Análisis

Mercados en rojo: suben fuerte las tasas y Wall Street achica riesgo

De golpe, el principal driver del mercado global de acciones son las tasas largas, en especial la de 10 años y la de 30 años. Existen tres factores que operan en simultáneo con consecuencias potencialmente diferentes. Primero, el mercado opera las tasas nominales de 10 y 30 años, éstas son las mas observadas y seguidas por Wall Street. Segundo, el mercado opera breakevens los que sirven para determinar cuánto espera el mercado de inflación esperada a distintos plazos de maturity teniendo entonces el breakeven a 10 años y el de 30 años. Tercero, y muy observado en estos últimos días, existen los TIPS, bonos soberanos norteamericanos ajustables por inflación de manera que su respetiva tasa de retorno nos muestra una tasa real muy ligada al crecimiento esperado y que han estado subiendo desde la semana pasada para las tasas reales de 10 y 30 años.

Desde fines de año pasado hasta la semana anterior, las tasas nominales venían subiendo principalmente motivadas por incrementos en la inflación esperada. De esta forma, los incrementos en la tasa nominal de 10 y 30 años fueron originados principalmente por saltos en los breakevens de 10 y 30 años respectivamente. Sin embargo, esta dinámica comenzó a cambiar drásticamente desde fines de la semana anterior: los breakevens se tranquilizaron y comenzaron a recalentarse las tasas reales de 10 y 30 años, que a su vez contagiaron a las tasas nominales.

Esto no es casualidad, desde la semana anterior mucho banco grande de inversión de Estados Unidos comenzó a fogonear la idea de un crecimiento muy por encima del esperado, aspecto que no tardó en descontarse en el mercado de bonos. El tiempo dirá si lo visto en las tasas en estos días es otro ejemplo de sobrerreacción o si esta tendencia llegó para quedarse.

En principio se podría decir que una suba de tasas nominales motivadas por inflación o crecimiento esperado tiene consecuencias distintas.

En general, si la suba de tasas obedece a incrementos en inflación esperada que podrían en el futuro forzar a la FED a incrementar su tasa de referencia, se podría decir que dicha suba genera consecuencias negativas a nivel promedio en el mercado de acciones global.

Si, por el contrario, la suba de tasas nominales es motivada por incrementos en la tasa real que anticipan a su vez aumentos de crecimiento esperado, uno podría decir que en general los mercados podrían digerirlo mucho mejor dado que en definitiva las tasas estarían acompañando un proceso de cicatrización de la economía global lo cual debería ser positivo para las acciones hablando en términos generales.

Ahora bien, si nos concentramos en la dinámica de precios del mercado global de acciones en los últimos días uno podría decir que el mercado toleró con razonable positividad la suba de tasas hasta que la tasa de 30 años nominal tocó el 2,20%, nivel alcanzado ayer casi en apertura y un mercado todo en rojo furioso. Con dicho nivel casi todo el equity global operó fuertemente en terreno negativo. De manera tal que quizá las explicaciones tradicionales de por qué una suba u otra debiera generar suba o baja de acciones parecerían no aplicar necesariamente al contexto actual quizá por el histórico nivel de distorsión al que nos sometió la FED desde febrero del año pasado.

Parecería que el mercado de bonos está testeando a la FED respecto al nivel en la tasa de 30 años que estaría dispuesta a tolerar en el corto plazo. Recordemos que el año pasado, ya la FED había sugerido que "quizá" implementaría control de curva y no creo que dicha carta haya sido abandonada por una FED que cada vez que habla lo hace de la forma más laxa posible.

Lo cierto es que de golpe y de la mano de mucho banco de inversión fogoneando con la idea, las tasas nominales largas comenzaron a convertirse en el driver mas importante de un mercado que está lleno de anabólicos desde febrero 2020. La pregunta es si estos nuevos niveles serán o no tolerados por una FED que ante la menor duda te articula otro Put Gratis. Lo interesante es que de "driver biológico" ya pasamos a drivers "mas tradicionales" concentrados en política monetaria y fiscal y eso es si mismo es una excelente noticia. La volatilidad obviamente va a seguir y los mercados heterogéneos y verticales llegaron para quedarse, aspecto muy distintivo de esta crisis. Probablemente la FED se plante en algún nivel de tasa nominal larga.

Compartí tus comentarios