TRIBUNA

Las pymes contra las cuerdas

Las pymes y los comercios minoristas enfrentan un duro contexto recesivo marcado por la caída del consumo, la suba de los costos fijos, las altas tasas que impiden el financiamiento y una fuerte presión tributaria. La política económica de la actual gestión está poniendo a las pymes contra las cuerdas, y las deja sin margen de maniobra para sobrevivir.

Las pymes atraviesan un proceso de crisis, provocado por la caída de los índices de la actividad y el consumo, y el exacerbado incremento de los impuestos, afectando de lleno su rentabilidad y liquidez. Basta con ver los registros de las últimas fechas clave para comprobar que la situación va de mal en peor. Las ventas por el Día de la Madre cayeron 13,3 % con respecto a 2017. Y si bien durante el último fin de semana largo se desplazaron un millón de personas por el país, - 2,6% más que en el mismo feriado del año pasado-, las estadías fueron más cortas, los destinos más cercanos y gastos de la gente muy moderados.

Queda claro que la crisis está afectando a todos los sectores de la sociedad provocando una radical caída de la actividad. La suba brusca del precio del dólar, más otros ajustes de precios que inciden decididamente en la canasta de consumo, como tarifas y combustible, reforzaron la crisis en general y de las pymes.

La inflación de los últimos meses tuvo su máxima expresión en septiembre, con un alza cercana al 6%. Según el último estudio del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), el costo de vida de los asalariados se disparó un 6,7% mensual en septiembre y acumuló un alza del 40,4% en los últimos doce meses, por lo que la inflación de 2018 será la más alta desde 1991.

La cadena de pagos ha comenzado a presentar síntomas de ruptura. La última información disponible indica que se incrementó un 42% el total de cheques rechazados y representan el 4,2% del total de cheques compensados. Es la serie más grave desde el año 2000.

Muchas empresas están cerrando y/o despidiendo personal. Según datos de la Universidad de San Martín, el nivel de empleo registrado disminuyó entre febrero y julio en 1%. Es el porcentaje más elevado que se registró durante las fases post devaluatorias (2014: 0,7%; 2016: -0,9%). Frente a este cuadro se mantiene una alta presión tributaria.

El cuadro de situación no es el mejor y las pymes están contra las cuerdas, es por ello que desde la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA), proponemos al Gobierno una serie de medidas de urgencia, con el objetivo de: aliviar la presión impositiva, plan de moratoria con tasas razonables (2%); y plazo de 48 cuotas para pago de deudas de ingresos brutos y otros impuesto; suspensión de juicios y embargos de apremio por 180 días; planes de refinanciación bancaria utilizando el mecanismo de encajes remunerados para evitar el cierre de cuentas bancarias de clientes del Banco Provincia; suspender los cortes de servicios públicos (energía eléctrica y gas natural) por 180 días; frenar aumentos de tarifas por 180 días; y medidas para mantener el empleo con incentivos para incorporar nueva mano de obra.

Tags relacionados