EDUCACIÓN

La presencialidad en la universidad en tiempo presente y futuro

La vuelta a las aulas en el nivel superior implica mucho más que un reencuentro de los cuerpos.

La vuelta a la presencialidad en el nivel universitario implica mucho más que un reencuentro en el aula de los cuerpos: plantea la reflexión sobre dinámicas pedagógicas y contenidos que deberemos repensar a partir del cambio de paradigmas en las formas de vincularnos en las organizaciones educativas y en las que albergarán a las nuevas generaciones de profesionales

El regreso a las aulas universitarias se dio entre sentimientos variados; una sensación de rareza mezclada con alegría y ansiedad fue la combinación más común y la pregunta que más se escuchó fue: ¿puedo abrazarte?

A partir de la presencialidad se generan muchas preguntas y una certeza: si queremos volver a los contenidos y dinámicas de marzo del 2020 nos vamos a cargar de frustración porque las organizaciones de entonces ya no existen, porque las personas cambiamos, somos distintas a las que éramos.

La educación híbrida - parte de la cursada presencial y parte mediada por tecnologías - es una tendencia previa a la pandemia que se consolidó al calor de las experiencias del 2020 y 2021 en las carreras de grado.

En materia de posgrado, las ofertas tienden al dictado a distancia, como lo muestran un gran número de las recientes acreditaciones ante la autoridad educativa superior CONEAU.

Todos estos cambios fueron acompañados de inversiones en equipamiento y capacitación por parte de las universidades, tanto de gestión pública como privada.

A partir de esta vuelta a las aulas, muchos docentes nos estamos interrogando sobre como es el mundo actual y como se preparan los y las futuras profesionales para incorporarse. También nos sirvió para tomar conciencia de asignaturas pendientes como una incorporación sostenida de dinámicas mediadas por la tecnología o la actualización de la bibliografía.

Vale la pena a esta altura pensar qué es la presencialidad, el estar presente. Una de las acepciones de la palabra presencia se vincula a la existencia y existir en un aula es mucho más que cuerpos en un mismo espacio. Para estar presentes como docentes debemos llegar con dinámicas y contenidos acordes a la configuración del mundo que se constituyó a partir del COVID -19.

Con respecto a las dinámicas educativas, se escribió mucho en estos meses sobre la incorporación eficiente de tecnologías ya que se ha dado una fuerte alfabetización digital entre estudiantes y docentes que hará inviable volver a la tradicional clase expositiva acompañada de una presentación de Power Point para dar paso a formas más colaborativas y bloques más cortos dentro de la clase.

Sin embargo, hay un punto más importante en lo que a enseñanza superior se refiere: la revisión de los contenidos, porque nuevos escenarios requieren demandan nuevos abordajes, temas y bibliografía

En el ámbito de las Relaciones Públicas, la Comunicación Institucional y los Asuntos públicos debemos generar vínculos con públicos cuyas características se modificaron a partir de la pandemia. Algunas de estas modificaciones están presentes las conversaciones profesionales que debemos llevar a las aulas para atravesar los contenidos con nuestra realidad presente.

Uno de esos temas es la incorporación de las y los relacionista públicos y comunicadores como profesionales Data Driven, es decir, capaces de analizar y , principalmente, interpretar la gran cantidad de información que surge a partir de las huellas que vamos dejando con el uso de dispositivos electrónicos.

Esta información constituye el insumo central para una llegada eficiente a los públicos de las organizaciones por lo que se hace imprescindible el desarrollo de saberes y habilidades para su manejo.

Otro tema de conversación es el de la sustentabilidad en sus tres dimensiones - económica, ambiental y social - ya que la pandemia mostró que aquellas organizaciones que la abordaron previamente pudieron hacer frente a los cambios por el confinamiento de una mejor manera porque contaban con equipos más flexibles y comprometidos. Han sido las organizaciones conscientes de su rol social las más empáticas frente a las situaciones emocionales por las que todos y todas atravesamos desde sus colaboradores a clientes.

Muchas empresas en este marco habían comenzado con distintas modalidades de Home Oficce como parte de sus propuestas de equilibrio vida laboral - vida profesional y reuniones a distancia para disminuir los viajes como forma de disminuir la huella de carbono. Esta hibridez también obliga actualizar los procesos de comunicación interna.

Y así podríamos seguir pensando muchos otros temas más pero los ejemplos solo son disparados para pensar el concepto de presencialidad en las aulas no solo en términos materiales sino de realidades.

La razón de ser de la gestión de la comunicación es generar vínculos entre organizaciones y personas, entre organizaciones entre sí y entre personas; la vuelta a las aulas nos desafía ofrecer la formación profesional a partir de las nuevas organizaciones mientras nos vamos vinculando de acuerdo a nuevos paradigmas.

En resumen, pensar la presencialidad en las organizaciones educativas no pasa solo por el encuentro en los espacios físicos sino por la existencia en el aula y en los espacios que ocuparán los y las futuras profesionales.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios