PANORAMA BONAERENSE

La oposición sigue en Narnia, el peronismo juega al Don Pirulero y Alberto Fernández se queda sin acto

Sin invitación, el Presidente no podrá ir a ningún acto del 17 de octubre

Máximo Kirchner, Alberto Fernández y Axel Kicilof padecen de algo elemental en un gobierno peronista. Ninguno de ellos conduce. "Será por eso que no pueden hacer un acto por el Día de la Lealtad", ironizó uno de los participantes de la cena en la que el miércoles los principales referentes sindicales que se juntaron en la UOCRA para unificar criterios con Luis Barrionuevo que les había ganado de mano y lanzado para la fecha icónica del peronismo el lanzamiento de la Mesa Nacional Sindical Peronista.

Será en el Club Obras Sanitarias de la Nación, en el barrio de Nuñez, tal cual anticipó esta columna. Lo que no se sabía es que el presidente no será invitado, como ningún otro de los más importantes funcionarios nacionales. "Para qué"?, se preguntaban con filosa y experimentada ironía. "Es el presidente del Partido Justicialista Nacional", exclamó uno que no pudo terminar la frase por la risa que provocó.

En cuanto al joven Kirchner, sondeó con los otros dirigentes del PJ bonaerense la posibilidad de movilizar y hacer un acto muy propio. Rápido, apenas empezó a observar que nadie se le adelantaba a tirar la iniciativa, fue esperando, esperando, para luego decir que sería conveniente acompañar la convocatoria que realizó Pablo Moyano, la CTA y otros gremios combativos alineados con el kirchnerismo en la Plaza de Mayo, lo que será un revival de lo que sucedió el año pasado antes de las PASO del año pasado cuando, enfrente de la Casa Rosada, todos los discursos eran contra el presidente y su ex ministro Martín Guzmán.

Fernández había salido desde Olivos para asistir, pero apenas escucharon cómo venían los dichos de los oradores, le pidieron que esquivara la no invitación. Un año después, directamente, ni Máximo ni Alberto pueden organizar una marcha con ellos como convocantes.

Mientras tanto, Sergio Massa sigue "engordando las reservas" y eso le sirve para salir del radar aunque cada rato lo vuelven a ubicar. La inflación, los bajos ingresos de todos, planeros o trabajadores formalizados, siguen angustiando a todos los dirigentes oficialistas, que ya no ocultan su preocupación.

Un dirigente peronista con el que se reunió este periodista esta semana, en Ituzaingó, porque prefiere no ser visto en este tipo de encuentros en su propia localidad, hizo una observación que refleja la decadencia nacional.

"En este distrito se prohibió la tracción a sangre", empezó su comentario. "Está prohibido que carretas tiradas por animales y guiadas por personas en su montura. Pero ahora no se ven ni caballos ni burros, directamente es la gente la que tira el carro".

"Durante mucho tiempo, el hombre progresó, inventó la rueda, dejó a los caballos y a los animales, se subió a autos, tractores y camiones... Ahora volvió a llevar su propia carga caminando", concluyó.

En La Plata, si bien Axel Kicilof no participó, los peronistas provinciales dejaron en claro que él será el candidato a gobernador. A diferencia de Fernández, sobre su candidatura no hay dudas. Sin embargo, sí él mismo ve que siempre hay sombras en su horizonte y al igual que el presidente, la mayoría de los dirigentes no lo toman como conducción. La diferencia sustancial es que él sí tiene el teléfono habilitado 24 por 24 de la vicepresidenta, quien sigue saliendo poco de Mercedes, donde pasa la mayor parte de sus días.

Empieza el Don Pirulero de los peronistas territoriales

Juan Zabaleta le había dicho la última vez que habló más de veinte minutos con el presidente de la Nación que ya había decidido volver a ser intendente de Hurlingham. Alberto Fernández no lo tomó bien, pero ya no importó.

El mayor promotor del nonato albertismo se había quedado sin energías porque lo que veía desde lejos lo comprobó en el mismo gabinete. Y, a la par, cada vez que recibía una noticia de su pueblo las mismas eran más que preocupantes.

La grieta que existe con La Cámpora local no se disipó y así lo comprobaron los negociadores del intendente original cuando los del interino Damián Selci, empujados por Martín Rodríguez, el referente de Máximo Kirchner ahí, no querían ni escuchar de empezar la transición.

Hoy, en horas de la mañana, Selci distribuyó un discurso en sus redes sociales donde dejaba en claro que su interinato llegaba a su fin hoy viernes, seguramente en horas de la tarde, cuando se realice la sesión de reasunción de Zabaleta.

A pesar de estas tensiones, desde ambos sectores tienen más que en claro que "no nos sobra nada. Si nos matamos, en 2023 asume Lucas Delino", reconocen. Delfino es actualmente concejal y también director de la agencia de turismo porteño se volverá a presentar como candidato a intendente por Juntos.

La Oposición sigue en Narnia

Mientras esto sucede, la mayor parte de la dirigencia opositora sigue completando los álbumes de fotos de sus respectivos candidatos. Hoy, en Pinamar, el ritondista intendente Martín Yeza, se juntaron Horacio Rodríguez Larreta, el enamorado, Diego Santilli, el candidato natural, Cristian Ritondo, el retador y ganador de la elección del Rojo y Diego Valenzuela, entre otros.

La conclusión que sacaron algunos de los participantes es que "lo más importante es bajar los niveles de intensidad en la interna. Sin embargo, como mañana seguramente reaparecerá Mauricio Macri en alguna actividad y pasado

Patricia Bullrich, quien ya sabe que el ex presidente será prescindente en apoyar a nadie, organizó una gran movida en Mar del Plata con todos sus precandidatos. ¿Llevará a los cuatro que quieren estar con ella?... Joaquín De la Torre, Néstor Grindeti, Cristian Ritondo y Javier Iguacel. De todos estos tendrá que quedar uno solo para enfrentar a Santilli.

"Nadie vota a gobernador", dicen alguien que quiere tener, igualmente, su propio candidato y que, como muchos otros, ya se olvidaron de María Eugenia Vidal. Ahora el colchón lo trae Patricia Bullrich, parece.

En tanto, los que se dieron un baño de inteligencia y practicidad fueron los radicales, que por primera vez en muchísimo tiempo evitaron jugar a lo que más quieren. La interna partidaria. Finalmente, hubo humo blanco en el Comité Provincia y Maxi Abad consiguió permanecer por dos años más como presidente.

Junto con él estarán Erica Revilla, la senadora de General Arenales, quien también reelige y luego hubo un acuerdo con Evolución, que en la provincia la patente la tiene Pablo Dominichini, y Gustavo Posse, ambos antiguos aliados en Protagonismo Radical.

Ante esta fractura, finalmente, Abad y compañía volvió a dividir los 24 de la mesa provincial y se quedó con 14, 5 para Evolución y 5 para Posse. Inclusive se entusiasman que hoy, cuando se haga el anuncio de la unidad, un verdadero milagro interno, estarán todos en la foto. Gerardo Morales, Facundo y Gastón Manes, Abad, Posse y Martín Lousteau, entre otros.

"Lo importante es el año que viene", reveló un operador que entiende el por qué la paz radical. Nadie quiere gastar un peso para elegir un presidente partidario local o provincial cuando, el año que viene, todo se va a volver a repartir y los amigos del PRO jugarán con los amarillos y los otros se sentirán ofendidos.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.