PANORAMA BONAERENSE

Los verdaderos ganadores y perdedores de las elecciones 2021 en provincia de Buenos Aires

Entre los intendentes, tanto en el Frente de Todos como en Juntos hubo quienes pudieron festejar, otros que liberaron las broncas de la campaña y otros apenas salvaron la ropa. Mensajes por el corte de boleta y la avanzada para poner fin a la norma que impide la reelección indefinida de los jefes comunales bonaerenses. El festejo radical.

¿Quiénes fueron los ganadores y perdedores de las elecciones 2021? Entre los intendentes de la provincia de Buenos Aires, tanto en Juntos como en el Frente de Todos, hubo quienes pudieron festejar más que otros, que apenas salvaron la ropa. Envalentonados, los jefes comunales avanzaron con un planteo clave ante Alberto Fernández. Los radicales tuvieron su propia celebración. 

El poder de los intendentes

Durante los días previos, había dos estados de ánimo en la coalición gobernante. El del pesimismo, y el de un mediano optimismo. Este último era empujado por Sergio Massa, cuyos datos privados le daban una inédita paridad, ratificada por los resultados de la elección.

En esos días previos, llamó la atención cómo, con cierta preocupación pero más que nada con prepotencia, José Pepe Albistur hacía llamados para preguntar a los intendentes del Frente de Todos si estaban trabajando el corte de boleta, y casi amenazaba con que si él lo observaba en el recuento posterior, iba a tomar medidas al respecto.

El esposo de Victoria Tolosa Paz, seguramente, no hará nada con Alejandro Granados, el intendente de Ezeiza, quien fue el que más corte en favor de su boleta consiguió, detrás del cada vez más vecinalista Juan Andreotti. Allí, la familia aliada al Frente Renovador consiguió, a nivel local, casi diez puntos más que la lista de diputados nacionales.

Victoria Tolosa Paz

Quizás Albistur tampoco habrá llamado por teléfono a Juan Ustarroz, el hermano de la vida de Wado De Pedro, ya que en Mercedes el corte de boleta en el último tramo fue del 6%. Y así se pueden seguir contando otros ejemplos, como Avellaneda, municipio que conduce Jorge Ferraressi, el vicepresidente del Instituto Patria.

Al parecer, en los distritos de La Cámpora se dieron las diferencias mayores entre diputados y concejales... Raro o casual, lo cierto es que la mayoría trató de "salvar la ropa" porque presumían lo peor.

En cuanto a Juntos, todo era optimismo. Demasiado, y también había dos posturas claramente definidas. Las que no querían escuchar ninguna opinión "negativa" y los que masticaban bronca y hasta se dieron un gustito cuando la elección terminó como terminó.

Diego Santilli y Facundo Manes

En estas líneas, inclusive, se alertaba sobre la posibilidad de que hubiera un resultado como se dio. "Son operaciones de Joaquín De la Torre", decían los referentes más cercanos a Diego Santilli. No sabemos si el ex intendente de San Miguel dijo eso, pero lo cierto es que, si lo hubieran escuchado un poco, capaz mejoraban algo la elección.

Ninguna de las dos fuerzas, ni el Frente de Todos ni Juntos, perdieron tiempo. El lunes, los intendentes frentetodistas se dieron cuenta de su potencia. Todos habían hecho un gran esfuerzo para la remontada electoral, aunque a solo dos les alcanzó para dar vuelta la elección. Quilmes, con Mayra Mendoza, y General San Martín, con Gabriel Katopodis.

Así las cosas, Martín Insaurralde, el jefe de gabinete de la Provincia de Buenos Aires, alertó a propios y extraños que "es el momento" para volver a instalar la inconstitucionalidad de las inhabilitaciones para reelegir intendentes y concejales.

Alberto Fernández y Axel Kicillof junto a intendentes bonaerenses 

El miércoles, en la Quinta Presidencial de Olivos, el presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicilof y Sergio Massa hablaron con la mayoría de los jefes comunales sobre esta decisión (volver a permitir la reelección indefinida de los intendentes) que él también apoyará. Llamativamente, o no, no estaba Máximo Kirchner.

