Necesitamos una ley de Emergencia Fiscal para afrontar la crisis de las pymes

El escenario de crisis por el que atraviesan las Pymes industriales es inédito. El deterioro del mercado interno, la falta de competitividad para las exportaciones y la persecución fiscal ante las moras en las que incurren las pequeñas y medianas industrias producto de una cadena de pagos estirada al máximo, generaron un clima de incertidumbre total para el desarrollo de la actividad manufacturera en nuestro país.

La situación terminal de la mayoría de las fábricas lleva a los empresarios a ser imaginativos, a recrear negocios y hasta a ajustar la actividad -situación que nadie quiere en este universo productivo- para poder sobrevivir. Todo eso ya se puso en marcha, pero hoy no alcanza. Las pymes están, en su mayoría, destinadas a desaparecer en el corto plazo porque no soportan la crisis.

A esta altura es necesario poner sobre la mesa herramientas concretas que sirvan de paraguas en el medio del temporal, que si bien sabemos que no servirá para evitar mojarnos ante la lluvia, pero que al menos nos dejará amparados ante el vendaval que azota a las Pymes por los costos de producir y dar trabajo, y ante la ausencia casi total de ventas.

Es por este motivo que les pedimos a los senadores y diputados nacionales que se sienten a debatir, a sumar, a modificar lo que sea necesario, a pensar y finalmente a aprobar una herramienta legislativa que permita esquivar por seis meses la profunda crisis por la que atraviesan las pymes.

Por eso consideramos trascendental apoyar el proyecto de ley que busca declarar la "Emergencia Fiscal" de la micro, pequeña y mediana empresa por el término de 180 días presentada por el presidente del bloque del PJ en el Senado, Miguel Ángel Pichetto.

Es sumamente importante que se avance en la discusión parlamentaria y que incluya una sanción ágil porque muchas pymes dependen de este proyecto para que puedan soportar seis meses más sin los problemas acuciantes de la presión fiscal, que se incrementaron con el aumento de los costos de financiación ante el retraso en las obligaciones con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La mayor presión fiscal, que se da en un escenario de recesión muy dura para el mercado local, generó que inmediatamente se acumule una mora ante la opción de pagar impuestos o sostener los salarios de los empleados o comprar insumos para mantener las fábricas abiertas, lo que provocó la activación de juicios que llevan a la quiebra a las pequeñas y medianas empresas industriales.

Por eso desde el IPA pedimos al Congreso Nacional que vote lo antes posible este proyecto de ley por el bien de las Pymes nacionales que están atravesando una crisis terminal por la caída de las ventas al mercado interno, la falta de competitividad para la exportación y una presión fiscal récord que escaló en todos estos años sin importar la situación de las pequeñas y medianas empresas industriales.

Entendemos que este proyecto permitirá achicar el impacto negativo que generó la resolución del Ministerio de Hacienda de aumentar las tasas de interés que las Pymes industriales deben abonar cuando se atrasan en los pagos.

La decisión de la AFIP de actualizar la tasa por intereses resarcitorios a 4,5 por ciento y por punitorios a 5,6 por ciento, en reemplazo del 3 por ciento y 4 por ciento, respectivamente, generó una única certidumbre: llenar a las Pymes de juicios de parte del Estado.

Si se aprueba el proyecto de ley, contaremos con 180 días para sobrellevar "lo peor" que vaticinan todos los analistas del escenario económico de corto plazo. Y el congelamiento de la iniciación de los juicios de ejecución fiscal para el cobro de obligaciones tributarias, de la seguridad social y aduaneras, incluso aquellos que se hayan iniciado en el período de la aplicación hasta la aprobación del proyecto de ley, es un complemento sumamente necesario porque son muchas las Pymes industriales que cayeron en esta trampa fiscal.

Somos una entidad sin participación partidaria, pero con una definición política taxativa: industrialistas. Es por ese motivo que no sólo respaldamos la iniciativa que presentó el senador justicialista Miguel Ángel Pichetto, sino que seremos activos colaboradores para que se convierta en realidad. Será así con cada una de las leyes que prioricen a la producción y al trabajo como centro de la actividad económica de la Argentina, tenga el nombre partidario que tenga.

La defensa y el desarrollo de las pymes industriales están por encima de cualquier bandería política.

Tags relacionados