Zoom Editorial

Las cuatro claves que ve el mercado para que la inflación comience a bajar

En términos económicos, la gran pelea del Gobierno está centrada en la inflación. Y si se miran los números de cómo arrancó el año, lo primero que se ve es que el partido se pierde por goleada.

Si bien en el Presupuesto aprobado para 2021 se prevé una inflación de 29%, lo cierto es que en los primeros cuatro meses del año ya se consumieron más del 50% de lo estimado por el oficialismo. Para repasar los números, en enero los precios aumentaron 4%, en febrero el índice marcó 3,6%, en marzo, pegaron un salto y alcanzaron el 4,8%, mientras que en abril bajaron a 4%. Para mayo, en el mercado hablan de una inflación cercana al 3,5%.

Y el número de mayo se puede transformar en un quiebre ya que hay consultoras que estiman una inflación cercana al 3% para junio. El número sigue siendo altísimo para un mes, pero el dato no es menor si el Gobierno lo logra. El principal motivo es que si obtiene una inflación en baja, aunque junio contenga el impacto de la suba de tarifas de los servicios públicos y tal vez la reapertura de alguna paritaria, es probable que los precios del año estén lejos de las proyecciones anuales de 55% que estimaban algunas consultoras cuando se conocieron los datos de marzo pasado.

De todas formas, hay posibilidades de algún ruido político que tenga impacto en los precios. Si la inflación es multicausal como dice el ministro de Economía, Martín Guzmán, ese ruido puede venir de varios lugares y al mismo tiempo. Sin embargo, hay algunos atenuantes que pueden servir para amortiguar el efecto. 

El primero es la suba de tarifas, cuyo impacto será menor al esperado ya que el aumento fue menor al proyectado por Economía y menos de lo que esperaba el mercado. En segundo lugar, las paritarias, otra causal de inflación que puede estar retenida. El motivo es simple, los salarios en la Argentina están muy deprimidos y una suba moderada no impactará de lleno en los precios. El dólar es otra de las causas, pero aparece tranquilo luego de la entrada de la cosecha gruesa. 

De todos modos, en el sector financiero aseguran que un acuerdo con el FMI y el Club de París lograría un beneficio extra en la lucha contra el dólar. Y en cuarto lugar, como causa de la inflación figura la emisión. En este punto, es cierto que el Gobierno tiene que enfrentar el segundo año de pandemia, que tiene al conurbano como el lugar más afectado y que necesita dinero para planes que puedan paliar la situación y de paso, sostener los votos cruciales del Gran Buenos Aires.

Pero en el cuarto punto puede estar la clave. La emisión de pesos vía Banco Central puede suprimirse, o aliviarse y reemplazarse por emisiones de bonos del Tesoro. Si esto último sucede, el Gobierno podrá financiar una parte importante del déficit con deuda tomada del Tesoro y no con emisión del BCRA que inevitablemente transforme esos pesos en aumentos de precios.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios