Los elogios de Néstor Kirchner a los empresarios que Cristina cuestiona

La senadora Cristina Kirchner fue muy dura anoche con los empresarios de la construcción. En el discurso con el que se defendió frente al pedido de desafuero para que la Justicia allane sus domicilios, la ex presidenta cuestionó las afirmaciones de aquellos hombres de negocios que, ante el juez Claudio Bonadio, enfatizaron que el modelo de pagos ilegales para participar en las obras publicas fue puesto en marcha por Julio de Vido y sus colaboradores, en los albores de la gestión kirchnerista.

“¿Ustedes creen que la patria contratista y la cartelización de la obra pública empezó el 25 de mayo de 2003?" Sin nombrarlo, habló de Carlos Wagner, ex presidente de la Cámara de la Construcción, al señalar: “¿Creen que lo llamó un ministro y le explicó cómo tenía que hacer para cartelizar la obra pública?

El primer dato interesante para remarcar de este aspecto, es que la ex presidenta no dijo de manera expresa que ese mecanismo no funcionó durante su gestión. Si no fue su intención decirlo así, por lo pronto lo dejó en la nebuolsa. Su afirmación ignoró además todos los testimonios recogidos hasta ahora por la Justicia, y la catarata de arrepentidos que declararon lo contrario ante el juez Bonadio.

El segundo punto es que el enojo que hoy muestra con varios de los integrantes de ese sector, contrastó con la opinión que dio Néstor Kirchner en 2005, en la recordada convención de la Cámara Argentina de la Construcción en la que Roberto Lavagna denunció sobrecostos en la obra pública. Ese 22 de noviembre, en lo que los medios leyeron como una desautorización a su propio ministro de Economía (quien dejó su cargo pocos días después), Néstor Kirchner cerró el evento con un caluroso elogio a los empresarios.

“Les agradezco profundamente a los empresarios de la construcción. Muchos de ellos apostaron en momentos muy difíciles de la Argentina. Empresas distribuidas por todo el país, empresas chicas y grandes, que tuvieron que soportar momentos en los que el Estado no pagaba nada, donde el Estado llamaba a rescindir y achicar los planes de obras para poder resolver de alguna manera los contratos que los unían , dijo el entonces primer mandatario.

“Creo que esa página de la historia entre ustedes que apostaron y siguieron creyendo en la Argentina, en la que no vendieron las máquinas que les quedaban, en la que no vendieron la esperanza de seguir creyendo en un empresariado nacional, en la que no vendieron los sueños de que la construcción ayuda a cambiar, a dar trabajo y dignidad social, realmente les agradezco fuertemente porque es un gesto que todos los argentinos debemos valorar .

Al parecer, en ese tiempo el gobierno que encabezaba el santacruceño no tenía ningún problema con la patria contratista que ayer denunció Cristina. La Justicia dirá si la razón de esa armonía era la transparencia o el eficaz sistema de gestión que Néstor Kirchner edificó con la ayuda de Julio de Vido.

Tags relacionados
Noticias del día