Zoom editorialExclusivo Members

La quimera de estabilizar la economía y lanzar "el" plan en marzo

"Medidas momentáneas" o "hasta salir de esta situación". Frases como estas o muy similares fueron repetidas casi hasta el cansancio por varios funcionarios del Gobierno en la primera semana de gestión. En todos los casos lo que se busca es lo mismo: mostrar que la situación actual es muy compleja, pero que lo que viene puede ser todavía peor.

Ese objetivo, al menos, ya quedó claro e instalado. De hecho hay cierto consenso generalizado respecto de que el ajuste era esperable, ganara quien ganara las elecciones. Tal vez la diferencia hubieran estado en las formas y la gradualidad, pero no era realista pensar en otra opción

Con esto más o menos masticado -más allá de que todavía falta ver la mayor parte del capítulo en el que el ajuste se vive bien de cerca- ahora queda una gran incógnita: ¿qué se quiere decir con momentáneo; hasta cuándo sería?.

La reforma del Estado como "cuestión de Estado"

La próxima apuesta de Milei: un paquete de leyes y un blanqueo "feroz" 

El Gobierno maneja internamente tiempos que, al menos por lo que se viene viendo, son muy optimistas; tal vez demasiado. Entienden que en marzo ya se estaría en condiciones de presentar un plan, cuando supuestamente habrían hecho efecto algunas de las medidas.

Todas las decisiones que se anunciaron o anunciarán en los próximos días corren con la máxima de que serán "para estabilizar la situación". Luego de eso, dicen, será el turno de "un plan más concreto", que ya marcaría el camino del Gobierno.

Ese horizonte de marzo parece demasiado corto, por ejemplo, si se tiene en cuenta que varias de las medidas que se vienen anunciando o que se pretenden implementar, deberán pasar si o si por el Congreso. Y previo a eso se deberían lograr consensos con diferentes sectores industriales, primero, y luego políticos para que finalmente puedan salir a la luz.

Por otro lado, las medidas anunciadas por el ministro Luis Caputo -a medias en algunos casos- son recesivas y en el mismo Gobierno lo admiten. La ecuación entre aumento de tarifas y la vuelta de Ganancias, solo por citar un caso, no pareciera ser la mejor combinación para que el objetivo de marzo sea realmente posible. Lo mismo ocurre con el recorte de la obra pública, un segmento del que prácticamente viven muchas provincias a la hora de generar empleo. Y si se le suma un recorte en los fondos que les llegan por coparticipación, el panorama todavía es más complejo.

No sea cosa que, de la baja en la actividad y la pérdida de poder adquisitivo terminen por impedir que llegue esa estabilización esperada para poder implementar "el" plan.


Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.