta comitente sin límite mínimo.

Para poder invertir, primero debemos ahorrar ¿Cómo podemos desarrollar un hábito de ahorro? Es vital registrar los gastos. El ahorro es un hábito y como tal, se trabaja. Eje fundamental para poder desarrollar eficientemente este hábito es poder conocer la conducta de consumo, la cual puede representar una fuga de efectivo. Detectar gastos innecesarios o "gastos hormigas" que se pueden haber evitado, como una gaseosa o un taxi.

Otro punto es elaborar un presupuesto financiero: una planificación de objetivos. Se necesita registrar todos los ingresos y proyectar los ingresos y gastos, en base a lo que observamos y lo que esperamos que ocurra a futuro. Servirá como guía para marcar límites.

Planificar y establecer objetivos: a la hora de comenzar a desarrollar un hábito, es importante saber para qué queremos hacerlo. En este caso, ¿para qué queremos ahorrar? ¿Durante cuánto tiempo? Cuando tenemos una meta a la cual apuntar y destinar nuestros ahorros, podemos mantenernos centrados de mejor manera. En este punto se puede organizar y establecer un plan de cumplimiento, con plazos para poder estimar cuánto tiempo te llevará lograrlo. 

Decidir en base a prioridades. Mantener la conducta financiera para cumplir con metas es un gran desafío, pero si se lo supera gran parte del asunto está resuelto. Cambios pequeños, casi invisibles, ayudan mucho. Antes de hacer un gasto sirve hacerse muchas preguntas: Cómo te hará sentir destinar ese dinero a esa compra, se puede posponer o si es necesario. Esto es lo que en economía llamamos ´costo de oportunidad´.

Ahorrar es importante, pero invertir aún más. El argentino le teme al sistema financiero, y tiene sus buenas razones. Sin embargo, en un país con una economía tan inestable, tener dinero debajo del colchón, literalmente puede representar la pérdida de su valor real. Es por ello, que mover el dinero a través de los diversos instrumentos financieros que el mercado ofrece, es elemental. No es necesario irse muy lejos invirtiendo en opciones, futuros o Cedears, podemos comenzar tranquilamente con un plazo fijo o bono a largo plazo y luego animarse a más.

Hay un dicho antiguo que dice: "Separados somos fuertes juntos invencibles". Por eso, debemos compartir información e incentivar a las personas a aprender nuevas herramientas para cuidar su dinero. 

Tags relacionados
Noticias del día