Lo otro que quedó claro es que habrá internas para dirimir todas las postulaciones futuras. No lo especificaron, pero ¿también se pondrá en juego la presidencial?... Habrá que ver. Lo cierto que, al estar en mejores condiciones, los intendentes del nonato albertismo ya se pintaron la cara y esperan, con la decadencia de la vice a la vista, a los "pibes" de La Cámpora para enfrentarlos en el 2023.

En la oposición, todo está peor que antes de las elecciones. Porque lo que era una "victoria fácil" se transformó en un triunfo "agónico". "Es de locos... Si alguien se hubiera puesto este objetivo hace dos años nos hubieran dicho que estábamos drogados... Nos jugó en contra el resultado de las PASO y nos comimos la curva", expresaron con cierta resignación.

A los intendentes que acompañaron la decisión de Horacio Rodríguez Larreta y no dijeron nada con la candidatura de Santilli, ahora les duele que éste haya salido a pintar la provincia con la leyenda gobernador 2023. "¿Qué creían, que era candidato y chau?", se sorprendió el más antiguo de ellos, Jorge Macri, quien sigue con la intención de competirle mano a mano.

Diego Valenzuela, en Tres de Febrero, Julio Garro, en La Plata, quienes también ganaron en sus localidades, no se esperaban semejante atrevimiento santillista. Hasta parece que el jefe de campaña, Néstor Grindetti, también se sorprendió.

LOS GANADORES Y LOS QUE SALVARON LA ROPA

Quien más diferencia de votos sacó sobre la otra fuerza fue en la zona norte Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas, mientras que en el sur, Alejandro Granados, en Ezeiza, hizo lo propio en la zona sur del Conurbano.

La victoria de Mayra Mendoza en Quilmes, hizo que Máximo Kirchner pudiera festejar en algún lado esa noche. Después de mucho esfuerzo, superó a Juntos, y recuperó 7% con relación a las PASO. Ella fue la única camporista que ganó. El resto, a pesar de la levantada, no pudieron en Mercedes, Luján y General Rodríguez, entre otras localidades.

Mayra Mendoza, una camporista que festejó

Quien también estaba "obligado" a ganar y lo hizo fue Gabriel Katopodis, en General San Martín. Allí, la lista que encabezaba su esposa, Nancy Capelloni, le ganó por casi dos puntos a nivel local al ignoto Andres Petrillo y por 0,50 Tolosa Paz se impuso contra Santilli.

En Juntos, Jorge Macri fue el que más votos aportó para el triunfo opositor en la Provincia, aunque algunos le desconfiaban. Tanto es así que cuando se analizaban los números en el comando de campaña, algunos descreían de que sólo hubiera tenido 0,80% de diferencia con su lista local. "Jugó bien", aceptaron.

En la competencia casi personal, el jefe comunal de Vicente López le sacó casi diez puntos de diferencia a su par de San Isidro, Gustavo Posse. En esta localidad, el oficialismo local debe compartir los votos nacionales de Juntos con la lista a concejal de Convocación Vecinal, de derecha declarada, que recibió diez puntos de Santilli, 2% de José Luis Espert y dos del Peronismo.

Jorge Macri, el que más aportó a los votos de Juntos

El otro intendente que tuvo motivos para festejar fue Néstor Grindeti, en Lanús. Con lo justo, pudo revertir los resultados de la PASO y ganó en todos los tramos de la boleta de Juntos.

Sin embargo, desde el lado bonaerense de la General Paz, hubo algo que puso contento a la mayoría. Fue la no tan buena elección de María Eugenia Vidal en la Ciudad de Buenos Aires. "Habrán creído que sigue siendo orgullosamente bonaerense", dijo uno, irónico.

En tanto, los que volvieron a festejar como nene con chiche nuevo fueron los radicales. Hasta ironizaron con que sus socios del PRO se transformaron en "un partido del conurbano", dado que allí consiguieron las victorias más importantes. Se olvidaron de Mar del Plata, La Plata y Bahía Blanca, por ejemplo.

Terminada la elección, distribuyeron un mapa con colores destacando qué se pintó de rojo y blanco, qué de amarillo y hasta se animaron a acicatear al azul frentetodista. Y, a pesar de que tengan menos población, algo de razón tienen. En la mayor parte del territorio provincial predominan sus colores.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios