Zoom de FInanzas

La lucha de Alberto contra la insoportable levedad del CCL

La escalada del dólar refleja las dificultades reales de la economía, pero también la falta de un respaldo político a la gestión. Esto lo ven los mercados, que canalizan la búsqueda de cobertura a como de lugar. La discusión por las divisas del campo es un ejemplo.

En 1984, el checo Milan Kundera publicó "La insoportable levedad del ser", y revolucionó al mundo de la literatura. Todos un poco, nos detuvimos alguna vez en esa provocativa construcción del título. Los críticos reseñaban en esa línea la contraposición de la naturaleza volatil, leve, del ser con la contundencia de la realidad, de los hechos.

Abusando de Kundera, Alberto Fernández aparece estos días luchando contra la insoportable levedad del dólar CCL.

No solo porque los mercados tengan una naturaleza etérea, "apenas" expresiones de expectativas. Sino porque la forma pública del Presidente de exhibir el problema de los mercados es sumamente "leve" frente a una "realidad" que no tiene correlato en la práctica política del Gobierno, jaqueado en su ser.

Antes que maniobras especulativas -que las hay, claro-, los grandes movimientos en los mercados del dólar contado liquidación y del blue están reflejando también, entre otros problemas, los límites de la realidad y de las ideas económicas y políticas de la coalición oficialista.

Impresiona ver nuevamente al Gobierno sin cohesión en torno de las políticas anunciadas tras superar la salida de Martín Guzmán.

La debilidad de las reservas del Banco Central, dispuestas para garantizar la provisión de energía, se da en paralelo con la resistencia del campo a liquidar la cosecha.

Los cerealeros exigen una rebaja de las retenciones y garantías de un tipo de cambio antes de colocar u$s 14.000 millones en valor acumulados en silobolsas. Como está demorada la campaña por factores climáticos, no quieren exponerse antes de tiempo a liquidar y quedar desfasados con el tipo de cambio expresado en el costo futuro de los insumos.

Pero sin esos dólares, se alimenta una expectativa devaluatoria por lo escaso de las reservas. Los productores no tienen apuro para vender, a pesar de las necesidades desesperadas de dólares por parte del Gobierno. Sin esas divisas, sólo le queda al Central hacer malabarismos técnicos.

Pero ni a Alberto Fernández ni a Cristina Kirchner se les ocurre que las señales políticas de respaldo a sus ministros y a las negociaciones como la que está iniciando con el campo la ministra de Economía, Silvina Batakis, contribuyan seriamente.

Por el momento, esos "especuladores", en rigor, empresas que buscan acceder a dólares para su giro comercial o hacerse de recursos que le corresponden, tal vez estén esperando una señal clara en este futuro incierto.

En el peor de los casos, el resguardo con el CCL, o el dólar marginal, los futuros, o bonos dólar linked, no son maniobras muy diferentes que las de cobertura que buscan los dirigentes del oficialismo que no ven un plan con bases sólidas para contener la inflación y la desconfianza, y le sacan el pecho al Gobierno, o empiezan a mirar para otro lado.

Para especuladores, primero Todos los del Frente.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.