¿Las redes sociales son las nuevas vidrieras para vender productos?

El comercio a través de las redes sociales es una disciplina en evolución, que apenas ha rozado la superficie de lo que es posible en esa materia. Las marcas, los establecimientos que participan del comercio electrónico y las plataformas de redes sociales identificaron hace mucho tiempo el potencial de las redes sociales de convertirse en un canal de ventas dinámico gracias a su naturaleza sumamente visual, su fuerte impronta de colaboración y las excepcionales experiencias móviles que ofrecen. Al reducirse la fricción, el proceso de compra resulta más fácil y más eficiente para los consumidores y, de este modo, las marcas logran altos índices de conversión y de retorno sobre la inversión.

El reporte Global Payments de Worldpay from FIS revela la importante penetración de la telefonía celular en Argentina. Según el informe, el 73% de la población tiene un smartphone, mientras que la penetración de Internet es del 93%. Estos datos contribuyen a ubicar a Argentina como un player relevante en comercio electrónico en América Latina, y convierten al país en un mercado potencial para el desarrollo del comercio por medio de las redes sociales.

Para garantizar que las interacciones a través de redes sociales se trasformen en ventas, es indispensable contar con métodos de pago rápidos, simples y seguros. Con el objeto de reducir la brecha entre el descubrimiento y la conversión, es necesaria una “última milla digital que no presente interrupciones. Es así que, para tener éxito, las redes sociales deberían ofrecer diversas opciones de pago que contribuyan a minimizar las fricciones. Además, los establecimientos deberían ofrecer un checkout optimizado para dispositivos móviles, incluidas opciones flexibles de financiamiento que permitan a los compradores pagar sus compras en cuotas, de ser necesario.

China es líder en comercio a través de las redes sociales, una tendencia alimentada por la abrumadora preferencia de los consumidores chinos por navegar por Internet usando sus teléfonos inteligentes. Al haber superado enormemente la era de las computadoras de escritorio, los usuarios chinos gravitaron hacia las “Super aplicaciones (Superapps). Según el informe Worldpay from FIS Global Payments Report, sólo en China WeChat tiene más de mil millones de usuarios registrados. Estas “Super aplicaciones consolidan las funciones de varias aplicaciones en una sola plataforma en la cual los usuarios pueden hacer todo lo que desean hacer sin necesidad de salir de esta plataforma: desde reservar vuelos y hoteles hasta socializar con amigos.

En la actualidad, el despliegue del comercio electrónico en el contexto de pandemia fue potenciado por los recientes cambios en los hábitos de consumo que instalan un nuevo desafío: ofrecer mejores experiencias de compra para mejorar los resultados. En 2019 Instagram habilitó su función de checkout, que permite a los consumidores comprar productos que vieron en una historia o un posteo sin necesidad de salir de la aplicación. Snapchat ahora ofrece una funcionalidad similar: “Shop and Cop . Las consecuencias de la pandemia por COVID-19, tales como comercios cerrados y la necesidad de mantener el distanciamiento social, sin duda aumentaron la aceptación y difusión no solo del comercio a través de redes sociales sino también a través de todos los canales de venta digitales.

Recientemente, la red social TikTok, la segunda aplicación más descargada en el mundo en 2019, agregó el botón “Compre ahora para vincular directamente a los usuarios desde los videos con los sitios web de comercio electrónico de los anunciantes. A pesar de que esa funcionalidad todavía no está disponible para los más de 4 millones de usuarios de Argentina, la tendencia es clara: las plataformas de las redes sociales son el nuevo canal para compras online.

En un mundo impulsado por la tecnología, la comercialización a través de redes sociales les dio un nuevo significado a los componentes sociales y emocionales del acto de comprar: permitió a las marcas reinventarse en un contexto en el cual las emociones de los consumidores están estimuladas. En la era de las compras digitales, los productos se presentan como parte de experiencias de estilo de vida que, a menudo, incluyen amigos u otros influencers, con lo que se crea ese lugar perfecto para que encontremos el producto justo.

Acerca de los datos:

A menos que se indique o haya una referencia en contrario, las cifras mencionadas fueron tomadas de los datos publicados en el Worldpay from FIS Global Payments Report. Para obtener información sobre la metodología de investigación, por favor consulte la página 128 de dicho informe.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios