Maradona en Napoli: el hombre que nos hizo creer que vivir en la alegría eterna era normal

Que el jugador más grande del mundo se pusiera la camiseta del equipo del sur de Italia permitió a los napolitanos vivir una infancia de ensueño ya que vivíamos en una burbuja de alegría.

Para todos los Napolitanos (y en particular para la generación que ahora tiene entre 42 y 55 años) Maradona ha sido el sueño, el “rescate de alguien que buscaba una salida para cambiar algo. Ha sido el puente que ha unido a Nápoles con Buenos Aires, con la Argentina.

Nápoles era el sur pobre de Italia, y el haber tenido al jugador más grande del mundo, ganar títulos nacionales e internacionales gracias a él, nos permitió vivir una infancia de ensueño (siempre cuando tengo una oportunidad se los comento a mis hijos de 14 y 11 años).

Nápoles era un carnaval continuo y nosotros, los chicos de ese entonces, vivíamos en esta burbuja de alegría, ilusionándonos que la vida sería así. Creíamos que esa era la normalidad; que en nuestro equipo estaba el más grande…

Maradona nos regaló la idea que con el talento todo era posible.

Para quienes vivian en Villa Fiorito, él demostraba que desde ese lugar se podía. Y a los napolitanos nos empoderó, nos permitió confiar en nosotros mismos.

El sueño desafortunadamente con el tiempo mostró también la otra cara. Era humano y fallaba. Pero en sus errores también mostró su grandeza. Siempre puso la cara y pagó en primera persona sus errores.

Su muerte nos deja la última enseñanza: el tiempo pasa factura.

Mi experiencia en Buenos Aires me está permitiendo conocer de cerca la cultura argentina y ahora puedo entender mejor que significa vivir en una villa y cómo crecen los chicos. Entiendo mejor a Diego como persona, con sus valores. Entiendo más por qué es un ídolo para muchas personas, aunque no sean argentinos o napolitanos.

Cuando conozco por la primera vez un argentino (de cualquier clase social), presentándome como un italiano que vive y trabaja en Buenos Aires y al minuto después que me preguntan “¿de qué parte de Italia sos? … , sale una sonrisa y una alquimia que se explica “solo porque tenemos en común al pibe.

Las leyendas sobreviven al tiempo y así, para toda una generación, Maradona es también parte de los recuerdos más lindos que tenemos junto a nuestros padres, hermanos y amigos, que se perpetua a nuestros hijos … gracias DIEGO para haberme permitido vivir tu leyenda.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios