AnálisisExclusivo Members

La hiperdevaluación del dólar y un desesperado rally en oro como escapatoria

Estamos frente a un contexto de "hiperinflación de activos financieros" que refleja el escape obligado frente a la "hiperdevaluación del dólar norteamericano"-

La suba del oro ocurre en un contexto de aumento de tasas de interés: escucho a mucho analista amateur atribuyendo el rally del oro que, a su vez, viene siendo acompañado por muchos otros metales, a bajas esperadas en la tasa de referencia de la Reserva Federal. 

La realidad es que el rally de los metales (oro, plata, platino, cobre, aluminio, entre otros) indica una rotación de cartera con raíces muy profundas y preocupantes que trasciende notablemente a la coyuntura monetaria y se concentra, por el contrario, en el drama fiscal sin control de los Estados Unidos.

El mercado internacional intenta reflacionar para escapar de la hiperdevaluación del dólar y hasta ahora lo hizo a través de S&P y Nasdaq, utilizados preferentemente como refugios de valor. La pregunta es si Wall Street no estará ya en proceso de rotar hacia activos relativamente más baratos como los metales. 

Más que inflación como driver, tal como fue todo el 2022 y 2023, pareciera que la rotación reflacionaria contra el dólar norteamericano comienza a ser el principal driver de un 2024 que encuentra al oro como su "superestrella" frente a un déficit y endeudamiento norteamericano totalmente fuera de control. 

Mientras que los amateurs siguen concentrados en "política monetaria", el driver del 2024 ha girado rotundamente hacia la "política fiscal" y es este cambio el que precisamente explica qué viene ocurriendo en casi todos los metales relevantes, no sólo el oro.

La licuación monetaria es un paradigma que venimos viendo una y otra vez desde el famoso QE de Bernanke en 2008 para el dólar, euro y yen y, hasta ahora, funcionó muy bien bajo un esquema sencillo, pero perverso a la vez. 

Mientras que los amateurs siguen concentrados en "política monetaria", el driver del 2024 ha girado rotundamente hacia la "política fiscal". 

Los principales bancos centrales del mundo cuyas monedas todavía se conciben como reservas de valor vienen emitiendo sin límites e inundando al planeta de moneda papel, detalle que no ha pasado desapercibido por Wall Street, que hasta el momento utilizó al mercado de acciones como su principal refugio contra la "hiperdevaluación del dólar norteamericano". 

Si uno mide, por ejemplo, la devaluación del dólar en términos de unidades de Nasdaq, en marzo 2009 100 dólares norteamericanos compraban 100 dólares equivalentes de QQQ (ETF que replica al Nasdaq). Hoy, esos 100 dólares originales, solo compran el 5% del QQQ inicial

Por lo tanto, la moneda papel emitida por Estados Unidos ha sufrido una magnánima depreciación contra activos reales, en este caso, acciones. Es evidente que la devaluación del dólar no hay que medirla contra otras monedas sino contra "otros activos", entre ellos el Nasdaq, aunque también podríamos incluir criptos en el análisis.

Mucho analista está utilizando el enfoque equivocado para analizar por qué el oro está subiendo tanto en este último mes. Según este erróneo razonamiento, el oro sube porque Wall Street anticipa que se viene una inminente baja de tasa de referencia desde la Reserva Federal. 

Sin embargo, el rally del oro se da en una circunstancia donde el petróleo está subiendo, en donde las expectativas de inflación están subiendo y en donde el mercado de futuros de tasa de referencia descuenta un sendero de baja de tasas muchísimo menos agresivo que a inicios de año. 

O sea, el mercado de tasas de interés desde el comienzo de 2024 se puso muy hawkish (restrictivo monetariamente) por lo que el argumento que intenta explicar el rally del oro bajo la premisa de tasas de interés bajando es sumamente incorrecto y totalmente contrario a lo que el mercado de renta fija viene priceando.

La suba del oro se da en un contexto en donde muchos otros commodities también están subiendo fortísimamente. En contundente overperformance sobre el Nasdaq, en estas últimas seis semanas los rendimientos de los commodities han sido los siguientes: 

  1. petróleo 13 %, 
  2. gasolina 22 %
  3. gas natural 13 %
  4. soja 4 %
  5. maíz 9 %
  6. cobre 10 %
  7. aluminio 5 %
  8. plata 15 %
  9. oro 13 % 

Resulta evidente que el dólar está sufriendo una corrida contra activos de valor intrínseco.

Resulta evidente que el dólar está sufriendo una corrida contra activos de valor intrínseco, esta vez vía commodities. La razón se explica por dos dinámicas totalmente fuera de control en la economía norteamericana y que se correlacionan a "política fiscal" y no a "política monetaria", como muchos todavía siguen creyendo.

A. Déficit fiscal fuera de control

Primero, el gobierno del presidente Biden viene corriendo el cuarto déficit fiscal más grande de la historia desde la Segunda Guerra Mundial. En WWII dicho déficit fue de 28% del PBI. En COVID fue de 15% del PBI. En la crisis de Lehman 2008 fue de 10% del PBI.

Hoy mismo está a un nivel de 6% del PBI, pero con una particularidad importante: no existe ninguna crisis que justifique semejante nivel de déficit más allá de una elección en noviembre 2024 que se quiere ganar haciendo populismo keynesiano.

B. Deuda soberana fuera de control

Primero, en la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos llegó a un ratio de deuda/PBI de 125% y, actualmente, el gobierno del presidente Biden ya supera el 100% y se estima que para 2030 dicho ratio alcanzará un máximo histórico de 130% del PBI y subiendo. 

Segundo, en el año 2000, el total de deuda soberana norteamericana era de aproximadamente u$s 4 Trillions. Tercero, actualmente, en 2024, el nivel de endeudamiento asciende a aproximadamente u$s 34 Trillions. Cuarto, de esta forma en solo "25" años, Estados Unidos ha multiplicado por "8" su nivel de deuda

Quinto, el stock de deuda soberana norteamericana aumenta a razón de u$s 1 Trillion cada "100" días, lo cual, a su vez, le genera a la Reserva Federal un problema de dominancia fiscal: "Si sigue subiendo tasas de interés, el stock de deuda y los intereses del Tesoro asociados a dicha política se siguen descontrolando".

De esta forma, y contrario a lo que muchos analistas comentan, el rally del oro no se debe a la circunstancia coyuntural de baja de tasas de interés, sino a un concepto estructural de larguísimo plazo y sin solución mediata: "Un déficit y endeudamiento norteamericano totalmente fuera de control".

Estamos frente a un contexto de "hiperinflación de activos financieros" que refleja el escape obligado frente a la "hiperdevaluación del dólar norteamericano". El driver de este 2024, a pesar de que muchos analistas todavía no la hayan notado, ha cambiado notablemente respecto al 2022 y 2023. 

Por entonces era la inflación y la política monetaria de la Reserva Federal. Hoy, en 2024, una política fiscal totalmente en descontrol se convierte en la razón que explica la corrida que podemos asociar a esta frase: "Reflación de metales como escape obligado frente a la hiperdevaluación del dólar norteamericano".

Temas relacionados
Más noticias de dólar
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • SC

    Sebastián Cardinali

    Hace 5 minutos

    Lo pregunto con gracia. Podriamos hacernos ricos, je.

    0
    0
    Responder
  • SC

    Sebastián Cardinali

    Hace 19 minutos

    Excelente la nota, siempre aporta una aporta una visión macro de la economia que no leo en otro lado, y siendo solamente un aficionado logro entenderlo. Me hubiese gustado una comparación no solo con Nasdaq si no tambien incluyendo el S&P 500 desde 2009, del metro cuadrado en NY promedio, y del valor de la tierra en Illinois. Si el oro se esta recién enterando de la hiperdevaluación del dolar, entonces quisiera saber que tan enterados estan los demás activos.

    1
    0
    Responder